¿Sabes convertir el miedo en oportunidad?

Ver imagen en tamaño completo

Ante la división de bandos entre catastrofistas y pseudoptimistas, quienes no pertenecemos a exclusivas listas de multimillonarios ni contamos con pase “todo incluido” al mundo de la fantasía de ciertos funcionarios gubernamentales, podemos dejarnos abatir por la ambigüedad de la información o la falta de ésta sucumbiendo ante el miedo en las decisiones con respecto a nuestras finanzas personales.

 

El miedo afecta nuestro estado de ánimo y puede llevarnos a generar estados de angustia y ansiedad, trasladando así estas sensaciones a una inadecuada toma de decisiones y dando cauce a acciones que no llevaríamos a cabo en un escenario normal.

 

Quizá la primera y más frecuente reacción sea la que los especialistas de la neuroeconomía llaman el “síndrome de manada”, esto es, seguir a los demás sin escuchar lo que la propia lógica o nuestra experiencia nos dicta. ¿Sacaste tus ahorros del banco para guardarlos debajo del colchón? ¿Cancelaste tu seguro de gastos médicos o la póliza de seguro del coche porque consideras que es un gasto aplazable? Ante la posibilidad de que la empresa para la que trabajas comience a reducir su personal ¿has bajado tu productividad, pasas el tiempo en Internet, o sencillamente ya no realizas tus labores con energía y entusiasmo?

 

Tal vez te has convencido de que es mejor gastar y derrochar ahora (al fin que después “ni quien te quite lo bailado”) pues quien sabe lo que pasará mañana. Si prefieres hacer caso omiso de quienes recomiendan el uso prudente de las tarjetas de crédito, o en el peor de los escenarios, has dejado de cumplir con tus compromisos de pago en espera de que mejore la situación.

 

Ahora bien, los científicos han demostrado que la tensión causada por el miedo nos ayuda a sobrevivir. Un miedo bien manejado sirve para defendernos de la angustia y nos hace superar los peligros reales. Por ello, los seres humanos tenemos la capacidad entre elegir un estado de parálisis y/o reacciones inadecuadas o decidir potenciar nuestras capacidades utilizando el miedo como medio para convertir esta crisis en un momento de aprendizaje.

 

La experiencia del mundo corporativo nos demuestra que las empresas que sobreviven a las crisis son aquellas que, entre otras cosas,  deciden adaptarse al cambio, eliminan lo superfluo y prefieren realizar inversiones pensando en los beneficios de largo plazo. También dedican tiempo a delinear su estrategia y la comunican a todos los niveles de la organización.

 

Tomando en cuenta lo anterior, te invito a aplicarlo a nivel personal, haciendo que el estado de alerta y tensión te lleve a adaptarte a nuevas circunstancias, tal vez buscando la forma de obtener ingresos adicionales o generando valor agregado, como reza el título de esta sección, para tu empresa. Considera invertir en tu educación pensando en mejores ingresos a largo plazo. Elimina los gastos superfluos y establece un plan de ahorro a largo plazo. Finalmente no dejes de platicar todo esto con tu familia pues es necesario hacer equipo para salir fortalecidos de la crisis por la que atravesamos.

 

Dejo para ti las palabras de Nelson Mandela “No es valiente aquel que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo”