El crédito no es bueno ni malo…sino todo lo contrario

El peluquín de Donald TrumpEsta semana @carlosyeverino me preguntó vía Twitter: ¿Cómo cambiar la cultura del miedo al crédito y verlo como oportunidad de financiamiento y no de endeudamiento? Mi respuesta es: Entendiendo los riesgos y beneficios del crédito. He aquí algunos principios básicos:

1. Ningún crédito es gratuito. El crédito nos permite utilizar el dinero de alguien más para obtener un beneficio, siempre bajo la premisa que tendremos que reembolsar dicho préstamo además de un “premio” o ganancia a nuestro acreedor bajo el concepto de tasa de interés.

2. El costo de un crédito está asociado al riesgo de ser recuperado. Esto es, la tasa de interés es directamente proporcional al riesgo que corre quien pone su dinero en nuestras manos. Tinta y bytes han corrido acerca de lo caro que son los créditos en México pero poco se dice acerca de lo difícil que el sistema legal de nuestro país hace para los acreedores obtener su dinero de vuelta. La palabra crédito deriva de credibilidad y confianza, si quien presta el dinero poco puede confiar en el deudor, se entiende que exigirá un mayor premio por su dinero. No quiero decir que estoy a favor de las altas tasas de interés de los bancos o de las prácticas de ciertas cadenas comerciales (que ya son palabras mayores) Pero entender cómo funciona el sistema  ayuda a poner al balón en nuestra cancha.

3. El rendimiento esperado DEBE ser mayor a la tasa de interés. Si yo estoy dispuesta a pagar un interés por la oportunidad de utilizar el dinero de alguien más en MI beneficio, entonces MI rendimiento tiene que ser mayor a ese pago. Y es aquí, señores, en donde terminamos bailando con la más fea…  ¿Cuántas veces has dado el típico “tarjetazo” para aprovechar un ofertón del 30% cuando el costo de tu tarjeta de crédito es del 65%? ¡YO LO HICE! No fue precisamente un ofertón, pero cuando mi primer negocio se tambaleaba aproveché una “oportunidad” para disponer efectivo de mi tarjeta de crédito e inyectarle capital a éste pagando una tasa muchas veces superior a la rentabilidad esperada. Hoy puedo contarlo muy casual, pero confieso que rumié este error durante muchas noches. 🙁  Providencialmente pude salir del paso, pero pagué una lección de finanzas muy cara.

4. El dinero del vecino es más barato que el tuyo. Una lección que podemos aprender del señor del peluquín: Donald Trump, es su capacidad para generar riqueza con el dinero ajeno. Cuando pedimos un crédito para nuestro negocio, no importa lo bien o mal que éste resulte, estamos obligados a pagarlo. En cambio, si invitamos a alguien como socio, estamos compartiendo tanto la posibilidad de ganar mucho como de perderlo todo. Esto es cuestión de riesgo y: a mayor riesgo -> mayor interés, a menor riesgo -> menor interés. Las empresas de Trump se caracterizan por la elevada relación entre el dinero ajeno (pasivos) y el dinero propio (capital).

El crédito puede ser el peor de los yugos cuando creemos que es dinero regalado  (sin costo) o cuando lo utilizamos para intentar salvar al Titanic (nulo rendimiento) ya sea éste nuestro consumo excesivo, relaciones tormentosas o empresas que van a la quiebra, pero es una excelente herramienta cuando lo utilizamos a nuestro favor y podemos generar ganancias o construir un patrimonio.

¿Tienes miedo al crédito o lo consideras una oportunidad?

Karla Bayly

9 comments for “El crédito no es bueno ni malo…sino todo lo contrario

  1. junio 9, 2010 at 7:36 AM

    Hola Karla!!

    A nosotros nos pasó algo muy curioso con nuestro primer negocio. Lo empezamos sin tener capital, ayudándonos con las tarjetas de crédito y jugando con sus fechas de corte para tener hasta 50 días de financiamiento. Sí, era caro, pero por lo mismo, estábamos super concentrados en vender y recuperar el dinero ANTES de tener que pagarlo. Nos funcionó tan bien que crecimos y entonces tuvimos acceso a otro tipo de crédito más baratos (y revolvente), pero sin la “presión” de pagar a los 50 días porque si no, te están llamando a las 7 de la mañana para cobrarte. Y esto mismo hizo que nos relajáramos y nos empezamos a atrasar en ventas, cobros y, por lo tanto, pagos.

