Impuestos y Yo ¿Relación de telenovela?

impuestos

Cualquier guión telenovelero incluye los siguientes ingredientes: protagonista A y protagonista B, ambos enfrascados en un ruedo de encuentros y desencuentros en donde la desconfianza, el recelo y los malentendidos los embrollan en una trama de 250 capítulos que llegan a un final color de rosa cuando ambos se sientan a conversar y, por fin, llegan a conocerse.

Dudo que para alguien la relación con los impuestos llegue al altar y mucho menos encienda la llama del amor apasionado pero, al menos, podemos intentar salir del odio, resentimiento y desconfianza (reconozcámoslo, impuestos son impuestos, léase “a fuerzas”) para pasar a una relación de entendimiento y negociación razonable. Mi punto es: hay que conocer la ley hacendaria, sin importar lo aburrida y retorcidamente redactada que pueda estar.

Nadie puede administrar lo que no conoce. Todo aquel que desea salir victorioso de un encuentro debe conocer las reglas del juego. Ningún jugador profesional va a Las Vegas si no conoce el sistema de los casinos y los secretos ocultos del póker. Con los impuestos aplica la misma estrategia pues se trata de poner las probabilidades a tu favor.

¿Qué puedo hacer para elevar mi cultura fiscal?

Edúcate. Parte del tiempo dedicado a tu negocio incluye horas de capacitación y la educación fiscal no debe excluirse de ella. Las oficinas del SAT ofrecen sesiones de capacitación sin costo con temas sobre declaración anual, declaraciones informativas, régimen fiscal, etc.

Si prefieres la educación a distancia, la página www.sat.gob.mx también incluye tutoriales y explicaciones sobre como presentar la declaración. Puedes acceder también a los chats en línea donde pueden aclararte dudas puntuales. Te recomiendo utilizar estos servicios antes de la época de recaudación pues suelen saturarse.

Si deseas una fuente imparcial acude a los sitios de Fiscalito 2.o e Impuestum en donde encontrarás mucha información útil y actual y sobre todo, alejada de la rolliza mano de Carstens y el club social en que se ha convertido el Congreso.

Un buen contador. Y cuando digo buen, no me refiero a barato o carísimo sino a aquella persona realmente actualizada, ética y responsable que se asume con un activo de tu negocio y no solo como una sanguijuela detrás de su iguala. ¿Dónde encontrar uno de estos raros ejemplares? Básicamente por recomendación y uso del sentido común. Mi experiencia dice que el buen contador no es aquel que te propone “tranzas” o pagar de menos sino que te explica a detalle lo que es necesario hacer para pagar lo justo. Recuerda que ante un requerimiento de Hacienda quien tiene que dar la cara eres siempre tú y no tu contador “tranza” y si no me crees pregúntale al Divo de Juárez, Juan Gabriel, Lupita de Alessio, Laureano Brisuela y cualquier otro miembro del club de los que delegan sus responsabilidades fiscales en quien les prometa un método infalible para no pagar impuestos.

¿Me gusta pagar impuestos? ¡Claro que no! Pero cada vez que hago mi declaración me aseguro de no estar pagando en exceso ni tampoco poniéndome en riesgo de formar parte del club de evasores fiscales. ¿Tú qué opinas?

Karla Bayly

3 comments for “Impuestos y Yo ¿Relación de telenovela?

  1. noviembre 9, 2009 at 9:58 AM

    Karla,

    Muy buen punto. A los impuestos les pasa lo mismo que a los Seguros. Nadie quiere hablar de ellos. No quieren conocer más. Las razones son muy parecidas: Suenen muy complejos.

    Estoy totalmemte de acuerdo en educarse respecto a los impuestos, conocer un poco más sobre lo que a fin de cuentas es mi obligación. Respecto a los Contadores tengo una opinión diferente. Mi esposa es Lic. en C.P. hasta hace 1 año todavia atendia clientes. Me sorprendia la cantidad de personas, que eran sus clientes, que siempre le hablaban para preguntarle si no “habia forma” de pagar menos o incluso un par de clientes que le decian yo no voy a pagar de impuestos más de tanto.

    Estoy de acuerdo en la reforma que está pendiente para que los Contadores tengan responsabilidad, pero creo que también los asesorados deben tener responsabilidad y o sólo lavarse las manos. No he escuchado a ningun artista acusado de evasión aceptar que él le pidio al contador que le ayudara a pagar menos. A muchos de ellos les caerian bien tus consejos de conocer más sobre impuestos. No conozco alguno que esté interesado en conocer más sobre impuestos.

    Totalmente de acuerdo contigo en pagar lo justo de impuestos. Ni más ni menos.

    Un Abrazo.

    Eloy.

  2. noviembre 9, 2009 at 6:19 PM

    Uy, Karla! Yo tuve una historia de miedo el año pasado porque quise deducir gastos médicos. Y eso que por ser asalariada me descuentan aún antes de recibirlo. Al final, luego de 5 idas al SAT, el envío de no sé cuantos formatos, visita a mi casa y fotos, me hicieron la devolución.

    Pero ¡ah, cómo aprendí!

    Saludos.

  3. diciembre 12, 2009 at 9:48 AM

    Karla

    Primero que nada muchas gracias por recomendar a Fiscalito.com y algo muy importante que mencionas en tu reflexión y que muchos no hacen es educarse; ya que existen ciertas deducciones que recurrentemente hacemos y que no incluyen por desconocimiento.

    En el siguiente articulo que me hicieron el favor de publicar en CNNExpansion comento algunos estimulos y deducciones que nos permiten pagar menos impuestos dentro del marco legal.

    http://www.cnnexpansion.com/expansion/2009/10/23/Beneficios-que-se-van

    Saludos

Comments are closed.