Mi Tiendita, S.A. de C.V.

Hace un par de días recibí la pregunta de alguien que necesita triplicar su capital en un periodo  de 8  a 10 años pues cuenta con ello para su retiro. A ésta persona su asesor le ofrece un portafolio en fondos de inversión compuesto por 80%  deuda y el 20% renta variable. Mi respuesta es: existen muy, muy escasas probabilidades de que este sueño se convierta en realidad.

Antes que nada creo que es conveniente explicar qué es DEUDA y qué es RENTA VARIABLE. Imaginemos la tiendita de Doña Chole la cual parece ser buen negocio, Doña Chole tiene fama de trabajadora y su tienda es de las mejor surtidas de su colonia.

Pues bien, Doña Chole tiene la oportunidad de rentar el local junto a su negocio para así expandir su tienda, vender más y aumentar así sus ingresos. Solo que hay un pequeño detalle: no cuenta con capital propio (ahorros) para dar el depósito del local, hacer la remodelación y surtir ese nuevo espacio con mercancía.

Las opciones para hacerse de dinero “fresco” son dos: pedirle prestado a Don Jesús (DEUDA), el vecino de la Papelería o invitarlo a ser su socio (RENTA VARIABLE), lo cual significa obtener el dinero pero cediendo parte del control de la tienda.

Para Don Jesús la decisión estriba entre guardar ese dinero debajo del colchón, prestar el dinero con una tasa parecida a la que daría un banco por sus ahorros o asumir el riesgo de asociarse con Doña Chole. Si el negocio funciona sería maravilloso, aunque nadie puede saber qué tanto puede crecer, pero también existe la posibilidad de que el negocio no prospere y que pierda todo su dinero.

Pongámolo así: si presta el dinero, Doña Chole va a estar obligada a regresarle el dinero puntualmente vaya bien o no la tienda. Si se decide por una inversión, Don Jesús va a ser el dueño de la tienda “en las buenas y en las malas”

¿A qué tasa va a estar Doña Chole dispuesta a conseguir el dinero prestado? Dado que tiene fama de trabajadora y organizada los vecinos le han dado una buena calificación crediticia (o sea que es muy probable que pague, digamos que poco riesgosa) así que estará muy cercana a tasas de referencia y aquí viene lo bueno: si el Banco de México ha decidido bajar la tasa de interés a 4.5% entonces Doña Chole no estará dispuesta a pedir dinero prestado a una tasa muy por encima de ésta (ojo, en este ejemplo estamos hablando de fondos de inversión y dejaremos fuera a los agiotistas, casas de empeño, cajas populares y anexas, esas son material para otro post)

Volviendo a la pregunta inicial, si esta persona desea triplicar digamos $100,000 poniendo $80,000 a una tasa (muy suertuda) de 5% (ok, yo sé que esperamos que mejore, digamos entonces 8% promedio anual) el mejor escenario para los $80,000 será convertirse en $172,700.

Los $20,000 restantes con una tasa optimista promedio de 20% se convertirán en $57,600 pero recordemos que también se pueden convertir en $0. Así que, en el mejor de los casos, la inversión de $100,000, dentro de 10 años se convertirá en $221,700 (o $150,000 en un escenario pesimista) sin descontar comisiones, por lo tanto el objetivo de la inversionista NO SE VA A LOGRAR.

La recomendación, en este caso, sería buscar otra combinación de portafolio (asumiendo quizá más riesgo) o definitivamente buscar otro tipo de inversión si el riesgo no es algo que pueda asumirse.

¿Querrías trabajar con un asesor que no te explica éstos números ni te hace consciente de que tu objetivo no se va a lograr antes de sentarte a firmar un contrato? ¿Qué harías tú en el lugar de Don Jesús?

Karla Bayly

3 comments for “Mi Tiendita, S.A. de C.V.

  1. agosto 29, 2009 at 10:13 PM

    Karla,

    No me parecio tan tecnico como decias. Me parece bueno porque pones con peras y manzanas el asunto de la diversificacion. de la importancia de de analisis de las Acciones con cierto riesgo.

    Es importante ,o MUY, conocer qué respalda nuestras inversiones. Justo ese cre fue el problema en E.U relajaron mucho ese punto. Tanto que de ahi se derivaron muchos de los fraudes. La confianza en exceso puede volvernos ciegos al respecto de lo demas.

    Buen Post.

    Saludos,

    Eloy López.

  2. pedro
    febrero 26, 2010 at 12:17 AM

    Primero veria cuanto le cuesta abrir una nueva tienda y cuanto es su ganancia
    neta de ventas por año antes de impuestos e intereses para obtener el rendimiento del negocio y conocer el porcentaje de rendimiento que obtiene con su tienda si es mayor a lo que ofrecen los fondos de inversion o los bonos del gobierno (que si tendria que ser mayor a lo que estos te ofrecen)
    valoraria la posibilidad de ser socio.

  3. marzo 25, 2010 at 3:15 AM

    CON UN NEGOCIO PROPIO PODRIA HASTA DUBLICARLO ANUALMENTE imaginate A 10 AÑOS POR ESO LOS RICOS SON RICOS Y LOS POBRES POBRES PORQUE QUEROS QUE OTROS PIENSEN POR UNO

Comments are closed.