Finanzas personales para la segunda (o tercera) vuelta

Contratos prenupciales ¿maldición o prevención?

Contratos prenupciales ¿maldición o prevención?

 

Tomando café con una amiga y platicando sobre mi experiencia como conferencista en la Expo Boda, entramos en la discusión de un tema existencial: No existen en el país opciones para las novias de segunda vuelta.

En un país que experimenta un aumento avasallador en la cifra de divorcios, parecería que el tema de un segundo (tercer o cuarto) matrimonio no es del interés de diseñadores de vestidos de novia, coordinadores de protocolo, peinadores, maquillistas, revistas de novias ni de coaches financieros… hasta ahora.

Después del divorcio y tras el necesario tiempo para superar el trance, mi amiga vive ahora una idílica relación de pareja que está a punto de llevarla al registro civil de nueva cuenta y tiene dos cosas muy claras:

  1. No se enfundará en metros y más metros de tul
  2. Firmará un contrato prenupcial

Obviando la razón por la cual el tul no es opción, concentrémonos en los contratos prenupciales, y es que este tipo de contratos no son solamente para famosos como Araceli Arámbula o Jennifer Aniston. Cualquier hijo de vecino (tú o yo) podemos proteger nuestro bienestar financiero (y el de nuestros hijos) firmando lo que en el Código Civil de nuestro país (y algunos otros en América Latina) se conoce como Capitulación Matrimonial.

El objetivo de una la Capitulación Matrimonial es establecer el régimen patrimonial del matrimonio (ojo! no es necesario esperar a la segunda vuelta, también se puede establecer para matrimonios ya realizados, con pachanga y toda la cosa). Básicamente, el objetivo de firmar con tu pareja una capitulación es establecer qué es de quién y cómo se repartirá lo que se produzca (patrimonialmente hablando) durante la vigencia del matrimonio.

¿Le caerá el “mal de ojo” a tu relación si firmas un contrato prenupcial? Honestamente no lo sé. Pero para mi amiga es un must ¿la razón? Tiene cuatro hijos de su primer matrimonio, cuyo patrimonio desea protejer en caso de vivir el remake de su divorcio. ¿Esta entrando a este nuevo matrimonio predispuesta a fracasar? No, simplemente lleva cinco años dedicándose a los seguros de vida y sabe que la protección y la tranquilidad son muy importantes.

¿Dónde se consigue? Este tipo de contratos se establece ante un notario (si piensas que es muy caro solicita informes sobre el costo de un divorcio donde sea difícil establecer acuerdos, seguramente el costo-beneficio será para el contrato prenupcial) Y, si quieres ahorrar, te sugiero una previa, larga y completa plática a solas con tu pareja que incluya:

  • propiedades detalladas con las que contarán al establecer la unión
  • ahorros
  • deudas
  • proporción en que repartirán los bienes que adquieran
  • quién administrará dichos bienes
  • etc.

A fin de lograr acuerdos con tu futura tal-por-cual y no ante el notario, pues éste sí te va a cobrar honorarios por escuchar toda la discusión.

Probablemente decidas que la captilulación matrimonial no es lo tuyo. Sin embargo te sugiero ampliamente tener esta plática con tu pareja la cual puede ayudarles a validar puntos de vista, a conocerce mejor y quizá evitar una desilusión. Comenzar una nueva relación con tabús acerca de hablar de dinero es condición para el “mal de ojo” en un matrimonio.

Recuerda que la desinformación es enemiga de tus finanzas personales

Karla Bayly

11 comments for “Finanzas personales para la segunda (o tercera) vuelta

  1. Claudia Aracely
    agosto 19, 2009 at 9:22 AM

    Si es cierto, las capitulaciones matrimoniales son importantisimas,,, pero la sociedad mexicana tiene una nula prevision a futuro y total desconocimiento de la importancia de la seguridad juridica, incluso en la facultad de derecho al estudiar ese tema los maestros nos explican lo provechoso de los contratos pero son casi letra muerta en la sociedad.

  2. agosto 19, 2009 at 11:49 AM

    Karla, muy interesante, el casarse con Tul y anillo de compromiso no tiene nada que ver con la vida financiera, en verdad.

    Ojo, porqué me agarras medio confundida en el tema, en la mayoría de los estados, te casas por separación de bienes, así que cuando se acaba, adiós a tus bienes que no estan a tu nombre, cada quien se queda con lo que esta a tu nombre, en algunos casos y peleando mucho la mujer si no ha trabajado puede pedir una medio pensión, pero es todo un problema que te reconozcan tus años trabajados en casa. Si el ex tuvo a bien poner la casa a tu nombre ya cuando menos tienes un techo pero sino pelas. Así que en este momento mi pregunta es ¿Cuál es la diferencia entre casarte por separación de bienes o firmar con el notario?

    Por ejemplo en el DF es por bienes mancomunados, por eso las mujeres conocidas se han podido quedar con la mitad de los bienes del marido, ahí si aplica firmar unas capitulaciones, o casarte por separación de bienes.

