La medicina de tus finanzas: Ubicatex

Estimado lector, una advertencia antes de comenzar: Si andas deprimido, preocupado o de plano muy sensible, este post puede herir tus sentimientos. Recomiendo cerrar esta ventana y volver cuando mejore tu estado de ánimo.
Finanzas al borde del desastre
Fuente: Noticierodigital.com

Y es que no hay forma de escribir lo que deseo y ser, al mismo tiempo, políticamente correcta, porque una y otra vez recibo el mismo comentario enfadoso de personas con la soga al cuello, quejándose de lo injusta que es la vida y ciclados en el insulto de los $6,000 pesos con los que nadie puede vivir decentemente. ¿Ahorrar? ¡Pero si con estos sueldos de hambre apenas puedo subsistir!

Hoy no quiero ser amable y voy a ser totalmente honesta: ¿Sabes qué? ¡Es tu culpa! Si, leyeron bien (sobre advertencia no hay engaño), porque por muy feas personas que sean los dueños de Coppel, Elektra y Famsa, nadie nos pone una pistola en la espalda para comprar la mega pantalla plana en abonos chiquiti-grandotes ni existe una ley universal que nos obligue a comprar un celular cuyo costo equivale al 150% del sueldo de un mes, mucho menos, a hacer recargas donde se acepta pagar el minuto más caro de telefonía de todo el mundo y es que ¿desde cuando se volvió i-n-d-i-s-p-e-n-s-a-b-l-e traer celular? Porque (vuelvo a herir sentimientos) dudo mucho que un trabajo que paga ese salario requiera que la persona sea permanentemente localizable.

La medicina, para unas finanzas al borde del desastre se llama “Ubicatex” Porque la diferencia entre soñar con grandes cosas y hacerse el harakiri financiero es no ubicarse en la realidad y buscar los recursos para cambiarla si ésta no alcanza para cumplir nuestros sueños. ¿De qué sirve tener cosas si se sufre para pagarlas? ¿Ganas más de $6,000 pero también sufres para llegar a fin de mes? Entonces es necesaria una doble ración de “Ubicatex” cuyo tratamiento se describe a continuación:

  1. Deje de culpar a los otros por la malas decisiones que usted ha tomado. Nadie le obliga a aceptar un trabajo mal pagado, ni a comprar fuera de sus capacidades. Anticipo aquí un: ¡es que no hay trabajos bien pagados! Lamento informar que sí los hay y los obtienen las personas que se esfuerzan por obtenerlos.
  2. Tome una decisión coyuntural (o sea, de una o de otra) ¿Está dispuesto a trabajar más y mejor para generar mayores ingresos y mejorar su nivel de vida? O ¿Prefiere disponer de su tiempo para –lo que sea- y entonces le baja dos (o más) rayitas a su patrón de consumo que, ojo, no es lo mismo que nivel de vida)?
  3. Acepte vivir de acuerdo a esa realidad y tome el control de su situación financiera. Para tomar el control hay que educarse en lugar de quejarse, lea, pregunte y haga a un lado creencias absurdas como
    • Hay que darle TODO a los hijos
    • Si alguien más lo tiene, entonces yo puedo tenerlo
    • Esta es la única forma de “hacerse” de las cosas
    • Así es la vida
    • Etc.

Vivir en el círculo de quejas no lleva a tomar ninguna acción. Solamente cuando aceptamos ser 100% responsables de lo que nos pasa es posible generar la energía para cambiar las cosas. Vivir en la queja eterna es aceptar ser como una vaca que vive rumiando un bocado pero nunca se lo pasa. Tragarse la responsabilidad deja la boca libre para ir a buscar mejores cosas que llevarse al estómago.

¿Vas a quejarte o a cambiar?

 Karla Bayly

16 comments for “La medicina de tus finanzas: Ubicatex

  1. agosto 25, 2011 at 8:50 AM

    Excelente entrada Karla. Al punto. Es a veces lo que se necesita para actuar. Bueno, eso SIEMPRE deberia funcionar.
    Saludos!

  2. agosto 25, 2011 at 10:37 AM

    Excelente post felicidades, la verdad desde quien vende chicles hasta el mas alto ejecutivo puede ahorrar y aumentar su flujo de efectivo.

  3. agosto 25, 2011 at 12:31 PM

    Woowww!!! duro y a la cabeza. Pero totalmente cierto. A veces es necesario contar más de 10 y reflexionar una y muchas veces antes de embarcarse en deudas innecesarias.

  4. Karla Bayly
    agosto 25, 2011 at 2:40 PM

    Mucha gracias a todos por apoyar el tono. A veces es difícil conjuntar verdad y condescendencia. Saludos!

