Las Inversiones sí son Sexys

Hoy me voy a permitir no estar de acuerdo con Regina Reyes-Heroles de “Vivir como reina y gastar como plebeya” cuando dice que la inversión en acciones no es sexy pues, cito textual “Es un ejercicio de paciencia, tiempo, conocimientos, previsión, organización y de tener a un asesor financiero que te ayude a tomar decisiones inteligentes”

No sé si alguien pueda estar de acuerdo conmigo, pero creo que no hay nada más sexy que aquello que te toma tiempo, que te da la satisfacción de saberte conocedor y donde la recompensa solo la obtienen aquellos que han seguido la estrategia adecuada… y bueno ¿qué más puedo añadir?

No todas las personalidades soportan los romances tormentosos. Es perfectamente adecuado si preferimos la seguridad de las inversiones a tasa fija. Como en cualquier relación, la clave del éxito esta en el autoconocimiento, y en no poner nuestras expectativas en manos de alguien más. Si te sientes tentado(a) a probar algo arriesgado, se me ocurren algunos puntos a considerar para tener un affair accionario: 

  • Sé consciente de tu perfil de aversión al riesgo, de esta manera podrás enfocarte sólo en aquellas empresas que sean dignas de jugar en tu cancha.

 

  • Los romances más memorables se basan en paciencia, consistencia y disciplina.

 

  • Cualquier relación demanda de atención e interés. Es imposible llegar a un “algo más” sin una conversación previa interesante. Chicas ¿estan de acuerdo?

 

  • Riesgo y tasa de retorno están íntimamente relacionados ¿necesito decir más?

 

  • Las inversiones de largo plazo requieren sembrar en el día a día. No puedes consumir toda tu ganancia en la primera cosecha pues no tendrás con que volver a sembrar. Reinvierte tus ganancias.

 

  • El éxito de tu inversión se mide en tus propios términos, nunca en el de los demás.

 

  • Actúa sin temor a equivocarte. Lo perfecto es enemigo de lo bueno. No olvides que la experiencia es lo que obtenemos cuando no conseguimos lo que deseamos.

 

  • No escuches consejos amorosos de tus tías solteronas. Aprende de quien ha arriesgado, ha perdido y ha sobrevivido a la experiencia.

 

  • Establece desde un inicio cuánto es lo máximo que puedes arriesgar y nunca vayas más allá sin estar de acuerdo con las posibles consecuencias.

 

  • No existen relaciones sanas basadas en el sufrimiento. Termina la relación si ésta afecta el resto de tu vida.

Conforme me vaya acercando a la edad de la reuma, dejaré de considerar las atrevidas inversiones accionarias para descansar mi cabeza sobre el hombro de la confiable deuda gubernamental… y tú ¿crees que las inversiones pueden ser sexys?

Karla Bayly