    Yo recuerdo un día haber ido al registro civil, había una pareja de jóvenes, muy jóvenes, iban por la primera vuelta, la secretaria del registro les estaba tomando los datos, y zaz llegan a la pregunta ¿Por separación de bienes o bien mancomunados? A la chavita le brillaron los ojos, y de inmediato contesto “Mancomunados”, la secretaría le dijo bueno van con un notario hacen una lista de bienes, la llevan al registro público de la propiedad y regresan, en ese momento la mujer bajo los ojos, y dijo por: Separación de bienes. El hombre respiro aliviado, claro se veía que no tenían nada y que les urgía casarse por niño de compromiso…

    Me encanta venir a pensar fríamente en tu blog, me gusta.

    Saludos

  3. agosto 19, 2009 at 5:35 PM

    ¡Que fea se escucha esa expresion de la “segunda vuelta” me da la impresion de algo de “segunda mano” que ya fue usado… total. Usadas estamos a veces eso que ni que jajaja pero es verdad, mas vale tener todo en orden y claro sabiendo que es de quien para que independientemente de lo que suceda, se evite uno de nueva cuenta los dolores de cabeza de los que ya hemos pasado por un juzgado.
    En mi caso tambien me case de nuevo, y fue por bienes separados y aunque es cierto que hay que verlo de una manera para proteger lo propio, es bueno mencionar que tambien es sano para cuidar al otro u otra con quien uno se casa de nuevo en cuestion, ya que tampoco es justo que si en dado caso de llegar a enviudar y hay hijos de la relacion anterior, le quieran cobrar o endosar a lo chino por estar en bienes mancoumnados. Uno nunca sabe para quien trabaja. Siempre es bueno ver las dos caras de la moneda.

  4. agosto 19, 2009 at 9:56 PM

    Claudia, Totalmente de acuerdo con tu comentario, por desconocimiento nos olvidamos de la importancia de la seguridad jurídica. Saludos,

  5. agosto 19, 2009 at 10:04 PM

    Menos,
    Hay un mundo de diferencia entre casarte x separación de bienes y firmar una capitulación en cuanto a seguridad jurídica. Imagina el escenario de muchas mujeres (y ahora también algunos hombres) que por decisión propia, gusto y vocación deciden dedicar el 100% de su tiempo al hogar. Mientras tanto la pareja provee para ambos, pero todo lo obtenido (y pienso mucho en el caso de los créditos de casa y autos) queda a nombre y propiedad 100% de quien los pagó pues la pareja no es “sujeta de crédito”. Todo en orden si no hay conflicto en la pareja, pero en caso de una separación, aquel que aportó muchísimo quedándose en casa se queda prácticamente “bailando en la loma”
    Ahora bien, bienes mancomunados divide todo al 50% lo cual parece muy justo, pero vienen a mi mente todas esas anécdotas de la pareja vaquetona que no cumple con el acuerdo de ingresos y sacrificios al 50%, ¿es justo que cuando se vaya se lleve la mitad? Hummm, cada caso es diferente.
    Saludos!

  6. agosto 19, 2009 at 10:09 PM

    Martha, Gracias por aportar el nuevo matiz! También se protege a la pareja de los hijos de matrimonios previos, totalmente cierto. Y lo de “segunda vuelta” es más por lo de una nueva oportunidad, definitivamente un deja-vu de los exámenes finales en prepa cuando podías volver a presentar nuevamente, así que nada de “segunda mano” ni “usado” por favor 🙂 !

  7. agosto 19, 2009 at 10:56 PM

    Les tengo que recomendar el libro perfecto para el tema, se llama Manual para el reciclaje amoroso de Rosaura Rodríguez ( o cuando el amor llega en la segunda vuelta).

    Porque no hay muerto malo, novia fea y ex bueno….

    Tiene un capitulo sobre dinero que se llama Hasta que el dinero nos separe, que habla precisamente de cuando las relaciones recicladas (segunda vuelta para adelante) se van deteriorando por las cuestiones del uso del dinero para con la familia de la primera vuelta.

    Nunca me he casado, pero he salido con hombres divorciados y de plano en algunos casos dije aquí no le entro….y creo que por eso no me he casado.

    Excelente post!

  8. agosto 20, 2009 at 8:16 AM

    Gracias Karla, ahora que mis amigas lleguen a la segunda vuelta les aconsejare por el bien de ellas, de los hijos, y de todos que vayan al notario.

    Por mi parte creo que protegeré al amo de casa de mi hogar, mi amado Her BB, si un día llegamos a la primera vuelta.

    Saludos muy buen tema.

  9. agosto 20, 2009 at 8:18 AM

    Makahui,

    Gracias por la visita. Me gusto lo del muerto malo y ex bueno, creo que nos perdemos de mucho cuando las cosas tienen que ser o blanco o negro y nos negamos a encontrar puntos intermedios. Un abrazo!

  10. agosto 20, 2009 at 8:19 AM

    Menos, Bien reza el dicho que “papelito habla”, y esperamos que pronto le cumplar a Her BB :-). Un abrazo!

  11. Tichu
    junio 16, 2010 at 4:54 AM

    Alguien conoce el regimen matrimonial de Gibraltar?

Comments are closed.