Debo, no niego; pago ¿no quiero?

Ver imagen en tamaño completo

 

Hablar de planeación financiera, inversiones, ahorro para el retiro y temas similares cuando enfrentas dificultades para afrontar el pago de tus deudas de tarjeta de crédito podría parecer quimérico ¿no es así?

 

El incremento del Costo Anual Total (CAT) de las tarjetas de crédito, los precios que parecen no ir de la mano con la inflación y la elevada incertidumbre laboral, hacen cada vez más delgada la línea entre tarjeta habientes cumplidos y deudores de la banca.

 

Cruzar esa línea y suspender el pago de tarjetas de crédito es una decisión que debe tomarse con responsabilidad, información y conociendo de antemano las consecuencias que se enfrentarían al negarse a hacer frente a los compromisos adquiridos, después de todo, el banco no te obligó a realizar esas compras ¿verdad?

 

Recientemente he escuchado a personas sorprenderse por el hecho de que, habiendo dejado de pagar sus tarjetas de crédito, los bancos se hayan cobrado “a lo chino” disponiendo de otras cuentas que el deudor mantiene con la institución. Lamentablemente, este es uno de esos casos en que la desinformación se convierte en enemiga de tus finanzas personales, pues el cobro automático es una de las cláusulas incluidas en el contrato que celebraste con el banco al obtener la tarjeta de crédito (¿leíste el contrato?) Dicho contrato también estipula que, al momento de hacer uso por primera vez del plástico, aceptabas las condiciones del banco, cualesquiera que éstas fuesen.  Si tu tarjeta de crédito y tu cuenta de cheques, nómina o pensión son manejadas por la misma institución, quizá debas cambiar de banco antes de suspender tus pagos.

 

Una vez suspendido el pago de tus tarjetas, te convendría comprar una buena dotación de antiácidos y té de tila, ya que el banco tornará tu cuenta a una empresa especializada en cobranza que, aún sujeta al convenio de ética existente entre la Asociación de Profesionales de Cobranza y Servicios Jurídicos y la Condusef, no será precisamente amable ni considerada al requerir tanto de ti como de tus avales la liquidación de tu adeudo. Existe también la posibilidad de que el banco “venda” tu deuda a un tercero con quien tendrás que lograr un acuerdo ya sea vía legal o extrajudicial.

 

La facilidad y velocidad de intercambio de información que Internet ofrece también jugarán en tu contra, pues la falta de pago será reportada al Buró de Crédito, el cual se dedica a integrar la información crediticia de todo aquel que haya sido sujeto de crédito. El obtener un registro negativo en esta base de datos ocasionará que durante los próximos siete años tus posibilidades de obtener un nuevo crédito disminuyan, desaparezcan o, peor aún, tengas que aceptar créditos con mayores tasas asociadas al riesgo que representarás como pagador. Para conocer tu situación actual puedes acceder a www.burodecredito.com.mx

 

Ahora bien, ante la reaparición y surgimiento de asociaciones de ayuda a deudores, te recuerdo que tu último “ángel de la caridad”, el banco, te otorgó un crédito demasiado caro y bajo unas condiciones desfavorables desde el punto de vista del consumidor. Antes de “entregar nuevamente el alma” y convertirte en botín político, pagar cuotas, membresías o elevados honorarios por concepto de asesoría legal, evalúa fríamente tus posibilidades de éxito y no te dejes llevar por falsas promesas. Asegúrate de la legalidad y transparencia de quienes te ofrecen su ayuda y, por favor, no firmes nada sin leerlo y/o entender los compromisos que estas adquiriendo.

 

La decisión de pagar o no pagar y sus consecuencias son tuyas y obedecerá a tus circunstancias personales y sentido común. Sea cual sea tu decisión, necesitas realizar un cambio de actitud hacia el dinero. Limpiar tus tarjetas ahora para volver a saturarlas en un futuro, es un patrón que conduce a la infelicidad. ¿A que te suena: “Debo, no niego; pago, de una vez por todas y para siempre”?

 

Recuerda, la desinformación es la peor enemiga de tus finanzas personales

3 comments for “Debo, no niego; pago ¿no quiero?

  1. septiembre 23, 2009 at 7:37 PM

    hola, muy interesante y claro, felicitaciones.

    yo quisiera tener informacion sobre la Ayuda a Deudores de la Banca, para creditos hipotecarios que se creo en 1994 o 1995, y que ha funcionado durante varios años, mi interes es saber cuando quedo suspendido y donde se publico esa suspension de ayuda, la cual tuve por mas de 10 años en mi credito hipotecario y que ahora la compañia de cobranza dice que ya no existe.

    gracias anticipadas por su informacion

  2. admin
    septiembre 23, 2009 at 9:10 PM

    Gracias Gustavo. Desconozco el tema pero te puedo recomendar que visites http://www.soydeudor.com Ahí hay un foro donde puedes exponer tu duda y seguramente obtendrás respuesta. Saludos!

  3. XIomara
    diciembre 18, 2009 at 11:04 AM

    Hola, sera posible seguir negociando con una deduda de tarjetas de credito de credomatic el salvador, porque aun asi 6 años pagar una tarjeta de credito y no quieren exonerar intereses, ?que podria hacer?

Comments are closed.