¿Cuánto vale mi negocio?

SignoPesosEn esto de ser empresario no basta con tener una idea, arrancarla y comenzar a recibir utilidades, sino que es necesario asegurar la permanencia de la empresa haciéndola generadora de riqueza en el largo plazo.

Al igual que los hijos, las empresas requieren alimento para crecer, un alimento conocido como capital que, en caso de que como empresarios no contemos con él, puede ser aportado por un banco en forma de pasivo, o como un socio en forma de acciones (o, lo que es igual, una parte de la empresa). Antes de considerar esta inyección externa de recursos es necesario preguntarnos ¿Cuánto vale mi negocio? Pues es el punto de partida para iniciar la negociación, ya sea con el banco o con un posible inversionista.

Algunos emprendedores parten de la idea de que el negocio vale lo que valen sus activos o lo que se conoce valor contable, es decir el valor que refleja el balance general. Bajo este enfoque, una cafetería valdría la suma de mesas, sillas, vajilla y máquina de café pero ¿dónde queda el valor de los clientes o el reconocimiento que ha ganado por su excelente servicio? El problema es que, a menos que tengas una marca que pueda ser valuada, será difícil que el banco o el posible socio acepten un sobreprecio del 30% (por decir algo) calculado al aire.

El mejor enfoque en este caso para asignarle un valor económico (precio) a tu negocio será en base a la valuación de los flujos de tesorería que no es otra cosa sino determinar el potencial de generación de recursos de tu negocio en el largo plazo. El método es relativamente sencillo y requiere conocer algo de la historia financiera de tu negocio en cuanto a ingresos y egresos para elaborar proyecciones sobre el comportamiento futuro.

Las finanzas personales y las de la microempresa se dividen por una línea muy delgada que puede llegar a no existir minimizando así la noción de orden y planeación de ambos lados. No importa lo pequeño o casero que sea tu negocio (y mira que he trabajado con negocios no tan pequeños donde esta división tampoco existe) siempre existe la posibilidad de crecer y prosperar. Por ello la información financiera es algo de lo que no debes prescindir.

Hacer uso de estas herramientas puede ser también un motivo de orgullo y empuje para continuar cuando te des cuenta de que el negocio que has creado vale más que la silla, escritorio y computadora que usas ¿no lo crees?

Si quieres saber más sobre valuación de marcas, da clic aquí

Para conocer más sobre valuación de flujos de tesorería, da clic aquí

Karla Bayly