El Ipod de mi compadre

Este fin de semana el hombre guapo y yo comisionamos a los compadres para hacerse cargo de los críos mientras salíamos en un date romántico. Nada de finanzas ni de crianza infantil, solo el gusto de cenar sin interrupciones y poder despertar al día siguiente sin demandas de leche con chocolate.

La mejor manera de iniciar la velada fue con un precopeo con los compadres a pesar de que el Ipod del anfitrión tiene fama de estar atrapado en los 70’s. Al llegar nos encontramos con la noticia de que el compadre estaba estrenando Ipod Touch y su colección musical sería migrada a un nuevo dispositivo (en su defensa, debo aclarar que el gadget fue un regalo de su empresa)

Para quienes no podemos entender cómo un Ipod puede ser mejor opción que un CD con recopilación de los 70’s (que es todo lo que terminamos escuchando en sus reuniones), el nuevo Ipod Touch resultó deslumbrante, una pantalla táctil que permitía una conexión a internet que ya tenemos a través de los celulares, la opción de jugar ajedrez en línea (aunque se odie el ajedrez) y una cámara para tomar fotos que jamás llegarán a impresión, el Ipod Touch era…simplemente maravilloso, hasta que el flamante dueño intento conectarla a las bocinas de su “viejo” Ipod y simplemente ¡no entró!

“¡Voltéalo!” “¡Apriétale más!” “¿Seguro lo estás poniendo bien?” Se dejaron oír mientras el pobre compadre pasaba del orgullo a la decepción. Su nuevo gadget estaba lejos de poder ser “presumible” a menos que corriera comprar todo el kit de accesorios que su ya “viejo” reproductor de MP3 había requerido.

Para no hacer el cuento largo, digamos que nos fuimos a cenar sorprendidos de la habilidad de Steve Jobs y Apple para jugar el juego de la obsolescencia programada ¿realmente la calidad de sonido del nuevo Ipod se mejora cambiando la entrada para las bocinas?

No me defino como minimalista pero tampoco estoy dispuesta a seguir el juego de comprar por tener o tener para ser. Simplemente me declaro consciente de definir primero nuestras verdaderas necesidades y después comparar opciones hasta encontrar aquella que verdaderamente satisface la necesidad. Lo demás… lo demás son Ipod Touch y todo lo que le sigue.

¿El consejo? Define primero cuál es tu necesidad y compra en base a ella, no en lo que los demás te digan que necesitas o está “in”. Cuando aprendemos a definir nuestras verdaderas necesidades y sus satisfactores acercamos la salud financiera a nuestro bolsillo.

Para leer más sobre minimalismo y verdaderos satisfactores puedes leer a Omar en Análisis Realista y a Morelos Barros en Choco Buda.

Karla Bayly

13 comments for “El Ipod de mi compadre

  1. enero 19, 2011 at 9:54 PM

    Zaz! buenísimo, hace poco vimos un documental sobre obsolescencia programada, buenísimo, te busco la info (porque lo encontró morex) y te aviso (nota cursi/nostálgica: el centro comercial del documental es a donde iba yo cuando vivía en Barcelona… sooooooospiro)
    Comprar algo porque está in, es absurdo; pero cuando programan tus objetos para que fallen en cierto tiempo, es otra cosa que me produce sentimientos encontrados.

  2. enero 19, 2011 at 10:49 PM

    Me quedo con esta frase!!!

    “Define primero cuál es tu necesidad y compra en base a ella, no en lo que los demás te digan que necesitas o está “in”. Cuando aprendemos a definir nuestras verdaderas necesidades y sus satisfactores acercamos la salud financiera a nuestro bolsillo.”

    Excelentes posts como siempre, saludos!

  3. enero 20, 2011 at 8:52 AM

    Karla,

    Llevo rato ( como 6 meses) queriendo una iPAD y justo lo que evaluo es todo lo adicional que hay que ponerle, incluyendo las famosas “aplicaciones” extras. Cuando evaluas con anterioridad sucede que te enamoras y decepciones de cosas antes de hacer el gasto y es como yo digo “Ya sabes a lo que vas ” y tus expectativas no son sorprendidas (para bien o para mal).

    Por cierto el video de la “obsolescencia programada” lo recibí por twitter por un RT de @lorenzodiaz y lo pusé en mi sitio personal:

    http://www.eloylopezjaimes.com/

    Aquí pueden verlo.

    Saludos,

    Eloy López

  4. enero 20, 2011 at 10:01 AM

    Estoy muy de acuerdo respecto a buscar solamente lo que necesitemos, pero considero que exageras por el uso del iPod. Para replicar, un Ipod puede guardar 20 veces más canciones que un CD, y no tienes que estar cargando 20 de estos ya que tiene tu ipod. La Navegación por internet es muchísimom más fluida que cualquier celular actual en el mercado (a excepción, claro, del iPhone) y la cámara está bien, ya que es un todo en uno, casi nadie saca imrpesiones de las fotos que saca en una digital, para eso esta el iPod, para que se la muestres en directo y en menos espacio.

