Los ricos también lloran

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=N6s6ZyLVeVM]

Si eres parte del enorme sector de la población que durante el último año ha visto disminuidos sus ingresos y no pierde oportunidad para lamentarse sobre la mala situación económica que atravieza la familia, tal vez te ayude el comparar tus pérdidas en términos relativos.

Imagina que eres miembro de la familia propietaria de la segunda cadena de autoservicios más importante de México y, mientras vacacionas en alguna isla paradisiaca, o estás a la mitad de un reñido campeonato de golf o quizá de compras en la 5ta. Avenida en Nueva York, recibes la llamada de alguno de tus futuros ex-amigos para preguntarte si estás al tanto de que tu fortuna acaba de perder el 90% de su valor ¡¡UPSSS!!

Si el glamour es lo tuyo, entonces visualiza a tu operada, frágil y blanqueda persona ante un tropel de abogados, quienes te informan que, gracias a tus malas inversiones e incontrolable nivel de “compritis”, tienes que dejar tu parque de diversiones privado (el cual será rematado para tratar de disminuir tus deudas) y tienes que mudarte a una “modesta” mansión alquilada.

Según el informe anual sobre riqueza en el mundo (2009 world wealth report) elaborado por Merrill Lynch y Capgemini, los adinerados del mundo vieron disminuida su riqueza duranre 2008, en promedio, en 19.5%, mientras que los más afectados fueron los millonario rusos, quienes perdieron hasta el 70% de sus fortunas.

Mi punto es: no importa tu nivel de ingresos, ni lo que para tí se considere riqueza, el dinero no es eterno. Ante una mala estrategia financiera, el despilfarro de tus ingresos y el poco cuidado para administrar el fruto de tu trabajo, no hay dólares, euros o pesitos que rindan.

Creo que no existe un nivel de “riqueza” que nos garantice la protección absoluta. He escuchado a más de una persona suspirar acerca de lo feliz que sería “si fuera rico” como si el dinero fuese lo único que pudiera garantizarnos la felicidad y no la salud o el amor de nuestra familia.

Enfocarnos en lo mal que la pasamos cuando falta el dinero nos hace ver solo un árbol y no todo el bosque. El dinero juega un papel fundamental para asegurarnos tranquilidad financiera, pues compra casa y comida, pero es un error colocarlo en el centro de nuestra vida.

Una sana relación con “don dinero” nos permite ser responsables de administrar nuestra riqueza, no importa que esta riqueza se componga de $1,000 ó $1,000,000. ¿Ganar 10 veces más tu ingreso actual te protegerá del sufrimiento? Según lo que demuestra la experiencia de los muchos “nuevos pobres” del mundo, los ricos también lloran.

¿Qué podemos hacer al respecto? Dejar de enfocarnos en las pérdidas y en lo que NO QUEREMOS para cambiar nuestra atención hacia lo que SI DESEAMOS nos abrirá para apreciar lo que tenemos y encontrar opciones para protegerlo. En coaching ésto se conoce como realizar un cambio de perspectiva y cuando lo intentamos encontramos resultados realmente asombrosos. ¿Estás listo(a) para dejar de llorar?

Karla Bayly

2 comments for “Los ricos también lloran

  1. Hluot Firthunands
    julio 6, 2009 at 9:11 PM

    Hola Karla:
    Estoy de acuerdo en que los ricos tambien pierden dinero, en que la riqueza no elimina los problemas (a veces los incrementa) y en que malas desiciones financieras se pueden tomar con mucho o poco dinero y en ambos casos te dejan sin nada. Tambien estoy de acuerdo en que llorar no soluciona nada, mejor trabajar.
    Donde ya no estoy muy de acuerdo es en la comparacion entre esos niveles de ingresos.
    Cuando pienso que tener $100,000,000 y perder el 90% me deja con $1,000,000, me hace pensar que con ese dinero voy a ver cambiada de forma drastica mi vida pero va a ser posible que viva de forma “modesta”.
    Si tienes $10,000 y pierdes el 50%, en terminos porcentuales perdiste menos que el rico (90%) pero ahora vas a vivir con $5000.
    A lo que voy es a que existe un punto en el cual tener perdidas implica dejar de cubrir necesidades basicas. Un rico puede tener perdidas millonarias pero no deja de comer, un pobre sin perder millones si corre el riesgo de dejar de comer.

    En ambos casos llorar no sirve de nada.
    Saludos

  2. coachfinanciero
    julio 7, 2009 at 11:16 AM

    Hluot, tienes razón sobre cuánto puede afectar a nuestras necesidades básicas (a todo se acostumbre uno menos a dejar de comer, según reza el dicho). Gracias por la visita!

Comments are closed.