La flexibilidad es un activo para tus finanzas

Hace varios días tuve la grata experiencia de llevar a mi hijo a comer a un lugar bastante agradable. La especialidad era la comida oriental y mientras trataba de animarlo para probar nuevos sabores y explorar un poco, recordé lo mucho que a mí me costó comenzar a hacer los mismo ¡hace menos de dos años!

Antes de comenzar mi entrenamiento como Coach, salir a comer fuera representaba poca variedad para mí. Mi esposo se burlaba un poco diciendo que si el restaurant en cuestión ofrecía Ensalada César o Carpaccio de Res entonces el éxito estaba asegurado. Pocas veces pedía algo diferente. Lo cierto es que no lo hacía por ser “especial” en cuanto a mis gustos, sino que simplemente consideraba una pérdida de tiempo pasar 15 minutos explorando un menú y peor aún si los ingredientes tenían nombres raros y nunca los había probado.

Como Coach una de las primeras habilidades a desarrollar fue la FLEXIBILIDAD (no tipo yoga, sino la que permite cambiar perspectivas o formas de ver las cosas). Mi tarea inicial consistió en hacer algo diferente cada día y además probar cosas que no me había dado la oportunidad de probar, especialmente en el área gastronómica en donde la poca flexibilidad era mi “trade-mark”

La experiencia fue sumamente enriquecedora. Probé cosas verdaderamente espantosas que jamás volveré a probar (solo que ahora sí tengo una razón poderosa) pero también descubrí nuevas opciones y cambié creencias (una de ellas fue la de que analizar un menú era una pérdida de tiempo) logrando un cambio radical en mi persona.

¿Cómo podemos aplicar esta experiencia a nuestras finanzas personales?

Imagina a una persona convencida de que no puede iniciar el día sin pasar por un delicioso café tipo boutique (ya sabes a que marca me refiero) y esa “necesidad” representa una cantidad significativa cada mes. Todo estaría bien si esta persona no sufriera pensando en lo mucho que le gustaría tomar cierta clase (cuyo costo es equivalente a los cafés) pero se atormenta pensando en que no le alcanza el dinero para pagarla. Te sorprendería la frecuencia con que solemos encerrarnos en este tipo de callejones y dejamos de buscar opciones para lograr nuestros sueños y metas.

Si esta persona decide un día ser flexible y se da la oportunidad de probar algo más económico, aprender a preparar el café en casa o simplemente lo elimina dirigiendo ese gasto a algo que realmente quiere disfrutar, puede que se de cuenta que la clase o pasatiempo en cuestión le reditúa mucho más que el café diario. Puede ser también que una vez probado decida abandonar la clase y regresar al café pero dejará de sentirse mal por no poder pagar el pasatiempo.

Cuando tratamos de eliminar gastos hormiga o cambiar nuestros patrones de consumo para con ello sanear nuestras finanzas (léase pagar deudas o ahorrar) es normal sentir miedo y/o rechazo ante la idea de cambiar lo que sea. Darnos permiso de ser flexibles e intentarlo nos llevará más lejos de lo que jamás habremos imaginado.

Salir de nuestra área de comfort puede tener recompensas inesperadas como la tranquilidad de una cartera sana o tal vez nuevas y enriquecedoras experiencias ¿En mi caso? Salir a comer con mi hijo a un lugar de comida oriental y poder guiarlo en el descubrimiento de nuevos sabores y texturas mientras le enseñaba con mi ejemplo a no tener miedo y también a poder emitir un decidido “no me gustó” una vez que ambos lo habíamos probado. Por cierto, esta comida la pagué con mi presupuesto especial para “gustos y caprichos” 🙂

¿Qué podrías cambiar tú para lograr unas finanzas sanas?

Karla Bayly

4 comments for “La flexibilidad es un activo para tus finanzas

  1. agosto 26, 2009 at 3:28 PM

    Hola Karla!
    Muy buen post. Si, yo se perfectamente de lo que hablas, y me pongo de ejemplo que soy una fanatica de cierto cafe frapuccino con caramelo encima de la marca que “ya sabemos”, que es de esos gustos caros, pero que he aprendido a controlar y que me doy el gusto quizas una vez al mes o mes y medio y claro, dependiendo como ande la cartera. He probado opciones, algunas gustan, otras no y otras al menos sacan del antojo o apuro siendo mas economicas. Otro de mis gustos culpables es una revista que compro tambien una vez al mes (no es la de chismes aclaro), pero eso si… no compro nada mas. Ya deje tambien otros “caprichitos” como chicles, chocolates, donitas, etc. por que la verdad de ahi es donde se fugaba mas el presupuesto, y ademas, que no me dejaban nada bueno mas que calorias extras. Hay que ser muy objetivos al hacer este ejercicio financiero, porque la verdad excusas nos sobran cuando se trata de justificar estas compras hormiga. Y es mejor al final ser flexibles. Saludos!

  2. sangarser
    agosto 26, 2009 at 9:37 PM

    A mi me pasó algo interesante con la marca del café que comentamos tan conocido. Se los paso al costo. Yo era fanático de estos gustos un día sí y el otro también (me empezaron a aburrir y a pegar en el presupuesto). En algún momento me tropecé con una persona que me ofreció instalar una máquina de café de la competencia en mi oficina. Me los cobra a un poco más de 4 pesos (8 onzas) y yo lo vendo en 8. Se venden alrededor de 40 cafés al día entre los empleados de otras oficinas sin ningún tipo de publicidad. Con ese 4% (es broma) pago la luz de la máquina y me puedo tomar hasta dos cafés gratis. Hoy imprimí unos volantes y me salí a pegarlos por las oficinas vecinas para vender mi café… Luego les platico como me va

  3. admin
    agosto 26, 2009 at 11:37 PM

    Muchas gracias por comentar, me parece excelente idea la de los cafés, si tienes un gusto pues que mejor que ese gusto produzca dinero, ya hasta se me antojó :-)Y definitivamente, les comparto que lo mio no es la tacañería ni la autoflagelación. Lo mio es asignar el dinero en aquellas cosas que facilitan mis metas, léase: gasto de acuerdo a mis prioridades y no a mis impulsos. Y los invito a probar algo nuevo e intentar nuevas formas de hacer las cosas.

    Albert Einstein dijo una frase que me encanta “locura es hacer siempre las mismas cosas y esperar un resultado diferente”

    Karla

Comments are closed.