I know you, you know me

arbol de NavidadSomos el resultado de las pequeñas decisiones que tomamos en el día a día… eso es lo que me vino a la mente mientras esperaba un sope y una “quesadillita” de huitlacoche en el bufete del Saint Ross en Querétaro y una mentada flaca llegó a pedir un omelette de claras con espinaca ¡Caramba! ¿A quién se le ocurre pedir esa cosa y además ser talla cero en plena época decembrina?

¿Y nuestras finanzas personales? Creo que tienen mucho en común. Si mi objetivo es volver a usar esa tercera parte de mi guardarropa que data de las épocas de soltería entonces es momento de cambiar mi selección en los bufetes. Si en realidad deseo matar mis deudas de tarjetas, entonces mis pequeñas elecciones diarias tendrán mucho que ver con no sacar mi tarjeta de crédito de la cartera a la menor provocación.

De lo contrario, si lo más importante es poder pedir cualquier cosa que se me antoje, sin importar el contenido calórico, entonces es momento de ser honesta y realizar esa tan anhelada limpia anual de clóset. Si lo mío es gastar de aquí para allá entonces ¿mi elección consistirá en quejarme o preocuparme de que el dinero no me rinde?

Ser conscientes de las nuestras pequeñas decisiones en el día a día nos ayuda a vivir en paz con los resultados que éstas producen, creo yo. Conocer lo que nos mueve o nos motiva nos ayuda a lograr los grandes proyectos de nuestra vida o, como dirían Lennon y McCartney: “I know you, you know me”

Lo mejor en esta navidad y que todas esas pequeñas elecciones en cuanto a lo que cenamos y gastamos nos estén poniendo en el camino de lo que soñamos. Si la navidad se trata de amoy y paz ¿qué mejor que el amor hacia nosotros mismos y la paz con respecto a nuestras decisiones?

¡Abrazo!

Karla Bayly

1 comment for “I know you, you know me

  1. diciembre 23, 2009 at 2:40 PM

    Mi querida Karla:
    Antes que nada te deseo la mejor de las navidades en compañía de los tuyos que te la pases bien feliz y sin pensar en flacas mentadas y omelettes con espinaca, y que el próximo año sea aun mejor que este y lleno de mucha salud, dinero, amor y paz.
    Y pues bueno que mejor que acabar el año con tan interesante reflexión. “Somos lo que comemos” dicen por ahí e igualmente es “somos lo que gastamos” y si empezamos por ver que es lo que es de mas valor para mi entonces tendré de donde saber quien realmente soy… conocerme, ya que ese es el gran reto.
    Me sorprenden estos días de compras locas y comida en exceso, como a pesar de haber sido un año tan lúgubre económicamente hablando, el mexicano tan contento, como si “Aquí no paso nada” abarrota las tiendas en busca de los anhelados regalos de navidad; mas espantoso aun cuando los entrevistan algunos dicen que no tienen ni la mas minima idea de cuanto gastaran: “Pues lo que se les antoje, ya veremos despues como nos ajustamos”. Ojala que la euforia por los aguinaldos y la epoca navideña no deje a muchos en banacarrota, yo por mi parte aunque cuesta ahi la llevo y al parecer saldremos airosos de este 2009.
    Tienes razón: las pequeñas decisiones hacen la gran diferencia, la cuestión es: ¿Somos todos capaces de tomar las mejores? Esperemos, ya que aun lo mas feo no pasa.
    De nuevo muchas felicidades Karlita y gracias por tus consejos atinados y que siempre de alguna manera nos enseñan a ser mejores con nuestras finanzas. Un abrazo. Saludos! =)

Comments are closed.