Si dinero prestarás, la responsabilidad aceptarás

Hace algunos años nuestra asistente solicitó un préstamo de nómina cuyo destino era pagar la liposucción de una de sus amigas. En mi opinión era un dinero mal gastado (nada como el ejercicio y una buena alimentación) pero sobre todo mal prestado pues la amiga en cuestión no tenía trabajo ni ahorros que garantizaran el pago del préstamo. El préstamo fue otorgado bajo el argumento de que cada quien es libre de hacer con su dinero lo que quiera pero… ¿puede hacer alguien lo que quiera con TU dinero?

En principio, ninguna persona cuyas finanzas personales esten fuera de control debería prestar dinero o recurrir a créditos para ayudar a otra persona. Creemos que prestar dinero a empleados, amigos o familiares es una forma de demostrar que somos solidarios y que estamos ahí para apoyar en cuanto haga falta, sin embargo no podemos negar nuestra responsabilidad cada vez que otorgamos un préstamo. Por ello, más que ir al cajero automático o firmar un cheque, es necesario investigar el destino de nuestro dinero y evaluar la probabilidad de conseguirlo de vuelta.

Puede sonar muy rudo, pero negarse a prestar dinero para financiar la compra de terrenos en la luna, extravagancias, vicios o para “tapar otros hoyos” puede decir más sobre lo mucho que nos importa la persona y en nuestro interés por que solucione de fondo los problemas que le hacen mantener el ciclo de gasto-endeudamiento.

Negarte a prestar dinero no te convertirá en una persona popular ni en invitado de honor a todas las fiestas, pero otorga tranquilidad al saber que se actuó de forma correcta. Otra ventaja es que una posición firme y el exigir conocer el destino del dinero nos da el argumento ideal para decir NO cuando sea necesario y, finalmente, evita la zozobra de llegar a los plazos de cobro y tener que perseguir al deudor.

¿Cuánto cambiarían las cosas para los deudores de tarjetas y créditos personales si los bancos otorgaran solo los montos de crédito que los tarjetahabientes son capaces de cubrir en lugar de dar “premios” al elevar los niveles de crédito de forma escandalosa?

Como empresarios, la responsabilidad no solo es pagar la nómina a tiempo, sino cuidar que los empleados administren bien su dinero evitando que vivan de anticipos y préstamos aunque eso implique evitar la compra de televisiones en época mundialista a costa de no poder completar para la compra de útiles escolares en septiembre.

Cada quien es libre de hacer con su dinero lo que quiera, pero tú decides si permites que los demás hagan con tú dinero lo que les plazca.

Karla Bayly

7 comments for “Si dinero prestarás, la responsabilidad aceptarás

  1. junio 7, 2010 at 11:21 AM

    Hace ya mucho tiempo, cuando era más joven, no estaba casado ni tenía otros compromisos económicos (pago de crédito hipotecario), era la mejor fuente de préstamos para amigos y familiares.

    Cada uno de ellos tiene sus características propias y yo ya sabía quién me iba a pagar de inmediato, quién iba a demorar y a quién definitivamente no debía prestarle porque sería dinero tirado.

    Ahora, aunque quiera no está el momento para eso. Entre las responsabilidades de tener una familia (esposa, hija y gastos de casa) más otros gastos extras que se deban realizar, no puede uno estar solucionando la vida de los demás.

    ¿Es duro? Sí, sobre todo cuando el pedir dinero está ligado a una necesidad primaria (compra de víveres, pago de algún servicio, etc.) Más duro cuando es un miembro de la familia, pero desgraciadamente, hay prioridades y se deben respetar.

    Hay una persona a quien conozco que acostumbraba pedir dinero y no pagarlo. Seguido me pedía y siempre me negaba a prestarle. Alguna vez me pidió “nomás” veinte pesos y decidí dárselos.

    Como era de esperarse, no me los pagó, pero me sirvió de pretexto para que a la siguiente vez que me pidiera le dijera “no, porque luego no me los pagas”.

    Me costó solamente veinte pesos quitármelo de encima para siempre, como diría Robbie Rotten (¿se nota que tengo una hija de 3 años que vé Discovery Kids?).

    ¿Hice bien o mal? Yo siento que bien, pero otra persona podría haber actuado distinto.
    .-= Miguel´s last blog ..Bienvenido a Entornos Virtuales =-.

  2. junio 8, 2010 at 9:00 AM

    Toing! pues si, dificil pero cierto, además de todo lo que dices está el aprender a decir ‘no’ ¿cuántas veces no decimos ‘no’ porque nos da vergüenza?
    .-= SandyGallia´s last blog ..5 de Junio =-.

  3. admin
    junio 8, 2010 at 10:31 PM

    Uff!! Aprender a decir NO es todo un arte. Como tal requiere de tiempo y práctica, pero sobre todo de querer aprender a decirlo y ahí ya dimos el primer paso. Abrazo!

  4. admin
    junio 8, 2010 at 10:35 PM

    Hola Miguel! Jajaja, bienvenido al club de las series infantiles. Creo que se podrían hacer muchos posts utilizando a Dora la Exploradora, comenzando con la fórmula para espantar al zorro cuando alguien viene a pedirnos prestado : )) Saludos!

  5. junio 22, 2010 at 7:43 AM

    […] No se trata de desmostrar amor o amistad prestando dinero , sino de aceptar la responsabilidad por el uso de ese dinero . Go here to read the rest: Si dinero prestarás, la responsabilidad aceptarás […]

Comments are closed.