Cuando las prioridades se desacomodan

las prioridades se muevenLa felicidad consiste en perseguir la zanahoria ideal ¿ideal para quién? ¡Para cada uno de nosotros! No por lo que dicta la necesidad ni los deseos ajenos, sino la que surge de nuestro deseo interno de autorrealización. Perseguir lo que nos apasiona nos hace crecer y encontrar en el camino hacia esa meta las satisfacciones intermedias que nos motivan y dan energía para seguir corriendo.

Tener una meta clara, saber hacia dónde vamos es el ingrediente número uno, de lo contrario podríamos recorrer cualquier camino y nunca llegar al destino correcto. Elegir esa meta está en función de lo que es importante, nuestras prioridades. Pero ¿qué pasa cuando llevas tiempo corriendo hacia una dirección y de pronto el destino deja de ser atractivo?

¿Qué sucede si de pronto no me apasiona lo que hago? No hay nada que lamentar. De hecho es lo más normal del mundo. Con el tiempo las circunstancias cambian y nosotros también cambiamos ¡el mundo sería aburridísimo si todo fuese constante! La energía se crea a través del cambio y el movimiento. Es algo contra lo cual no podemos oponer resistencia alguna.

Diría Mihaly Csikszentmihaly (sí, es impronunciable pero eso no le quita lo brillante) que para fluir y alcanzar el estado de felicidad absoluta es necesario encontrar el punto máximo entre reto y capacidad. Lo anterior supone encontrar el trabajo o actividad que represente el mayor desafío para lo que somos capaces de hacer.

Gran parte del éxito para mantener e incluso aumentar nuestro nivel de ingresos (recuerda que ahorrar es muy bueno, pero no suficiente ya que siempre llegaremos a un límite) reside en dedicarnos a una actividad que encontremos apasionante, que suponga un reto y a la vez ocupe las capacidades que hemos desarrollado. Como pasa con cualquier desafío, llegará el día en que lo habremos dominado, quizá sea entonces tiempo de buscar ir más allá, alejándose de la monotonía y también de la mediocridad.

Ojo, nada de soltarse de la liana si no hay ninguna otra enfrente. Llegar a la oficina y renunciar sorpresivamente podrá ser liberador pero no muy inteligente. Prepararnos desarrollando nuevas competencias y mantener encendido el modo de alerta para poder detectar un nuevo reto cuando aparezca puede convertirse en la gasolina para mantener la motivación en la actividad actual, mientras llega el trabajo soñado.

La maravilla de las prioridades que se desacomodan no está en el movimiento en sí, sino en nuestra capacidad de conocernos y saber qué es lo importante en cada momento de nuestra vida, a qué le damos peso y en donde está el reto que produce mayor satisfacción. ¡Adelante!

Karla Bayly

Pd. Si quieres conocer más sobre el concepto de “Fluir” de Csikszentmihaly tienes que ver este video, y por supuesto leer su libro. ¡Disfrútalo!

2 comments for “Cuando las prioridades se desacomodan

  1. Carlos Yeverino
    septiembre 15, 2010 at 2:34 PM

    Lo que se haga con pasión es lo que nos dará el éxito, cualquiera que sea la actividad, así funciona el espíritu humano. Conservar la alegría en aquello que llevamos a cabo así tengamos 50 años haciéndolo pero siempre procurar el interés del principio.

    Felicidades y saludos!

Comments are closed.