Planear para ahorrar

La batalla en busca de unas finanzas sanas se lucha en varios frentes de manera simultánea. Hay que buscar aumentar los ingresos, acostumbrarnos a vivir por debajo de nuestras posibilidades destinando el excedente al ahorro y aprender a invertir. Pero con frecuencia olvidamos la existencia de pequeñas acciones que pueden tener gran impacto en nuestro bolsillo. La planeación semanal de comidas y compras tiene, en el caso de mi familia, no solo un importante impacto en el gasto sino también en tiempo y salud.

Planear los menús de la semana y hacer una lista de compras de acuerdo a lo que comeremos no solo evita que nos volvamos locos a la hora de hacer el desayuno o terminar poniendo cualquier lunch en la mochila de los niños sino que nos ahorra hasta el 30% del gasto si no voy, mientras recorro en desorden los pasillos del supermercado tratando de decidir que comeremos la próxima semana. Parece increíble pero créanme que los tickets no mienten.

En principio puede parecer lento y aburrido, pero una vez diseñado el formato y dedicándole 10 minutos (mucho menos del tiempo que tardo en el supermercado dando vueltas indecisa con mi carrito) durante la mañana del domingo, puedo armar los menús de la semana y queda algo así:

Planeación de comidas semana

Probablemente  no todo mundo sea feliz con mis opciones culinarias, y quizá algún experto en nutrición pueda hacerme notar grandes áreas de oportunidad (siempre estoy dispuesta a aprender), pero hasta ahora es lo que funciona para mi familia y me funciona a mi en cuestión de tiempo y presupuesto. Generalmente busco planear en base a lo que va sobrando en el refrigerador (carnes, quesos o verdura) y si durante la semana veo alguna receta que se me antoja, lo anoto para incluirlo en el siguiente plan de menús.

Una vez que esta listo el menú, hago una lista de compras. Reviso cada platillo e incluyo lo que necesitaré para cocinar y si ya lo tengo no lo anoto. También reviso lo que hace falta en artículos de limpieza para anotarlo. Y la lista se ve más o menos así lo que funciona muy bien si pediré entrega a domicilio:

Compras de la semana

Aunque no es caro y ahorra mucho tiempo, el problema de pedir a domicilio es que, invariablemente, cambiarán una marca, traerán la cantidad equivocada o productos con fecha de caducidad muy cercana, así que la mayoría de las veces preferimos hacer la compra nosotros mismos.

Ahora bien, no sé ustedes, pero si yo llevo una lista desordenada, paso mucho tiempo dando vueltas por los pasillos regresando una y otra vez a la misma sección y siempre termino olvidando algo aunque esté en la lista. Así que tomo cinco minutos para ordenarla (una inversión de tiempo con rendimientos extraordinarios, créanme) y en base a la distribución del lugar donde compro (y no necesariamente en su categoría de grupos alimenticios) queda una lista así de bonita:

Lista de super ordenada por secciones

La disciplina y el orden son habilidades esenciales para las finanzas sanas y la planeación semanal de comidas y compras son una excelente forma de desarrollarlas y/o ponerlas en práctica.  Evitar comprar antojos por impulso no solo me ahorra dinero sino, en el largo plazo, también kilos de más. Claro que en mi refrigerador hay “gustitos” pero en menor proporción que antes. Estoy segura de que los ahorros de dinero y tiempo que logramos con esta actividad tendrán un impacto importante en nuestra calidad de vida.

Los temas financieros son mi pasión, pero ante todo soy responsable de cuidar y alimentar a una familia y qué mejor que hacerlo en base a un plan y no mediante confusión e improvisación ¿Están de acuerdo conmigo? ¿Tienen alguna idea que quieran compartir?

Karla Bayly

Pd. Una de mis fuentes de inspiración para cocinar rápido, sencillo y económico es Sonia de “Cocina al Natural” y mi experta consentida en nutrición es Ana de “Facil de Digerir”  Ambas sumamente recomendables!