Sexo y Dinero

dinero prohibidoHace algunas semanas Adina Chelminsky, experta financiera, preguntó vía Twitter (@CAyMILL) si existían similitudes entre el sexo y el dinero, ambos temas tabú en nuestra cultura. El tema no fue solo divertido sino también esclarecedor. He aquí algunas de las similitudes que yo encuentro en ambos:

Bueno o malo, nosotros lo decidimos. El sexo es sexo y el dinero es dinero. La experiencia que obtengamos y qué tan satisfactoria sea depende de cada quién. No existe un estándar que funcione o sea bueno para todos sino que cada quién define sus gustos y necesidades. Lo bueno o malo para los demás no necesariamente tiene que serlo para nosotros.

Se puede vivir sin ellos, pero nadie puede negar que la vida resulta más agradable cuando se tienen. Ni el sexo o el dinero pueden ser un fin por sí mismos, sino que hacen la vida disfrutable y tenerlos nos hace despertar con una sonrisa.

Ambos mejoran con la práctica. No nacemos con una certificación bajo el brazo en ninguno de estos. Conforme lo practicamos adquirimos experiencia, tanto de los aciertos como de los errores. Las películas nos venden éxitos instantáneos, en la vida real la práctica hace al maestro.

La preparación mental mejora la experiencia. La anticipación y la preparación hacen de la meta una experiencia mucho más gratificante. Cuando ambos se obtienen por “accidente” podemos disfrutarlo pero la satisfacción tiende a durar mucho menos.

El mejor guía es quien sabe del tema. Dejamos que sean nuestros amigos quienes nos dan la información relevante del tema cuando probablemente tengan poco o nulo conocimiento al respecto. Las conversaciones “de café” no son el mejor lugar para aprender si realmente deseamos profundizar en el tema por lo cual es conveniente buscar asesoría de quienes sí saben.

Se rodean de misticismo y tabúes lo cual hace que sea extremadamente difícil hablar sobre el tema y plantear inquietudes. Vencer el temor a conocer sobre el tema, platicarlo y practicarlo logran que en ambos casos obtengamos mayores beneficios.

En exceso y sin objetivo pierden significado. Si no tenemos cuidado podemos volvernos esclavos de uno u otro (¡o ambos!). Ser conscientes de ello y mantener claros nuestros objetivos de vida ayudan a no perdernos en el camino. El manejo responsable de nuestro cuerpo y de nuestra cartera atañe a cada uno de nosotros.

Compartido es mejor que “en solo”. Dar y darnos nos hace mejores personas. Dejar a un lado el egoísmo para compartir lo que tenemos eleva exponencialmente la satisfacción que el sexo o una cuenta de inversiones puedan producir.

Muchas de las conductas inaceptables con respecto a uno u otro provienen de lo que creemos al respecto. Aceptar que merecemos obtener satisfacción tanto del sexo como del dinero es uno de los primeros pasos para lograr un disfrute pleno y relaciones sanas en ambos sentidos.

Un buen ejercicio consiste en revisar nuestras creencias poniéndolas por escrito ¿Es bueno o malo? ¿Lo merezco? ¿Qué me impide disfrutarlo? ¿Puedo hablar al respecto? ¿Qué puedo hacer para mejorarlo? Tus respuestas serán la clave para establecer un plan de acción que culmine en la mejor de las experiencias. ¡Suerte!

Karla Bayly

7 comments for “Sexo y Dinero

  1. ANA
    mayo 24, 2010 at 12:40 PM

    Muy buen post! El último comentario de similitudes es el mejor!! El egoismo es el enemigo del dinero y del amor.

  2. mayo 24, 2010 at 3:41 PM

    Karla,

    Una economia y una sexualidad plenas y sanas son necesarias en la vida de una persona. Creo que son temas tabus que en muchos casos se inicia aprendiendo en la calle y sobre la práctica. Supongo que si un sexologo y un economista o experto en Finanzas Personales, deberian tener una materia en la Preparatoria o incluso en la Secundaria. Son los dos expertos y estudiosos del tema que se me ocurre podrian ayudar.

    Tal vez agregaria que en ocasiones uno se necesita para obtener el otro. El que se ponga en primer lugar no importa. En ambos casos se logran resultados no deseables en una persona plena y equilibrada.

    Excelente tema.

    Saludos,

    Eloy López.

  3. mayo 24, 2010 at 3:44 PM

    Hola Karla! Qué buena idea relacionar estos dos temas…

    En lo personal, siempre me ha parecido curioso que, al menos en México, preferimos hablar de sexo que de dinero, es más probable que te enteres de las intimidades de las personas antes de saber cuánto ganan, y sí creo que es esencial que esto cambie si queremos tener una relación sana con el dinero…

    Saludos!
    Marco Ayuso

  4. mayo 24, 2010 at 4:29 PM

    Je je, gran combinación explicativa, master!

    Ahora mismo se va al twitter 😉

    Besos!

  5. admin
    mayo 24, 2010 at 8:09 PM

    Gracias por los comentarios! Tocando el punto de Marco, creo que hay algo aún peor, cuando quien se atreve a tocar cualquiera de estos temas lo hace alardeando y/o falseando la información 🙁 Nada como estar en paz con nosotros mismos en ambos temas ¿no lo creen?

    Saludos!

  6. Pingback: Sexo y Dinero

Comments are closed.