  5. Ana
    agosto 25, 2011 at 10:29 PM

    ZAZ! Hay cosas que de plano hay que decirlas como van. ¡Excelente post!

  6. agosto 26, 2011 at 1:22 PM

    ¿Y cuando tienes 36 años y en las solicitudes de empleo dice: ‘solicito XXX de 20 a 35 años que sepa las perlas de la virgen?’

    Digo, yo no estoy en esa situación, no tengo los 36 aun, estoy tratando de hacer mi propio negocio para que no me pase eso, pero… ¿qué te queda?

    Tienes razón en lo que dices, somos responsables de nuestro estado financiero (bueno o malo oye, que nos hacen responsables nada más de lo malo), pero también hay situaciones que no son controlables por uno.

  7. TereDS
    agosto 26, 2011 at 2:06 PM

    Muy buen post.
    Saludos Cordiales

  8. Beatriz F.
    agosto 26, 2011 at 4:19 PM

    Leyendo este post, me he animado a escribir un comentario, y he de confesar
    que me he vuelto faaan de las finanzas personales, y comence a ver
    de forma DIFERENTE las cuestiones de dinero.

    Y realmente creo que es cierto, en GRAN MEDIDA ES CULPA DE NOSOTROS MISMOS,
    y he de agregar que MUCHAS GRACIAS por escribir de esta forma DIRECTA y REALISTA
    aunque alguna gente sensible se sienta mal, pero no solo que se quede en
    sentirse mal sino que hay que tomar nuestra UBICATEX (dosis: la que nuestro bolsillo señale)

  9. agosto 29, 2011 at 7:31 PM

    Muy bueno, hacia tiempo que no leía algo tan claro y tan directo. Lo bueno que nadie puede decir que no entendió lo que querías decir. Fue claro y directo al punto.

  10. ANTONIO
    septiembre 22, 2011 at 2:50 PM

    ESTE ES UN MUY BUEN POST PARA LOS MEXICANOS QUE MUCHAS VECES NO ENTENDEMOS MAS QUE CON PALABRAS FUERTES!

  11. nenisays
    septiembre 27, 2011 at 10:27 AM

    WOW! pues antes que nada felicidades que buen artículo y que buen sitio que estos consejos me han encantado y se agradece la claridad y severidad de las palabras porque es totalmente cierto y necesario el Ubicatex en algun momento de nuestras vidas(sino es que en varios momentos) necesitamos ese jalón de orejas que nos regrese a la realidad y nos encienda el foco de la cabeza. Excelente artículo.

  12. Cem
    noviembre 11, 2011 at 8:21 AM

    Te sigo desde hace un tiempo, nunca he escrito ningun comentario, pero ante la claridad y el buen tino de tus palabras, no puedo mas que decirte que buen post, Gracias¡¡¡¡¡¡ En muchas ocasiones necesitamos baños de realidad y necesitamos ser congruentes con nuestras capacidades economicas y hasta donde podemos lograr lo que queremos. Excelente, felicitaciones.

  13. Pingback: Meta lograda
  14. Rosalía
    marzo 30, 2012 at 7:10 PM

    ¡¡¡BUENÍSIMO!!! Así en mayúsculas!

  15. Endeudada
    junio 21, 2012 at 2:36 PM

    Cierto! Yo durante un tiempo culpaba a todos de mis deudas, le presté la tarjeta al y quedó debiéndome una cantidad que era mi salario de 7 meses(no me apuntó con una pistola y con un simple comentario accedí, a mi familia ue ya llegó al tope o su tarjeta no se la aceptan y luego se pasan de la fecha y ni los intereses te pagan o te dan cualquier cosa o se me olvida cobrar porque ni veo el Edo de cuenta. Sólo puedo pagar el mínimo y a veces me quedo con 300 para la quincena, pero yo me lo busqué, ahora debo salir de deuda, ir cancelando deudas, tomando acciones y sobre todo asumir que la solución única y exclusivamente es mía, esta semana a media quincena empecé a anotar todos mis gastos e ingresos como aconsejan y se que aunque tarde saldré de ésta. Se que si quiero terminar antes puedo conseguir otro trabajo extra y si no es porque no me esforcé, tengo más de 35 y que me disculpen pero conozco a alguien PREPARADO de 75 años que le ofrecieron un mega sueldo hace poco. Cuando uno se esfuerza, se prepara y tiene la ACTITUD correcta, los trabajos no faltan, si no estan te los creas tu. O no conocen historias como la del pollo Kentuky?. Sólo que a veces no queremos pagar el costo, queremos todo en charolita de plata y es más cómodo quejarse que no alcanza como en mi caso. Estos días mi actitud cambió gracias a ti y a otros como tu que me motivaron. Hay que dejar de ser víctimas y empezar a actuar.

Comments are closed.