Estableciendo Metas SMART – Inteligentes

Para quien no sabe a donde va, cualquier camino lo llevará al lugar equivocado

¿Has sido víctima de los 12 deseos compulsivos del año nuevo? Pedir deseos, comer uvas, seguir las campanadas y repartir abrazos, todo al mismo tiempo, es una forma un poco caótica de comenzar el año. Los más comunes: dejar de fumar, tomar, comer y gastar… Pasados los primeros días del año, muchos de estos deseos se quedan en eso, solo en deseos.

Cuando tratamos de establecer metas para lograr salud financiera, pasa un poco de eso, establecemos la meta y al cabo de un tiempo nos damos cuenta que no estamos ni siquiera cerca de ella. Para evitar caer en esta trampa, podemos establecer metas inteligentes (SMART) de acuerdo al esquema de Peter Drucker, uno de los gurús de la Estrategia Corporativa, donde cada una de nuestras metas financieras sea enunciada de acuerdo a las siguientes características:

    eSpecífica: Clara sobre qué, dónde, cuándo y cómo va a cambiar la situación
    Medible: Que sea posible cuantificarle
    Alcanzable: Existe la posibilidad de lograrla y reportará beneficios a los involucrados
    Realista: De acuerdo a los recursos y capacidades con que se cuenta
    limitada en Tiempo: Estableciendo el periodo de tiempo en el que debe completarse

Así, en lugar de que nuestra meta hacia la Salud Financiera sea “Salir de Deudas” que no me compromete sobre una deuda particular ni un tiempo específico, debemos reformularla como:

    Eliminaré la deuda de la tarjeta “X” de $30,000 en 18 meses

La meta “Un retiro tranquilo” puede convertirse en:

    Dentro de 20 años tendré un fondo de 5 millones de pesos, o cualquiera que sea la cantidad que consideres que te dará ese retiro que planeas

Otros ejemplos:

    En julio del 2010 habré reunido $100,000 para el enganche de mi auto
    En enero del próximo año tendré reunidos $5,000 para pagar la inscripción de mi hijo a la escuela
    Ahorraré $500 pesos mensuales de mayo a noviembre y utilizaré ese ahorro para ____

Ahorrar sin un propósito definido se convierte en un objetivo vacío y, por lo tanto, poco deseable. El uso de esta técnica nos ayuda a aterrizar una visión que esta solo en nuestra mente y la convierte en la mejor estrategia o plan de acción hacia nuestra salud financiera ¿Compartes con nosotros tus metas SMART?