To live and let die

Sufrir por las decisiones de otrosAyer leí un par de tweets interesantes que decían algo como “amigos que no tienen dinero pero usan Iphone” o “personas que viven en chozas pero tienen antenas de Sky”… Me provoca una sonrisa pensar en la mucha energía que utilizamos para juzgar las decisiones financieras y las apariencias de otros cuando casi nunca sabemos lo que pasa dentro de sus cabezas.

Ya he dicho por aquí que la relación con el dinero y la forma en como lo usamos es meramente personal y se da en relación directa con las prioridades de cada uno de nosotros. Digo ¿qué tal que la persona de la choza valora enormemente aprender Inglés, la forma más económica de aprenderlo es viendo TV en ese idioma y por eso necesita la antena? ¿Alguien podría estar 100% seguro de lo contrario?

Y aquí les va una anécdota personal: Frecuentemente bromeo con mis amigos sobre el hecho de que mi esposo y yo somos los únicos en autos región 4 en la fila para recoger a mis hijos de la escuela y también entre los vecinos de mi calle. Seguramente más de una persona piensa en que ¿cómo se nos ocurre pagar esos colegios y esa casa si no tenemos para comprar un auto decente? ¡Qué barbaridad!

Pues ahí les va: Yo casi, casi pensaba lo mismo. Así que cuando salió la convocatoria de becas de la escuela de mi hijo, rápidamente metí una solicitud. Estaba segura de que entre tanta familia adinerada, la pobrecita de mí ¡seguro conseguía la beca! Vaya sorpresa cuando viene una amabilísimo señor a hacer un estudio socioeconómico y me dice con toda calma que, entre todas las familias que ha evaluado (cerca de 200), ve difícil nuestras posibilidades pues no tenemos deudas en tarjetas de crédito y además (¿cómo se nos ocurre?) tenemos un fondo de inversión para el retiro. A punto de lloriquear le digo que vea mi coche (pobrecito auto, seguro le di un bajón a su autoestima automotriz) y el señor me contesta: “Señora, usted ES dueña de su coche”… Estar en números negros nunca había sido tanta desgracia.

Lo admito, pasé de la sorpresa al enojo… pero me duró 30 segundos porque en ese momento recordé que mi esposo y yo sí podemos pagar esas escuelas. Tal vez no tengamos vacaciones extravagantes o manejemos una SUV importada pero, para nosotros, es más importante la educación de los niños y además pasamos mucho más horas dentro de una casa bonita que en el auto región 4 cuyo único defecto es no pagar tenencia ni un seguro enorme porque funcionan a la perfección. ¿Lo que piensen los demás? Nos importa un pepino porque tenemos las prioridades bien puestas. ¿Lo que hacen los demás con su dinero? Eso es cosa de ellos.

Sufrir por las decisiones de otros es una inversión con rendimientos negativos. Ocupémonos en mejorar nuestras propias decisiones con respecto al dinero y vivamos de acuerdo a nuestras prioridades que, ante todo, es la clave para tomar el control de nuestro dinero.

Karla Bayly

Pd. Y si se mueren de ganas por preguntar, estoy a nada de hacer el upgrade de versión automotriz… sin endeudarme hasta el cuello. Ya saben, gente loca que odia pagar intereses 🙂

5 comments for “To live and let die

  1. Jaime V
    junio 9, 2011 at 1:56 PM

    puntos muy atinados: priorizar, educación, estar preparados, números negros, para disfrutar como vivimos.

    Es muy constructivo tu post, porque efectivamente he de confesar que a veces he llegado a alarmarme porque algún compañero traiga su iphone con tv incluida y demás, y tenga sus deudas hasta el cuello.

    A veces entre tanto querer concientizar del manejo de finanzas personales sanas, me llega el espíritu grinch.

    Me identifico con lo que comentas. Saludos!

  2. DVP
    junio 13, 2011 at 6:25 PM

    Como estan las cosas de la inseguridad… yo te recomendaria mantener tu carro region 4, si no es que cambiarte a region 5…..

    ahorita es el peor momento para traer un carro de lujo….

  3. Fredo
    junio 15, 2011 at 1:21 PM

    Eso fue antes de estrenar coche; hoy, si no es el más lujoso, al menos es el más nuevo. Ahora, por qué la gente como tú que gana un dineral se les ocurre aplicar para una beca escolar; no hay congruencia; o lo que es lo mismo: entre más dinero tienen más quieren. La riqueza es una sed insaciable. Un ejemplo: tengo un cuñado dueño de 4 casas; le digo, vamos a compartir el costo de la membresía de costco ($200 y $200). Fuimos por las membresías, pago los $400, se hace el occiso y no me da los $200 convenidos; nos despedimos y ya no le dije nada; pero me queda una impresión de avaricia y tacañez de su parte, cuando ya lo habíamos hablado.

  4. Antonio
    julio 11, 2011 at 1:00 PM

    este articulo está buenisímo!! Cada quien tiene sus prioridades…hay gente que tiene super carro, se la pasa en restaurante sy tarjetas al tope…aquí he aprendido mucho…gracias

  5. Lara
    agosto 6, 2011 at 3:50 PM

    Muy buen comentario, me ejemplar para los hijos poder enseñarles que no deben depender de las deudas para obtener lo que quieren, sino del talento y del esfuerzo, unque claro en ecasiones es bueno darse un gustito.

Comments are closed.