Cuando enseñar de ahorro no basta

kidzaniaFormar niños con una buena relación con el dinero no puede limitarse a enseñarlos a ahorrar. Alcancías y cuentas de ahorro infantil no son difíciles de conseguir pero ¿es una bonita alcancía la clave para la salud financiera de nuestros hijos? Creo que hay que ir mas allá que eso.

Una de las actividades de estas vacaciones ha sido llevar a mis hijos a Kidzania, lugar en donde juegan a ser grandes y se divierten trabajando o contratando servicios y pagando o recibiendo dinero (falso, claro está) por ello. A lo largo del día es fácil identificar patrones de comportamiento mamá-niño y estas son algunas de las cosas que creo son importantes para complementar la enseñanza hacia unas finanzas sanas:

Ser responsable/no tener miedo de cuidar el dinero o tomar decisiones sobre éste: Pocas cosas son peores que las mamás preocupadísimas por administrar los billetes falsos de su pequeñuelo bajo el “yo te los cuido para que no se te pierdan”. Si no confiamos en que el niño pueda cuidar dinero de papel, mucho menos confiaremos en que cuiden dinero de verdad. ¿Qué mensaje recibe un niño al que no se le confía el buen uso del dinero? De acuerdo, habrá quien alguna vez perdió el dinero del almuerzo, pero seguramente aprendió a cuidarlo mejor. La Diva resultó ser una excelente administradora cuando le expliqué que si perdía su dinero no podría regresar a pintarse las uñas. ¡Vaya que cuidó sus billetes!

Acumular experiencias vs acumular objetos: No faltó el grupo de niños que se enfocó a “trabajar” a fin de llegar al final del día con mucho dinero y poder canjearlo por algún regalo, perdiendo en el camino la oportunidad de entrar a talleres o demostraciones que, desde el nada confiable punto de vista de un adulto, son mucho más divertidas que un block de estampas. Para mí es fundamental ser durante los próximos años el Pepe Grillo que les repita a mis hijos todos los días: “Prefiere el ser al tener”… Formarse, educarse, disfrutar,  comprar experiencias con dinero sin obsesionarse en gastarlo en cosas cuya satisfacción es efímera para al final encontrar con que se perdieron muchas de las “atracciones” de la vida.

Ser perseverante: La mejor paga requiere mayor esfuerzo. El dinero fácil no existe (o al menos no es legal) y las mejores atracciones requieren una fila enoooorme que el niño tiene que hacer, no la mamá mientras el bodoque anda todavía en otra cosa y mucho menos matar la iniciativa con el típico “vete a otra cosa, aquí tienes que esperar mucho” como si no fuera tiempo lo que le sobra al infante en cuestión. Los caminos cortos o que alguien más ofrece recorrer por nosotros, financieramente hablando, terminan en poco rendimiento e incluso en fraude.

No existen los padres perfectos ni a prueba de fallas, sin embargo al tener claro hacia donde queremos llevar a nuestros hijos es más fácil encontrar el camino y siempre es mejor que no tener la menor idea. ¿Mi sueño? Formar hijos que nunca sufran por dinero, no necesariamente porque lo vayan a tener en exceso, sino porque sepan darle su justa dimensión y sean capaces de administrarlo.

¿Qué sueñas tú para tus hijos?

Karla Bayly

3 comments for “Cuando enseñar de ahorro no basta

  1. abril 5, 2010 at 8:50 AM

    Los niños nacen programados para soñar, con una disposición por ser felices y hacer lo que les gusta, para mi lo esencial es no quitarle todo esto y buscar un equilibrio con sus obligaciones como ir a la escuela y recibir una educación por parte de nosotros los padres.

    Parte de esa felicidad cuando crezcan va ir ligada a como se relacionen con el manejo del dinero, porque como dicen no todo es dinero, pero ayuda mucho mas tener buena relación con el que tener problemas, de nosotros depende enseñar la manera correcta de hacerlo.

    Porque eso dicen que nunca debemos de perder nuestro niño interior, es la parte que busca en nosotros ser felices, excelente post ¡saludos!

  2. admin
    abril 8, 2010 at 8:34 AM

    Gracias Juan 🙂 tienes mucha razón no todo es dinero pero sí ayuda mucho tener una buena relación con el. Saludos a Rico y Feliz!

Comments are closed.