¿Qué compras cuando firmas?

compras para sentirte bien¿Qué pensar de alguien que, para sentirse con poder, se pone un disfraz de superhéroe para ir a una cena de trabajo, acudir a su primera cita o simplemente para recuperarse de una mala experiencia? La opiniones pueden variar desde “algo anda mal” hasta “locura de remate” ¿cierto?

Ahora bien ¿qué pensar de alguien que, para sentirse con poder, utiliza tarjetas de crédito y autogenera deudas que equivalen a muchos meses de su ingreso?… Y es que gran parte de las deudas que se salen de control tienen su origen en el poder que se le otorga al hecho de ser capaces de mostrar un plástico que nos da acceso a cantidades de dinero por encima de nuestra capacidad de pago, olvidando claro, que esta dosis de superioridad tiene un costo: la tasa de interés.

No hay que hacer un gran esfuerzo para encontrar el mensaje detrás de la campaña publicitaria de cualquier tarjeta de crédito: ¡Tú puedes…ser parte de, verte bien, ganar el cariño de otros, etc.! De una forma seductora los magos de la mercadotecnia juegan con tres necesidades que TODOS los seres humanos tenemos: Reconocimiento, Afecto y Poder.

Cuidado, lo anterior no necesariamente implica que cada vez que firmas un voucher éste se convierte en evidencia de alguna necesidad no resuelta o que tengas que correr por unas tijeras y cortar los plásticos en miles de pedazos. El crédito es una excelente herramienta cuando sabemos utilizarle, pero más importante, controlarle.

Las finanzas sanas son más una cuestión de actitud que de aptitud. Más que ser capaces de desarrollar complicados cálculos es importante entender lo que nos lleva a un patrón desordenado de gastos y remediar (si ya estamos con el agua hasta el cuello) o prevenir una estrepitosa caída.

Para descubrir si estás usando una tarjeta de crédito a manera de traje de superhéroe puedes reflexionar sobre lo siguiente:

Más allá de un producto o servicio ¿qué estás comprando cuando firmas?

¿Tienes más de tres tarjetas de crédito? ¿Qué sensación te produce?

¿Qué significa para ti recibir una nueva tarjeta de crédito?

Si sumas el límite de crédito de todas tus tarjetas de crédito y lo divides entre tu ingreso neto mensual obtendrás el número de meses que tendrás que trabajar para repagar esa deuda (sin contar con tus gastos necesarios ni considerar tasa de interés ¿Te sientes tranquilo al respecto?

Poco podemos hacer para evitar ser víctimas de un terremoto o que nos caiga un rayo, pero sí hay forma de prevenir ser víctimas de un banco: conocer nuestra verdadera capacidad de pago y nunca sobrepasarla, entender las condiciones bajo las que aceptamos un crédito y no tratar de resolver nuestros problemas emocionales a tarjetazos son algunas de ellas.

Karla Bayly

2 comments for “¿Qué compras cuando firmas?

  1. junio 28, 2010 at 11:02 AM

    Yo tengo que confesar que a mi me dan estrés las TC porque siento que me descontrolo mucho más en mi presupuesto si las uso que si pago en efectivo o con débito. Creo que se debe a mi ignorancia aguda de cómo usar internet bancario para estar al tanto de los movimientos, pero en el “mientras aprendo” las uso sólo en situaciones predecididas y le huyo a los meses sin intereses (digo, si hay dinero, lo hay y si no, pues no lo compro y ya).

    Besos, norteñita!
    .-= Guapóloga´s last blog ..Promo Spa PI Junio =-.

Comments are closed.