¿Y para qué quiero ahorrar?

¿Ahorrar? ¿Invertir? ¿Planear? Y todo esto… ¿para que?

¿Qué es lo que quieres lograr?

¿Qué es lo que quieres lograr?

Más allá de la importancia que podamos dar al ahorro, a una vida frugal, a prepararnos para ser mejores inversionistas… todo ello pierde sentido si no sabemos la razón por la cuál lo estamos haciendo. ¿Hacia dónde voy? ¿Qué es lo que quiero lograr? Son preguntas que tenemos que plantearnos antes de emprender cualquier acción.

Dadas estas respuestas es mucho más sencillo trabajar en los “¿cómos?” que se traducen en una serie de acciones o tareas que nos ayudarán a cumplir el objetivo.

Si sientes que ahorrar no te lleva a ningún lado o que hablar de inversiones no mueve ningún interés dentro de ti, tal vez lo que sucede es que aún no has trabajado en visualizar hacia dónde quieres llegar desde un enfoque no de evitar un problema o pensar en lo que esta mal lo cual difícilmente nos llevará a algún lado.

Imagina a esa persona que piensa todo el día “No quiero perder mi trabajo” o “No puedo pagar mis tarjetas de crédito” ¿En dónde esta el enfoque? Las palabras perder o pagar tienen una connotación extremadamente negativa y nos hacen ir hacia lo que esta mal bloqueando cualquier intención a la acción.

Pensar en positivo hacia lo que realmente queremos nos obliga a reexpresar nuestras preocupaciones hacia “Deseo conservar este trabajo” o “Quiero una vida libre de deudas” ¿Puedes sentir el poder en este cambio de mentalidad? Si yo deseo conservar un trabajo puedo generar una serie de ideas que se convertirán en acciones tales como: ser puntual, optimizar el tiempo, generar valor, solicitar retroalimentación, etc. Una vida libre de deudas es un potente motivador para ajustarnos a un presupuesto, reprimir compras de impulso y todo aquello que quite el peso de nuestras espaldas.

¿Qué es lo que quieres lograr?

¿Cómo saber que lo expresaste bien? Asegúrate de que tu meta esta expresada enteramente en términos positivos y, lo mejor de todo, te produce una sensación de bienestar cada vez que la expresas. Puedes revisar la forma de expresar metas SMART aqui.

Cambiar hoy nuestro enfoque abre el camino a nuevas posibilidades de lograr lo que deseamos ya que quita nuestra atención del problema y nos translada hacia el lugar en donde podemos abrir posibilidades. ¿Estás considerando abrir una cuenta de ahorro o inversión? ¿piensas cambiar de trabajo? ¿quieres comprar una casa? ¿te estan ofreciendo un seguro para la educación de tus hijos o tus gastos médicos? Enfócate en lo que deseas lograr y tus posibilidades de éxito serán enormes. Te invito a intentarlo.

Karla Bayly