    Al final ya teníamos una buena deuda… de la que afortunadamente estamos saliendo, pero es un hecho que nos dejó MUCHO aprendizaje… MUCHO.

    Saludos!
    Marco Ayuso
    .-= Marco Ayuso´s last blog ..17 personas que debes seguir en Twitter si quieres aprender sobre atracción de clientes =-.

  2. junio 9, 2010 at 10:48 AM

    pues mmmmh… a como yo lo veo, el crédito es para cosas que te van a dejar $$$, o sea, si se me descompone mi amada lap, ahí si me animo a usar un crédito para reponerla, ¿por qué? porque soy diseñadora y de mi compu sale pa’ las maruchans (bueno, justo ahorita estoy tomándome 5 minutos libres XD) es mi pasatiempo (soy blogger) y además como estoy en contra de la tele, ahí veo mis series que alquilo, compro o definitivamente bajo de internet (las de Dr. Who no llegan a México ni de chiste).

    Sin embargo, si puedo evitarlo lo haré a toda costa, mas por cultura familiar (en casa, mi papá siendo microempresario siempre compra todo lo de la casa de contado, el material que necesita para su negocio si lo compra a crédito, pero es algo que le va a redituar)
    .-= SandyGallia´s last blog ..5 de Junio =-.

  3. sangarser
    junio 9, 2010 at 8:09 PM

    Karla: Seguramente lo tienes por ahí en algún otro post, pero ¿cuál es el porcentaje máximo recomendado con respecto al ingreso, que debe ser destinado al crédito? Lo pregunto porque en mi trabajo, la gente pide crédito por todos lados y hay veces que su quincena es muy poca para vivir y me imagino que tienen que pedir prestado por otro lado, lo que implica acceder a créditos carísimos para lo básico.

  4. Carlos Yeverino
    junio 9, 2010 at 9:12 PM

    Gracias Karla por atender a mi pregunta, quedó perfectamente contestada. Me dedico a colocar créditos para capital de trabajo en las empresas; es cierto que todos buscamos las ventajas de un crédito barato; pero en el caso de las empresas es curioso ver como los empresarios acostumbrados a ver riesgos y evaluar ganancias se ven luego frenados o malaconsejados por sus contadores que, con tal de quedar bien, tratan de convencer a los dueños de no arriesgarse a solicitar financiamientos. Me permito ahora sugerirte el tema de los contadores, son ¿héroes o villanos?, ¿ayudan a llevar sanas las cuentas de las empresas o perjudican a largo plazo?, Quizás mi pregunta es tendenciosa y no deseo polemizar, solo deseo que dimensiones su labor que, en ocasiones contrasta demasiado con el espíritu de riesgo de un gran empresario y el conservadurismo de quienes llevan sus cuentas, ¿es justo el balance?.

    Gracias Karla y saludos

  5. admin
    junio 10, 2010 at 11:45 AM

    Se recomienda no tener deudas que sobrepasen el 30% de tu ingreso mensual y ahorrar al menos el 10% de ese ingreso, pero los rangos varían de acuerdo a la edad y situación personal. De cualquier manera te puede servir para darte una idea. Saludos!

  6. admin
    junio 10, 2010 at 11:46 AM

    Uy, uy, uy! Abogados y contadores son todo un tema y no necesariamente con tintes negativos o malévolos. Se va el tema a los post por escribir. Saludos!

  7. enero 28, 2012 at 12:13 PM

    si pues el dinero barato te entuciasma y gastas en lo que no debes la mejor manera de hacer capitl es la diciplina en pagos y gastos de por vida asi logras ser grande cuando te retiras tienes como vivir tranquilo

  8. enero 28, 2012 at 12:15 PM

    no creo, pero muchas gracias

Comments are closed.