Silencios que matan

silencio¡Ay con las buenas costumbres! Dice el dicho “calladita me veo más bonita” y a cavar el hoyo se ha dicho… porque quedarnos calladitas (o calladitos) nos sumerge en conflictos cuyas consecuencias son mucho peores que perder la belleza. El silencio construye barreras que nos aíslan de mejores relaciones en el trabajo, con la pareja y con nuestro dinero.

¿Por qué razones nos refugiamos en el silencio (además de las buenas costumbres) y qué causamos con éste?

Orgullo. Porque no quiero parecer vulnerable expresando lo que siento. Así que si lo que haces me lastima o creo que está mal hecho, mejor me callo y te dejo hacerlo. Entre nosotros surgirá la brecha de la desconfianza ¿para qué decirnos las cosas si no obtendremos respuesta? Las relaciones se construyen sobre la base de la confianza, cuando ésta deja de existir ¿qué tipo de relación pretendemos?

Desinterés. Ese no es mi tema. No me involucro porque lo que haces al respecto no me importa. Claro, como tú no tendrás con quién compartir o consultar dejarás de interesarte en platicármelo. Viajemos cada quien por nuestro lado. Quizá encuentres a alguien más con quien compartir ese tema que para ti sí es importante.

Insensibilidad. No me percato de tus necesidades emocionales, de hecho, para mí da lo mismo que fueses un robot. Por lo mismo, tampoco me doy cuenta del enfado que genero en ti. Yo no te atiendo y tú vives en el enojo ¿podemos comunicarnos? ¿Existe relación sin comunicación?

Evitar conflicto. Lo que en México nos encanta bajo el pretexto de “no hacer olas” Me preocupa lo que haces, no lo entiendo, quisiera involucrarme… pero si te lo digo seguro te enojas. Así que “calladita…” Pero no creas que por no decírtelo nada pasará, me voy a encargar de irlo haciendo más grande, creceré mi enfado, tendré resentimientos y cual olla de presión, cualquier día exploraré, ya sea en este o en cualquier tema trivial, la idea es que tengamos una gran explosión.

Venganza. Ni creas que ganaste, espera mi mortal silencio porque voy a matar toda fuente de retroalimentación con que tú puedas contar. Claro, me lo quedo y me amargo, mientras tanto tú perderás toda sensibilidad acerca de lo que a mí me pasa. Dejemos de compartir, de comunicarnos y de tener una relación… al fin que ni quería.

El dinero en la pareja es uno de los principales detonadores del silencio emocional. El dinero, vía promociones, aumentos de sueldo, relación con clientes detona el silencio en nuestro ambiente laboral. Aprender a hablar de dinero de forma asertiva y haciendo el tabú a un lado ayudará, no solo a sentirnos más cómodos, sino a tener mejores relaciones.

¿Te animas a aprender a hablar de dinero?

Karla Bayly

Para saber más, visita el blog de la Dra. Nuria Chinchilla quien expuso la conferencia “Manejo de Conflictos” en el marco del seminario “Mujeres Dirigiendo” del Ipade los pasados 6 y 7 de mayo. Recomiendo también su libro “Dueños de nuestro destino”

10 comments for “Silencios que matan

  1. mayo 18, 2010 at 10:22 AM

    Es feo reflejarse en uno de esos, pero es verdad. Muchas veces creemos que al callarnos estamos ayudando, cuando en realidad retrasamos la comunicación y sin comunicación es difícil que una relación prospere, lo más importante es mantener la comunicación abierta y generar siempre una retroalimentación.
    Creo que también hay que aclarar que no por hablar mucho nos estamos comunicando.

  2. Nade
    mayo 18, 2010 at 1:54 PM

    Sin palabras!!!! y mucho que pensar al respecto….
    Gracias Karla!

  3. mayo 18, 2010 at 7:56 PM

    Toing si es cierto, y la verdades que no solo en cuestiones de lana, sino en todos los ámbitos, tomo el consejo =D un abrazote!

  4. mayo 19, 2010 at 9:01 AM

    Karla,

    Justo estoy en un proceso de “hablar de dinero” con mi esposa. Si hablamos pero nunca lo hemos hecho con base en nuestras creencias. Creo que en México por la cultura de no expresar nuestros sentimientos y relacionar discusiones con peleas o mals cosas, haces que nos quedemos callados.

    El punto no es quedarse callado, eso en ocasiones es lo mejor que se puede hacer, sino saber expresar con calma, claridad y firmeza nuestras ideas. El punto de hablar es que debemos estar dispuestos tambiéne a escuchar, ahí el GRAN secreto.

    Excelente Post.

    Saludos,

    Eloy López.

  5. ANA
    mayo 19, 2010 at 10:08 AM

    El blog que nos recomendaste de la Dr. Nuria esta buenísimo ¡Gracias!

  6. admin
    mayo 20, 2010 at 9:24 AM

    Hablar y hacerlo acertivamente, esa es la clave para todas nuestras conversaciones. Gracias por sus comentarios.

    Ana, que bien que te gustó el blog de Nuria. Las entradas que tiene sobre el tema de perdón también están buenísimos. Lo recomiendo.

    Saludos!

  7. Marisa
    mayo 21, 2010 at 5:10 AM

    Veo que a muchos os ha gustado la aportación de la Profesora Chinchilla durante el Seminario Mujeres Dirigiendo. Ahora mismo me vienen a la cabeza estos dos posts que publicó en su blog y que están relacionados con este tema. Lo comparto aquí con vosotros porque creo que será de vuestro interés:

    http://www.nuriachinchilla.com/2009/12/la-necesidad-del-silencio/

    http://www.nuriachinchilla.com/2010/03/el-poder-de-una-palabra/

  8. Marisa
    mayo 21, 2010 at 5:11 AM

    ahora, en facebook (http://www.facebook.com/nuriachinchillablog) también podéis ver y compartir los comentarios que estos escritos han generado.

  9. junio 14, 2010 at 1:53 PM

    Hablar y hacerlo acertivamente, esa es la clave para todas nuestras conversaciones. Gracias por sus comentarios.

    Ana, que bien que te gustó el blog de Nuria. Las entradas que tiene sobre el tema de perdón también están buenísimos. Lo recomiendo.

    Saludos!

Comments are closed.