Dime que tarjeta usas y te diré quien eres

¿Debería nuestra tarjeta de crédito definir nuestra personalidad? Al parecer hay personas que opinan que es correcta tal aseveración según un estudio realizado por Banca Serfín (ahora Santander).

Según este estudio sobre hábitos de uso de tarjeta de crédito, los usuarios prefieren pagar una comida cara con su plástico de American Express en lugar de hacerlo con una tarjeta Ligth, ésta última la dejan para el anónimato que produce la fila del supermercado, por ejemplo. Para aquellos que son “totaleros” (los que pagan el total de sus compras mensuales) lo anterior no representaría ningún problema, pero ¿qué pasa con los que hacen “bloff” a cambio de pagar un dineral de intereses?

Recuerdo también el comentario de cierta deudora de tarjetas de crédito sobre lo importante que se sentía cada vez que firmaba con su plástico doradito… Confieso que sentí pena ajena por alguien que necesita poner su valor como persona en el color de una tarjeta y también agradecí el hecho de nunca haber pagado con mi tarjeta “barata” en su presencia ¿habría pensado que yo no valía tanto? ¿se habría negado a volver a comer conmigo?

Así que revisando el comparativo de tarjetas de crédito que proporciona la Condusef me propuse encontrar los rasgos de personalidad necesarios para el poseedor de los siguientes plásticos:

American Express: Si usted pensaba que es la marca exclusiva de los poderosos y adinerados lamento informarle que ha vivido en un error. Las tarjetas American Express “solamente” cargan un interés del 41.36% y de acuerdo al tipo de plástico el CAT (costo total anual) oscila entre en 56.25% y 56.89% (la Platino es la más barata con un CAT de 32.59%). Si añadimos el hecho de que esta tarjeta es rechazada en la mitad de establecimientos que usted frecuenta, entonces no podrá mostrar su estatus tan fácilmente, a menos claro, que se pelee a gritos con la pobre empleada, que no tiene nada que ver con la decisión de aceptar o no la tarjeta, haciéndole ver lo “piojoso” que es el establecimiento. Desafortunadamente éste es un caso de la vida real que no precisamente demuestra la “clase” del/la tarjetahabiente. ¿Viaja usted mucho y sabe como administrar sus millas? Felicidades, tiene el plástico correcto. Solamente le recomendamos que pague totalmente sus compras pues le sale muy caro pagar boletos de avíon vía intereses del 56%

Santander: Con excepción del plástico ligth, los usuarios de Santander nos “gritan” lo desprendidos que pueden ser con su dinero pues aceptan pagar CATs que varian entre 81.66% y 83.23%. No por nada este banco ha sido el menos afligido por la crisis actual en nuestro país. Cualquier negocio soñaría con tener clientes como usted ¡Felicidades!

Banorte: De ahora en adelante buscaré sabios consejos de todo aquel que pague sus compras con Banorte Fácil pues esta tarjeta resulta ser el plástico más barato con un CAT de 23.69% y una comisión anual de tan solo 120 pesitos. Mi estimado tarjetahabiente: no deje que nadie le mire feo de ahora en adelante. Mejor mírelos usted a ellos y deles su más tierna mirada de compasión cuando los vea sacar sus tarjetas de más de 60% de interés.

BanCoppel: A usted, ni como ayudarlo ¿cree que es importante porque no le duele regalar su dinero? Lamento informarle que en este blog usted entra en la categoría de INCULTOS FINANCIEROS. Seguramente le “ensartaron” la tarjeta cuando quiso comprar unos pantalones a 120 meses sin intereses y de ahí felizmente recorrió toda la tienda comprometiéndose a pagar un 104.98% de intereses por el resto de sus compras. Por lo que más quiera, busque un crédito más barato, transfiera su saldo, rompa este plástico en miles de pedacitos y nunca, nunca pero NUNCA vuelva a solicitar otro crédito sin antes pasar de visita a este blog.

Una tarjeta de crédito es un plástico que nos libra de cargar efectivo. No importa el colorcito o la marca, es dinero que tendremos que pagar de regreso con un interés. No debemos dejar que ningún mercadólogo nos meta en la cabeza que valemos más o menos por el color del plástico que usamos.

Las tarjetas de crédito no son malas, lo malo es no saber manejar el crédito.

Feliz fin de semana y por favor: mucho ojo con los intereses de sus tarjetas!!

Karla Bayly

*Los cálculos fueron realizados sobre la base de una deuda de $100,000. El CAT (Costo Anual Total) puede variar de acuerdo al monto adeudado y no refleja las compras realizadas a meses sin intereses. Si deseas consultar para otra tarjeta da click aquí

53 comments for “Dime que tarjeta usas y te diré quien eres

  1. Susana
    abril 28, 2016 at 3:18 PM

    Karla se llama..??

    La verdad me parece que hay una influencia personal en estos comentarios. Yo soy usuaria de Amex, no soy delpifarradora porque la verdad no me sobra el dinero y sobre todo no tengo interés de estar despotricando en establecimientos que no aceptan american express..

    Sin embargo, no se porque usted no habló del servicio.. si vamos a tocar el punto de “dime que tarjetas usas y te dire quien eres”, me parece que se quedo corta.. El servicio de amercian express no se compara en lo mas minimo con un Banamex, HSBC, Santander o Banorte…

    Si, por eso estoy dispuesta a usar AMEX, porque el dia que encontraba en Finalandia, a las 3am batallando en un cajero y sin saldo en el celular.. sabe quien me hablo al telefono del restaurant mas cercano? No fue Banamex, porque para empezar era increible el menu de opciones que tenia que estar escogiendo y ademas al final, el ejecutivo me dijo “lo siento, no te puedo marcar yo, si se te acaba el saldo no podremos hacer nada”…. sabe que paso? le hable a mi mama en Monterrey, le dije que le hablara a American Express para que por favor se comunicaran conmigo ya que los necesitaba… no tardaron ni 3 minutos y la mesera me aviso que tenia una llamada…

    Con amexican express no hay menus de mil botones, no hay espere en la linea, no hay “tiene que ir arreglarlo a una sucursal” y sobre todo no hay nunca “uuuy, se cayo el sistema, no podemos ayudarle”…

    Es un solo ejemplo, de varios…

  2. Dylan
    mayo 31, 2016 at 3:59 PM

    Los autores de este libro son Carlos Javier Morales y José Olivio Jiménez Rodríguez, esta publicación tiene cuatrocientas páginas.

  3. Juan Q
    junio 22, 2016 at 4:09 PM

    A favor de la tarjeta Bancoppel es que no cobra nada de anualidad por lo que si eres de los que pagas el 100% de tus compras no tendrás que pagar nada de intereses y no pagarás nada de anualidad. Por lo que para alguien que tiene control de sus gastos y de las fechas de pago con esta tarjeta se puede ahorrar la anualidad que van desde los $200 hasta los $2,500 dependiendo de los otros bancos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


CommentLuv badge