¿Disfrutas subir la cuesta de Enero?

cuesta_arriba

Acabo de hacer esta pregunta en una conferencia ante más de 100 personas y nadie me contestó que sí, que realmente disfrutaban padecer el mes de Enero. Asumo que a tí tampoco y a mí, mucho menos, entonces… ¿Por qué razón realizamos todo lo que está a nuestro alcance para iniciar cada año sin dinero y llenos de deudas?

Mientras escucho a mi hijo canturrear la canción de los meses del año surge algo que es obvio: Todos sabemos que después de Diciembre y antes de Febrero está Enero ¿Dónde esta entonces la sorpresa? Somos buenísimos para esperar con ansía el aguinaldo… y con la misma ansía salir a gastarlo.

Sentemos bases, no se trata de no gastar, ni de volverse el avaro Scrooge, pero sí de no despilfarrar y, por supuesto, de no endeudarse. Antes de salir a comprar todos esos regalos de compromiso y gastar en unas pantunflas para la tía Anacleta que, además de no ser de su número ni tampoco de su estilo (porque, aquí entre nos, la dichosa tía te importa un bledo y vas a comprar cualquier cosa, nomás por no dejar), te invito a pensar en lo mucho que disfrutarás andar con la cartera vacía por ahí del 15 de Enero.

¿Quieres seguir visualizando? Muy bien, imagina entonces el típico intercambio cursi de la oficina y de pronto te encuentras en el predicamento de tener que regalarle, al jefe de tu jefe (que por cierto no es precisamente santo de tu devoción) así que no puedes comprar cualquier “chafez”. Terminas comprando una corbarta increíble (y carisísima) que a tí te luciría increíble. Mientras tú, en pleno Enero, estarás utilizando tu misma corbata lustrosa porque ni para la tintorería vas a tener. Moraleja: Dile NO a ese intercambio…

¿Y qué me dices del festejo con los pseudo-amigos? Aquí encontramos el caso de la super pachanga por ahí del 8 de diciembre porque, como todos tienen muchos compromisos, ésta era la única fecha en la que coincidias con un grupo de personas que, seamos honestos, si te cayeran tan, tan bien, verías mucho más seguido y no habría necesidad de festejar el encuentro. Lo peor es que, como aún no recibimos el aguinaldo, tenemos a bien “presumir al centurión” (leáse: dar el tarjetazo) mismo que olvidaremos hasta recibir el estado de cuenta de la tarjeta de crédito para descubrir que, en Enero, será nuestro “amigo” el centurión quien nos escolte hasta el coliseo a pelear con los leones.

Si nunca has sido víctima de cualquiera de estas situaciones, ¡felicidades!, seguramente inicias cada año lleno de energía y con muchos planes para el año por venir.

Si tu propósito es pasear por las planicies de Enero con un plan diferente al de salir de las deudas decembrinas, la tarea es reflexionar sobre cuáles son las situaciones que a tí pueden hacerte subir una inclinada pendiente en enero y qué harás para evitarlas. A 10 semanas de la Navidad hay cosas que hoy podemos hacer para comenzar el próximo año financieramente saludables.

Karla Bayly

11 comments for “¿Disfrutas subir la cuesta de Enero?

  1. octubre 15, 2009 at 11:01 PM

    Yo ya tengo dos años (este será el tercero) en que hago una planeación meticulosa de mis finanzas para no sufrir la cuesta de enero. Aviso con anticipación si voy a dar o no regalos o si espero o no recibirlos , compro regalos sencillos o de plano compro tarjetas de regalo de supermercados.
    Mucha gente piensa que soy excéntrica por eso, y por lo mismo me puedo salir con la mía.

    Espero que la única cuesta que tenga que subir en enero sea para hacer ejercicio y “sacar” los tamales y el pavo de mi sistema.

    Saludos!

  2. Hluot Firthunands
    octubre 16, 2009 at 8:26 PM

    Karla, me hiciste reir con eso del centurion escoltandonos para ir al circo a pelear con los leones

    Este año voy a dar varios regalos, por ejemplo:

    A mis padres un formato para registro de gastos (curso incluido)

    A mi novia la propuesta de como podremos tener la casa y la juvilacion que queremos

    Saludos

  3. octubre 17, 2009 at 10:40 AM

    Karla,

    Tiene mucho tiempo que no sufro la famosa cuesta. Desde que descubrí las ventajas de tener un buen control de las finanzas. No hago regalos en diciembre y los pocos que hago los tengo presupuestados.

    Enero coincide justo con algunos bonos que recibimos por el cierre del año. En relaidad a veces diciembre se vuelve un poco complicado por todos los gastps que haye que hacer como regalos de mis clientes. Pero eso es una situación de mi despacho y no personal.

    Gran post.

    Saludos,

    Eloy.

  4. so
    octubre 18, 2009 at 12:46 PM

    ajúa! andaba yo organizando todos mis feeds (tengo más de 500 blogs que leo) y a la hora de acutualizar el tuyo que me encuentro con este bonito diseño! felicidades est´muy muy padre. Mucho mejor que todos los anteriores.
    Un abrazo!!
    Y no, odio la cuesta de enero, por eso ya no gasto en diciembre. Me quedo tejiendo jajajajaja

  5. admin
    octubre 19, 2009 at 7:49 AM

    Gracias So. Estoy segura de que Morbi pasa inviernos muy calientitos 🙂 Saludos!

  6. admin
    octubre 19, 2009 at 7:50 AM

    Martha, Makahui, Eloy: Felicidades. Nada como tener a la cartera bajo control ¿verdad? Abrazos.

  7. admin
    octubre 19, 2009 at 7:51 AM

    Hluot,

    Que gusto tenerte x acá. Y si, estoy convencida de que los centuriones romanos no son del bando amigo (a menos que seas emperador) y, por lo tanto, hay que tenerles respeto.

  8. octubre 20, 2009 at 11:41 AM

    Yo este año soy partidaria de separar el dinero del presupuesto para regalos (ya obligué a mi marido a darme su lista, que luego se me sale del redil ji ji) desde ahorita y, la verdad, buscar regalos lindos en ventas de garage. Suele haber buenos detalles, nada caros y, además, seguro le cae bien la lana directamente al vecino. Además, la originalidad es casi un hecho en esos casos! 😀

  9. admin
    octubre 20, 2009 at 10:09 PM

    Me gusta la opción. Hoy recibimos otra idea acerca de intercambios creativos que fue aprobada por unanimidad 🙂 Está en el post de mañana. Saludos!

Comments are closed.