¿El peor pretexto? La falta de dinero

Si tuviera dinero¿Y si el dinero no fuera problema?

Sería bueno poner un negocio… si tuviera dinero para arrancarlo

Siempre he querido viajar… lo haría si tuviera dinero

Sería fantástico estudiar en esa escuela… lástima que sea tan cara

Y también quiero, anhelo y sueño con X, Y y Z… pero todo es cuestión de dinero

Y me pregunto ¿no será más bien falta de ganas de hacer las cosas? Porque hay muchas personas que inician un negocio desde cero, que viajan casi-casi de gratis y que estudian gracias a becas y préstamos. Lo que sucede es que la falta de dinero es la gran excusa para no planear y mucho menos ponerse a trabajar en las cosas que uno supone que le gustaría tener.

Cuando me refiero al “uno supone que le gustaría tener” es exactamente porque trabajando y escuchando a muchas personas he encontrado que detrás de la excusa del dinero no existe siquiera un deseo real para hacer las cosas. Las personas solo dicen que “sería bueno poner un negocio” porque imaginan o les platicaron que es una gran experiencia, o que aseguran que “les habría encantado estudiar” porque es bonito decirlo pero lo cierto es que detrás de ese “supuesto” deseo hay miedo o pereza de comprometerse por varios años para perseguir un título. Después de todo ¿no se supone que “querer es poder”?

La única forma de encontrar y lograr eso que realmente deseas es quitándole la barrera del dinero. Si reconoces alguna de estas frases saliendo de tu boca, es momento de hacer la siguiente prueba:

  1. Piensa en ese sueño que no has podido realizar por falta de dinero: viaje, estudio, negocio, pareja (si, ésta también la he escuchado), etc.
  2. Imagina que, a partir de este momento, el dinero no es problema. Heredaste, te sacaste la lotería, encontraste un tesoro enterrado en tu jardín. Lo que quieras. A partir de este momento no hay restricciones económicas.
  3. Haz una lista (ojo: tienes que escribirla y tiene que ser suficientemente coherente y concreta) de 10 pasos que tienes que seguir para llevar a cabo tu sueño. Recuerda, la falta de dinero ya no es una restricción. ¿Quieres poner un negocio? Explica de qué va a ser el negocio, a quien le vas a vender, en dónde lo quieres poner, qué es lo que tú va a hacer día a día, a quién le comprarás mercancía, en dónde estará tu oficina. ¿Quieres estudiar? ¿En qué escuela, qué carrera y cuándo comienzan las clases? ¿A qué hora? ¿Qué harás para administrar el tiempo?. ¿Quieres viajar? Describe el destino, los días que necesitas para recorrerlo, elige el hotel y la línea aérea por la cual viajarás. Todo es cuestión de concretar.

¿Qué encontraste? ¿Puedes completar la lista? Porque aquí se parte el camino en dos vías, la posibilidad de hacer realidad tu sueño y la de comenzar a soñar en algo más. Si no puedes completar esa “lista de siguientes pasos” entonces el dinero no es el verdadero problema y tendrás que buscar entre falta de ganas, desconocimiento, falta de convicción… y ahí es donde reside el verdadero problema.

Pero si tu caso es el de alguien que, dejando el dinero a un lado, es capaz de visualizar su proyecto realizado sabiendo cada uno de los pasos que hay que seguir, entonces es casi seguro que tú ya sepas que el dinero no es problema porque es momento de pasar de la fase de “las razones del no” a la fase del “lo haré a pesar de”. Los préstamos, las ayudas y hasta los milagros suceden cuando nosotros tenemos la capacidad de realizar las cosas.

Deja a un lado el pretexto del dinero y ponte a trabajar en como lograr eso que deseas. Hacer a un lado las restricciones es la mejor manera de encontrar caminos alternos para llevar a cabo las cosas que realmente deseamos.

Karla Bayly

1 comment for “¿El peor pretexto? La falta de dinero

  1. Ana Julieta
    febrero 8, 2012 at 11:11 AM

    Prometo hacer el ejercicio cuando tenga dinero… jajaja no es cierto!

    Muy bueno post,me encantó lo que dijiste en el radio: “No podemos planear la vida en función del dinero que tenemos, hay que distribuir el dinero en función de la vida que queremos”
    Gracias por compartir con todos esta reflexión. Saludos
    Ana Julieta

Comments are closed.