Haz que tu tarjeta de crédito se enamore de ti

Las finanzas sanas no significan alejarnos de las tarjetas de crédito, cortarlas en pedacitos o mantenerlas en el fondo de un cajón. Una tarjeta de crédito puede ser una excelente herramienta para el manejo de nuestras finanzas si conocemos la forma de explotar todo su potencial. En otras palabras, en lugar de permitir que el crédito maneje nuestras vidas, debemos aprender a enamorar a nuestras tarjetas de crédito para gozar de todos sus beneficios. ¿Cómo podemos logarlo? De la misma forma en que acudimos a nuestra primera cita:

Investiga todo sobre ella. Cuando surge la primera cita nos gusta saber todo sobre la otra persona, cómo es, qué le gusta, qué lugares prefiere. Una buena relación con nuestra tarjeta de crédito debe comenzar por conocerla: ¿Cuánto cobra de intereses/CAT? ¿Cuándo es su fecha de corte? ¿A cuánto asciende la cuota anual? ¿Cuáles son las clausulas del contrato?

Evita hacer todo lo que no ha funcionado en relaciones anteriores. A nadie se le ocurría intencionalmente cometer en la primera cita los errores garrafales que ha cometido en citas terminadas en desastre, tales como ir a un lugar desagradable o beber en exceso. Una primera cita es la puerta a nuevas oportunidades y deseamos aprovecharla al máximo. Si has tenido malas experiencias de crédito aprende de éstas y no las repitas nuevamente.

Cuida tu imagen. ¿Llegarías a una primera cita haciendo gala de tu mal aliento o con ropa que estuvo de moda hace un par de décadas? Estoy segura que no. Utilizar tu tarjeta de crédito correctamente sin exceder su límite de crédito y haciendo pagos puntuales te abrirá la puerta a mejores líneas de crédito o menores tasas de interés. Una tarjeta bien utilizada puede ayudarte a conseguir un crédito para tu negocio o para comprar una casa.

Acude bien preparado. Las primeras citas hacer surgir lo mejor de nosotros. Nos vestimos con esmero, preparamos hipotéticos temas de conversación, aseguramos que habrá dinero en la cartera y buscamos el lugar ideal. Haz lo mismo con tu tarjeta. Utiliza solo el crédito que tus ingresos permiten pagar. Compra solo aquello que verdaderamente necesitas. Recuerda que en algún momento tendrás que pagar una cuota anual y nunca comprometas ingresos que no tienes 100% seguros tales como un bono o una venta cuyo contrato no ha sido firmado.

No mientas. Una primera cita se trata de mostrarnos como somos y así despertar el interés honesto de la otra persona. Fingir lo que no somos en esa primera cita basará una posible relación en mentiras. Si le mentimos a la tarjeta de crédito (y a nosotros mismos) sobre nuestra verdadera capacidad de pago lo único que conseguiremos será una relación de pesadilla con el banco.

Jamás busques sexo en la primera cita. La desesperación no produce relaciones, entonces ¿Por qué razón correr en una orgía de compras el día que estrenas la tarjeta? Al igual que una pareja sexy, son muchas las tarjetas de crédito que ofrecen descuentos el día de la primera compra pero ¿podrás hacer frente al compromiso? ¿Realmente quieres entrar en ese tipo de relación con tu crédito/nueva pareja?

Cierra el trato y asegura una segunda cita. Si las cosas funcionaron como tú esperabas, después de una primera cita viene siempre la incertidumbre sobre si existirá un segundo encuentro que asegure una idílica relación ¿Qué puedes hacer para asegurarla? Seguir las reglas anteriores seguramente te conducirán a una larga y satisfactoria relación con tu tarjeta de crédito.

¿Conoces alguna otra regla para tener éxito en esa primera cita?

Karla Bayly

9 comments for “Haz que tu tarjeta de crédito se enamore de ti

  1. septiembre 7, 2009 at 9:17 AM

    Karla,

    Simplemente excelentes tips. Nunca había leido unas recomendaciones tan buenas y completas sobre la primera. Evitar una orgía de compras es una excelente analogía.

    Saludos,

    Eloy López.

  2. .sandrine.
    septiembre 8, 2009 at 1:13 PM

    Me gustó la analogía, creo que más claro ni el agua (de manantial)…
    Me gustó porque es muy práctico y claro…

    Saludos y felicitaciones

  3. septiembre 8, 2009 at 8:48 PM

    Karla, muy bueno ¿Y mis puntos? ¿Cuál da mejores puntos? ¿Por qué nunca los cambiamos? ¿Por qué la tentación de tener una tarjeta que me ofrece un vuelo gratis que nunca haré? ¿En verdad el certificado vale la pena para un hotel?…Me encanta venir aquí y salir feliz con mi tarjeta de crédito…pagada vía Internet por supuesto.

    Un abrazo

  4. admin
    septiembre 9, 2009 at 7:57 AM

    Servida señorita!

    Un abrazo!

  5. admin
    septiembre 9, 2009 at 7:57 AM

    Gracias 🙂

Comments are closed.