Por amor al arte

hacer cosas por amor al arteAhorrar, escribir, hacer ejercicio… son todas actividades que requieren algo en común: constancia. No importa lo mucho que nos guste o motivados que nos encontremos, siempre es fácil perder el paso y para recuperarlo no hay nada como contar con una red de contención: familia o amigos que nos recuerden la importancia de lo que estamos haciendo.

Hace un mes que perdí el paso de actualizar este espacio (por motivos muy alegres por cierto, pero el caso es que dejé de escribir). Afortunadamente he recibido el empujón de Ana, excelente colega a quien este blog me ayudó a conocer en persona, que no solo comparte la pasión por las finanzas personales sino también por escribir y poner su granito de arena por mejorar este mundo.

Ana, por amor al arte, me regaló este post para compartir con ustedes ¡gracias amiga!

La mayor parte de nuestro tiempo la dedicamos a realizar un trabajo remunerado por en el cual ofrecemos nuestros servicios profesionales a cambio de dinero.  Pero ¿qué pasa cuando hacemos actividades de forma voluntaria por ayudar a alguien o  cuando hacemos una actividad simplemente porque la disfrutamos mucho aunque no recibamos un sueldo por ello? Ese tipo de actividades son aquellas que hacemos “por amor al arte”.

Con las nuevas tecnologías que tenemos a nuestro alcance hay muchas formas de compartir nuestros conocimientos  e involucrarnos en proyectos  de nuestro interés a través de la colaboración en blogs, wikis, redes sociales, entre otros.

He relazado un sinfín de actividades de trabajo comunitario en diferentes lugares como hospitales, parroquias, ONGs y escuelas.  Y la experiencia siempre es la misma: “Cuando das te enriqueces”.

En mi experiencia personal las actividades “por amor al arte” me dan una gran satisfacción personal, llenan mi espíritu, ayudan a salir de la rutina, generan experiencias y nuevos conocimientos;  pero algo muy interesante es  que muchas veces a través de ellas he conocido personas muy valiosas con ideales e intereses parecidos a los míos que acaban siendo nuevas amistades o buenos contactos para emprender nuevos proyectos.

¿Y qué tiene que ver todo esto con las finanzas personales sanas?

  • Que para recibir hay que dar…   y para aprender  hay que enseñar.
  • Que  este tipo de actividades NO  deben ser un motivo para fallar en tus principales obligaciones con tu familia y con tu trabajo.
  • Que para mantener el equilibrio debes administrar bien  tu tiempo y tu dinero para llevarlas a cabo.
  • Que son una inversión a mediano o largo plazo porque a través de ellas puedes darte a conocer y establecer nuevos contactos  para futuros negocios.
  • Que  generan riqueza porque  desarrollas habilidades  nuevas y cualidades que estaban ahí latentes esperando a que las descubrieras.

¿Te animas a hacer algo “por amor al arte”?

4 comments for “Por amor al arte

  1. noviembre 25, 2010 at 10:45 AM

    Hola, podrías compartir que causas son las que sigues y como ponerme en contacto con ellas? Lo he intentado, pero aun no encuentro una que valga la pena, gracias.

  2. Mary Carmen
    noviembre 25, 2010 at 10:25 PM

    Querida Ana:
    Como diría Roky, siempre es mejor dar que recibir. y en otro sentido más elevado
    “el que no vive para servir, no sirve para vivir” y las satisfacciones que se reciben cuando trabajas “por amor al arte” no tienen precio monetario porque te enriquecen el alma, sostener la mano a álguien que acaba de recibir la noticia de la pérdida de un ser querido, leer un cuento a un niño hospitalizado, regalar una sonrisa comprensiva al que se ha equivocado, cuidar el bebé a la pareja que necesita ir al cine para reconciliarse, ofrecer un aventón al que de le descompuso el auto, etc, etc, cuando descubrimos que somos útiles, podemos plantearnos un proyecto más ambicioso y organizado. Gracias Ana por compartir el deseo de invertir en una cuenta humana con grandes ganancias.

Comments are closed.