Aléjate de los créditos cochambres (o desesperados)

Desesperado por dinero creditoTodos sabemos del caso de la chica con muchas ganas de casarse (o mucho miedo de quedarse a “vestir santos”) que en un arranque de desesperación se casó con el primer fulano que osó cruzarse en su camino. ¿Qué si era borracho, mujeriego o jugador? “No importa, yo lo voy a cambiar porque lo importante es tener un hogar” Declaraba la pobre ilusa. Ay dolor….

La pregunta es: Si todos pensamos que casarse por desesperación con el primero que se lo propuso fue la condena a la desgracia de esta pobre mujer y es un error que NADIE debe cometer ¿Por qué razón nos portamos igualito cuando necesitamos dinero prestado?

¿Has esperado hasta tener la urgencia por dinero para ver quien te lo presta? Entonces ya sabes que, como dice el refrán: “No hay dinero más caro que aquel que más se necesita”. Probablemente terminaste con un créditos nefasto tipo Coppel o Elektra (lo de nefastos viene de lo caros y engañosos), con hipotecas leoninas, con tarjetas de mucho CAT y beneficios que no necesitaba o con un créditos de nómina llenos de costos ocultos que en lugar de tapar un hoyo lo único que hicieron fue cavar tu propia tumba.  Y eso en el caso de que hayas podido evitar al usurero de tu colonia y a la casa de empeño sin regulación alguna. Quizá aún hoy sigues pagando pensando en que en ese momento eran tu única opción.

Pero no siempre esos créditos malos son la única opción si decides prepararte para un próximo crédito. Al igual que a la muchacha desesperada, hay acciones que podemos tomar para no terminar siendo parte del club de la desesperación, por pareja ni por dinero:

  1. Conócete y conoce a tu cartera: Si no sabes que te gusta, que es lo que tienes y que es lo que estás dispuesto a dar, jamás sabrás quien te conviene. Analiza tu capacidad real de pago (sí, el dinero que te sobra mes a mes) Si nada te sobra, entonces nada podrás pagar. Es sorprendente ver a tantas personas que juran no poder ahorrar embarcarse en pagos millonarios (léase caros) por una pantalla de plasma que ya ni siquiera es la última tecnología y que fue lo que les vendieron durante el #BuenFin
  2. Ponte en forma y usa tus mejores ropas: En fachas nadie consigue lo que quiere. Así que consulta tu historial crediticio ¡es gratis! Ahí descubrirás si eres buen candidato para un crédito ¿no lo eres? Ponte guapo (léase paga y arregla cualquier anomalía) antes de que necesitar dinero con urgencia. Si te esperas a que te corra el casero para decidir contratar una hipoteca, tal vez descubras que tendrás que dormir en la calle varios meses hasta aclarar ese crédito que aparentemente debes y nunca solicitaste. Si tu esposo te pide que hagas tus maletas porque se enamoró de Gurrumina, más te vale tener una tarjeta de crédito a tu nombre para abrir la cuenta en un hotel decente porque seguramente canceló tu extensión de la del centurión antes de darte la buena noticia.
  3. El que busca encuentra: Busca, compara, infórmate. Sentado en tu casa no conocerás a tu pareja ideal, hay que ir a los lugares donde podrás encontrarlo. Consulta las páginas de las instituciones financieras y conoce las condiciones de sus créditos, busca a la Condusef (para tarjetas bancarias) y a Profeco (para créditos comerciales y casas de empeño) para saber sobre su comportamiento. Busca comparativos, sígueme en twitter y también al #clanfinanciero en  donde nos puedes consultar sobre opciones de crédito de acuerdo a tu perfil. No te conformes con la tarjeta que te ofrecen a la entrada del supermercado, busca la que es en verdad para ti.

Nadie tiene porque casarse con un “pior es nada” ni tampoco terminar debiéndole dinero a Créditos Cochambrosos, S.A. Recuerda que el crédito es una gran herramienta para anticipar ingresos futuros y construir patrimonio, pero una muy mala si lo que hacemos es buscarlo con desesperación.

Karla Bayly

3 comments for “Aléjate de los créditos cochambres (o desesperados)

  1. Jorge
    Marzo 1, 2012 at 2:39 AM

    “Así que consulta tu historial crediticio ¡es gratis!” – ¿Cómo puedo checar mi historial crediticio?

  2. Karla Bayly
    Marzo 1, 2012 at 4:03 AM

Comments are closed.