Hasta que las deudas nos separen

deudas de mi esposo o pareja“Prometo serte fiel en la salud y la enfermedad, en lo próspero y en lo adverso y amarte y respetarte todos los días de mi vida”

Amarse y respetarse es relativamente fácil en tiempos de salud y abundancia, incluso ante una enfermedad. Pero cuando la adversidad llega en forma de cheques rebotados y llamadas de despachos de cobranza, se requiere de un esfuerzo adicional para mantener a flote la relación de pareja.

La diferencia de hábitos financieros en la pareja ocasiona que mientras uno de los dos trabaje en pos de la salud financiera de la familia, el otro demuestre nulo conocimiento del manejo del crédito y/o mantenga hábitos de consumo excesivo llevándole a niveles insospechados de endeudamiento.

¿Qué hacer ante las deudas de tu pareja?

1. Busca el origen del problema. Ante temas como infidelidad o adicciones conviene estar plenamente convencido del deseo de mantener la relación antes de embarcarse en la tarea colosal de resolver no solo el problema monetario sino lo que lo causó. También existen causas como falta de confianza para platicar sobre dinero, total ignorancia del concepto de intereses y pagos mínimos, inseguridad en los roles de la relación, etc.

2. Acepta que enojarse esta bien. Somos humanos y tenemos derecho a enojarnos, sentir frustración, tristeza y ganar de cortar en cachitos a nuestra pareja (pero ojo, por favor que solo se quede en ganas y nada de llevarlo a la acción). Enojarse no significa amar menos sino dejar que fluyan nuestros sentimientos. Lo importante es no estacionarse en esta etapa sino pasar a la acción. Da clic aquí para saber como ir de la preocupación a la acción.

3. Asume tu parte de responsabilidad. El amor no es ciego. Amar a alguien significa reconocer todos sus defectos y aún así desear compartir tu vida con esa persona. Abrir los ojos y descubrir que el problema no nació de un día a otro sino que fue parte de un proceso aceptando que una acción oportuna de tu parte habría podido cambiar el cauce del problema. Este es el momento de decidir quedarse en el barco o correr hacia las lanchas salvavidas. Tu decides.

4. Hablar, hablar, hablar y crear un plan de acción. Quienes intentan salvar una nave del naufragio DEBEN trabajar en equipo, sin secretos, sin rencores ni castigos. Juntos deben crear una estrategia para salir de deudas. Da clic aquí para leer como salir de deudas o aquí para hablar de dinero en pareja.

5. Jamás subsidies deudas ajenas ni releves responsabilidades. El trabajo en equipo no significa que uno hace el trabajo del otro. No tomes un préstamo a tu nombre para cubrir sus deudas a menos que sea sumamente favorable en plazo y tasa de interés. Disponer de tu tarjeta de crédito para pagar la de alguien más solamente cambia el nombre del deudor. Dejarle “tocar fondo” y asumir las consecuencias será de mayor provecho. El mensaje es claro: “Te amo y te apoyo incondicionalmente pero eres tú quien debe solucionarlo”

Las deudas no se irán de un día para otro. Serán necesarios esfuerzo y sacrificios. Pero recuerda que, al igual que los barcos que enfrentan y sobreviven tormentas, las relaciones sólidas  y duraderas son las que enfrentan y resuelven las adversidades.

Karla Bayly

Resuelve tu Deuda es una reparadora de crédito que promete ayudarte a negociar el pago de la deuda cobrando un porcentaje sobre la reducción obtenida. Puedes visitar su página dando clic aquí.

4 comments for “Hasta que las deudas nos separen

  1. septiembre 1, 2010 at 11:28 AM

    Hola Karla,

    Fíjate que yo estoy en mi primer año de casado y pues hasta el momento todo es pura dulzura, pero si hemos tenido enfrentamientos importantes por el tema del dinero, creo que lo importante es llegar a acuerdos en los que cada quien se encarga de ciertas cosas y las deudas de uno no tiene que ver con el otro hasta en tanto no afecte ya toda la situación en el hogar.

    Me ha parecido un tema interesante, para nosotros el hablar honestamente fue lo que nos permitió encontrar un equilibrio y reconocer que ya no estamos a expensas de nuestros papás y los viajecitos de lujo pueden esperar hasta encontrar la estabilidad pues el matrimonio es un cambio en tu vida.

    Hoy te puedo decir que estamos bien, vamos más organizados y cada quien sus responsabilidades pero con una plática bien enfocada en buscar el mejoramiento mutuo sin gastos superfluos.

    Un Gran Saludo

    Excelente entrada.

    Omar Carreño

  2. septiembre 1, 2010 at 1:08 PM

    ¡WOW fijate que acá con nosotros mi rol es el de ‘policía del dinero’ y si de repente es cansado y dan ganas de tirar la toalla, pero no pierdo la esperanza de que el ‘macho alfa’ algún día aprenda a gastar y a ahorrar, es cuestión de hablar, hablar y hablar… y luego después de hablar, negociar un poco. Nos hemos estado manteniendo, el siguiente paso es destinar una de nuestras cuentas de banco al ahorro!

  3. admin
    septiembre 1, 2010 at 6:38 PM

    Sandy, Omar,

    Estoy convencida de que hablar con tu pareja de dinero es tan necesario como lavarse los dientes. Cuando dejas de hacerlo, las cosas se ponen feas 🙂

    Un abrazo y mucho éxito a ambos que son recién llegados a esto de la vida en pareja. Que festejen muchos, muchos aniversarios.

    Abrazo!

Comments are closed.