Felicidad ¿dónde estás?

¿Cuándo podremos ser felices? Algunos opinan que la felicidad vendrá algún día:

“Cuando compre mi casa”

“Cuando me case”

“Cuando me promuevan en el trabajo”

“Cuando pague mis deudas”

“Cuando junte mi millón de dólares”

“Cuando ___________________”

Y si eso no sucede… ¿significa que nunca podremos ser felices?

Cada uno de nosotros tiene una idea, más o menos estructurada, de lo que podría hacernos felices. Sin embargo, una vez que lo alcanzamos, creamos una nueva necesidad o un nuevo deseo que puede hacernos felices. ¿Pensabas que la felicidad llegaría cuando cambiaras de casa o una vez que dieras el sí en el altar? ¿Qué pasó después? La felicidad se fue cuando conociste a tus vecinos  o, peor aún, cuando descubriste que tu flamante pareja roncaba como el que más.

La paradoja de la felicidad es que cumplir nuestras expectativas se vuelve un sueño inalcanzable ¿y la felicidad? Se convierte en una liebre que, por más que corramos, nunca podremos alcanzar.

Y es entonces cuando decidimos vivir con una sensación de vacío que tratamos de llenar con placeres indulgentes y quejas amargas, que si el gobiernos no cumple, que si mi ciudad es un caos, lo compro porque “me merezo ser feliz” y esta última me hace pensar ¿porqué tenemos que reafirmarnos que nos merecemos ser felices? ¿no es algo implícito en sí?

Si asumimos que merecemos la felicidad y sabemos que poniéndola en el futuro (cercano o lejano) no la vamos a alcanzar ¿Por qué entonces no disfrutar el proceso? ¿Por qué no disfrutar el camino que nos lleva hacia dónde queremos ir?

Lo anterior implica un cambio en nuestra forma de pensar. J.S. Mill escribió “No son posibles los grandes cambios en el destino de la humanidad hasta que tenga lugar un gran cambio en la constitución fundamental de su modo de pensar”

Si cambio mis creencias acerca del lugar en donde voy a encontrar mi felicidad y decido creer que mi felicidad esta aquí, mi felicidad está en vivir en el hoy mi proceso hacia la riqueza, la condición atlética, el título universitario, el ver crecer a mis hijos, el disfrutar a mi familia, o lo que cualquiera de nosotros decida vivir ¿no significaría que al final de nuestra vida, independientemente de que lo logremos o no, habremos sido felices por más tiempo?

Pensemos entonces en el lugar en donde estamos poniendo a la escurridiza felicidad y traigámosla al proceso diario de luchar por ella.

Si mi felicidad está en la prosperidad entonces decido ser feliz con cada peso ahorrado, con cada decisión inteligente, con vivir intensamente el hoy sin importar lo que pase mañana.

Les deseo toda la felicidad del mundo.

Karla Bayly

6 comments for “Felicidad ¿dónde estás?

  1. octubre 9, 2009 at 9:58 AM

    Karla,

    Gran Post.

    Yo creo que la felicidad es un camio y no un lugar o un momento especifico. Creo que si aprendemos ser felices con lo hacemos sera importante.

    Si no haces lo que amas, entonces ama lo que haces. No sé donde lo lei pero me gusta mucho, porque eso es lo que lleva comida a tu casa, paga tus cuentas en fin todo.

    La clave está en aprender a amar lo que hacemos y ser felices.

    Saludos,

    Eloy.

  2. octubre 9, 2009 at 10:32 AM

    Felicidades por hacernos reflexionar con tus artículos.
    Efectivamente, en el moemento que comprendemos que podemos ser felices a cada paso (constantemente) y no hasta llegar a la meta (efímeramente) que pocas veces se da.
    Estaremos realmente en otra era, la era del aquí y el ahora y no la del mañana. QUe como bien es sabido no se sabe si llegará. Saludos.

  3. octubre 10, 2009 at 11:30 AM

    Los mexicanos siempre hemos sido los hombres (y mujeres ) del mañana, porque nuestro bienestar (y como bien dices) felicidad parece depender de eventos en el futuro.

    La felicidad no es un destino con todo incluido, es el camino que decidimos seguir todos los días.

    Soy feliz es una emoción temporal e inmediata (me compré unos zapatos, soy feliz! aunque luego seas infeliz cuando tengas que pagar la tarjeta) , estar feliz es un sentimiento constante y de largo plazo.

    ¿y que no dicen que las mejores cosas en la vida son gratis?

    Saludos

  4. Hluot Firthunands
    octubre 11, 2009 at 6:42 PM

    Hola Karla, creo qe te salio la veta psicologica.

    Segun yo, lo que sucede es:
    En las palabras “soy feliz”
    En los hechos “estoy feliz”.

    Me explico, se dice (pronuncia) el verbo “ser” en relacion a que se es siempre, cuando lo correcto seria pronunciar el verbo “estar” en relacion a que se esta feliz durante la compra pero no despues de ella.

    El verbo “ser” se refiere a la permanencia.
    El verbo “estar” se refiere a la temporalidad.

    Decimos que somos felices comprando, cuando lo correcto es decir que estamos felices comprando.

    Yo soy feliz. A veces estoy comprando.

  5. sangarser
    octubre 11, 2009 at 8:28 PM

    Bien por este post. Hace poco fui a una conferencia donde se mencionaba la importancia de fijar metas en el largo plazo para dar sentido a las acciones del presente. También se concluía que es totalmente irrelevante alcanzar esas metas o no, ya que lo importante es alcanzar el estado de felicidad en el presente. Un saludo

Comments are closed.