Juntos pero no revueltos

pareja¿Es conveniente emprender un negocio en sociedad con tu media naranja? Si viven el uno para el otro, disfrutan cada minuto que pasan en compañía y estarán juntos por siempre, lo natural sería llevar la relación a un “algo más”. Sin embargo, antes de mancomunar cuentas de cheques y firmar contratos con proveedores, aquí dejo algunas reflexiones:

La pasión por tu pareja no tiene nada que ver con la del negocio. Uno de los ingredientes del negocio exitoso es tener pasión por lo que se hace/vende. Si tu corazón se acelera en presencia del interfecto(a) no necesariamente lo hará por su colección miniatura de Star Wars o el último cargamento de bolsas Coach. Si dedicas todo tu tiempo a algo que no te gusta, eventualmente te preguntarás ¿qué hago aquí?

La guerra de egos es inevitable. Si ambos desarrollarán la misma función ¿quién lo hará mejor? Consiguieron la cuenta pero… ¿gracias al talento de quién? Vivir a la sombra del otro no va bien para todas las personalidades, quizá tú lo has considerado y no tengas problemas al respecto pero no des por hecho que tú pareja también lo está.

Todos tienen que contribuir. Especialmente en un nuevo emprendimiento, hay que soltar el lastre. No puede pagarse a un socio que no aporte y, si de autoestima se trata, mejor paguen una terapia. Hay casos donde se emplea a parejas, hermanos o queridos amigos solo para que no se sientan mal. En términos de negocios, contratar a alguien para hacerlo sentir bien, significa dinero tirado a la basura.

El maravilloso Plan B. Si las cosas no funcionan y se ven obligados a “tirar la toalla” ambos estarán desempleados. Tener un ingreso  estable que pague las cuentas mientras el nuevo negocio arranca podría darles a ti y tu pareja días más tranquilos.

Hablemos de dinero. Mantener en secreto lo que gastas en zapatos o lo que le prestas a tu hermano puede darse en la pareja (aunque definitivamente no lo recomiendo) pero con tu socio de negocios eso no va. Si tú y tu pareja pueden hablar de dinero con apertura y honestidad, adelante, pongan un negocio. Pero si te cuesta trabajo rendir cuentas o exigir tu parte de los ingresos, mejor busca otro socio antes de mandar tu débil relación de pareja al traste.

Tu cama es tu oasis. Después de un día infernal donde las cosas salieron mal, los clientes exigen y no pagan, los proveedores no cumplen y los colaboradores no se ponen las pilas, no hay nada mejor que llegar a casa a recibir cariño y sonrisas. ¿Podrás compartir almohada con quien ha tirado tu trabajo por la borda?

Los negocios en pareja exigen un más alto nivel de entrega y compromiso que los autoemprendimientos. El respeto mutuo, capacidades y talentos que se complementan y mucho trabajo son necesarios para sacar a flote no solo el negocio sino la relación con tu media naranja.

No todo es negativo. Hay muchos casos de negocios en pareja con éxito ¿Su secreto? Tener una relación lo suficientemente sólida como para enfrentar las pruebas descritas anteriormente. Si tú y tu media naranja entienden y aceptan los riesgos, pueden hablar al respecto y estan ansiosos por lanzarse al mundo de los emprendedores…

¡Adelante y la mejor de las suertes!

Karla Bayly

3 comments for “Juntos pero no revueltos

  1. abril 30, 2010 at 10:53 AM

    Super interesante, yo ya había estado pensando en todas estas cosas, en todo caso para mi es mas importante mi relación… si veo que algo empieza a fallar a hablarlo, abortar misión y buscar chamba =P

  2. Hluot Firthunands
    abril 30, 2010 at 11:06 AM

    Hola:

    Conosco un caso de empresa en pareja y hasta donde he visto, su exito se basa en la distribucion de tareas. El diseña y ella vende.
    Las utilidades al 50% entre ambos y nadie discute si merece más o menos. Sí el vende, no trata de cobrar por ello, si ella diseña, tampoco cobra.

    Y ambos dan clases por si se truena el negocio.

    Saludos

  3. mayo 2, 2010 at 9:39 AM

    Karla,

    Llevo más de 15 años haciendo negocios con mi esposa ( el alto mando) no eatamos libres de discusiones ( más de las quisiera) pero creo que la mancuerna ha dado buenos resultados. De donde estabamos, hace 15 años, a donde estamos hoy definitivamente el avance es mucho.

    Yo recomiendo que antes de pensar en poner un negocio juntos, piensen si pueden pasar mucho tiempo juntos. No todos pueden y eso puede ser desgastante.

    Saludos,

    Eloy López.

Comments are closed.