    Además se lo regalaron, no se cual iPod tenga tu compadre pero dentro de mi iPod Classic y el nano es el mismo que el Touch. A lo mejor tenia el de conexion Mini, o el de hace muchos años y la tecnologia cambia y ni modos asi es ella, no sólo porque Steve Jobs se le antoje.

    ¡Saludos!

  5. enero 20, 2011 at 10:13 AM

    Mi estimada Karla,

    Así como planteas este tema, nos enfrentamos a uno de tantos casos en el que la modernidad y el consumismo exigen actualizaciones diarias.

    El caso Apple es el ejemplo más palpable de esta corriente, si no actualizas todos los “juguetes” hay dos situaciones a seguir: Con el paso del tiempo ya no los puedes usar por que el software ha cambiado, limitando la operación y la segunda su tiempo de vida es limitado.

    El punto aquí radica en pensar, ¿Qué es lo que debemos ponderar? La utilidad o el beneficio, yo me voy por la utilidad, si sé que algo lo utilizo mucho en este caso vale la pena, si no lo ocupo, desisto de mi intento.

    Mil Gracias por la mención.

    Saludos,

    Omar Carreño

  6. enero 20, 2011 at 12:37 PM

    Hola Karla

    Cabe mencionar que conforme la web va creciendo y las aplicaciones son mas novedosas, la capacidad de los dispositivos de responder efectivamente a los requerimientos de estos, se va deteriorando con el paso de los … no años, ¡meses!

    Apple actualiza su sistema operativo en los dispositivos con iOS cada 6 meses (creo no estoy seguro) y aun así fuera cada año, es muy poco tiempo, conforme cada actualización los recursos de los dispositivos se van haciendo menos efectivo en cuestión de software.

    Pero algo que es muy cierto, Apple lo va seguir haciendo mientras la gente siga consumiendo sus productos de una manera tan… desinteresada podría ser.

    Saldos!

  7. Rogelio
    enero 20, 2011 at 1:06 PM

    Si no nada mas apple crea “maquiavelicamente” innovaciones en sus productos, tambien bill gates y los demas fabricantes de tecnologia. Aqui el error fue no checar bien el regalo y adaptarlo a lo que ya tienes. Aparte fue un regalo, no un gasto, asi que no hay nada de malo. “Al caballo dado, no se le ve colmillo”. Si a tu compadre le gusta la musica, es cuestion de informarse mas sobre las capacidades de su ipod para sacarle el maximo provecho. Mis padres tenian dudas sobre el CD, pero despues de saber como funciona, ya ni se acuerdan de los discos de vinilo, mucho menos de los cassettes… Lo que si es valido, es como dices, saber que requiero y en base a eso adquirir o no, el gadget deseado. Yo todavia sigo con mi cel de hace 2 años, un Nokia, que solo lo uso para llamar y mensajear, asi que no requiero uno nuevo o con mas “accesorios”.

  8. admin
    enero 20, 2011 at 4:04 PM

    Gracias a todos por comentar! Ya supe que hay un adaptador para las “viejas” bocinas así que pronto habrá un nuevo Ipod Touch reproduciendo los éxitos setenteros 🙂 De cualquier manera sigo con la pregunta ¿era necesario el cambio de entrada? ¿le añade valor a la nueva versión? 🙂

  9. rogelio
    enero 21, 2011 at 12:16 AM

    Para tu duda del cambio de entrada, habria que ver cual modelo exactamente es el viejo ipod y asi compararlo… De otra manera no se puede emitir un juicio, mas que a la ligera…

  10. enero 24, 2011 at 10:39 AM

    Karla, yo creo que lo difícil es tener esa disciplina de comprar porque realmente lo necesitamos en vez de hacerlo porque todos lo hacen. A mí me pasaba eso. Ipod nano nuevo que salía, tenía que tenerlo porque el modelo anterior “no es igual”. Hasta que entendí que la mejora no me aportaba nada nuevo. Una vez entendida la lección, se me ha hecho mucho más fácil tomar decisiones más concientes (antes cambiaba de computadora una vez al año, lo mismo de celular y cuanta cosa pudiera) y comprar por el valor y la necesidad del artículo en vez de porque está de moda.

  11. laura sontag
    septiembre 10, 2011 at 11:37 AM

    Muy cierto lo que dices, en lo personal yo puedo hacer más cosas con mi viejo nokia (incluyendo aplicaciones de internet)que algunas personas que terminan cargando un ipod touch, un iphone y un ipad y no aprovechan ninguno, en resumen: dinero tirado a la basura (cierto que son aparatos excelentes técnicamente pero sólo si se van a aprovechar al máximo). La otra razón por la que no compro cosas de apple es porque personas en China están muriendo debido a la gran demanda por estos aparatos pues son forzados a trabajar en condiciones casi de esclavitud en Foxconn, la maquiladora que fabrica estos aparatos, lo sé porque trabajo en la industria electrónica, solo busquen Foxconn en google y encontrarán información al respecto, pero si alguien quiere más datos, con gusto los puedo compartir, seamos críticos no sólo en nuestras finanzas, sino también al juzgar qué tan ético es comprar de compañías cuya riqueza está cimentada en el sufrimiento de otros, en México también tenemos maquilas, incluida Foxconn, no esperemos a que la gente comience a suicidarse aquí también.

Comments are closed.