La felicidad del hogar

Esta es la versión original de un artículo editado y publicado en Marzo del 2011 en la Revista Dinero Inteligente. 

Revista Dinero InteligenteDoña Lupita fue, durante casi cinco años la felicidad de Ana y Javier, no solo limpiaba sino que cocinaba de maravilla y era fantástica con los niños, hasta que decidió presentar una demanda contra sus patrones alegando malos tratos y despido injustificado. El acuerdo fuera de tribunales representó un duro golpe para las finanzas de la ex feliz pareja.

Ante el incremento de demandas laborales presentadas por empleadas domésticas no está de más conocer cuáles son las obligaciones que la Ley Federal del Trabajo establece para los patrones y recordar que la ley es estos casos protectora de los trabajadores. Según el abogado Jorge Mafud (Mafud Abogados) la “carga de prueba” corresponde al patrón, es decir, la demanda inicial puede decir lo que sea y corresponderá al patrón desvirtuar los dichos del trabajador.

¿Cómo asegurar los derechos y obligaciones de ambas partes?

No hay nada mejor que un contrato por escrito y recibos donde se exprese el monto que la empleada recibió de conformidad. Según el artículo 334 de la Ley Federal del Trabajo, el salario de la empleada doméstica no comprende solo el pago en efectivo, sino un 50% adicional que representan los alimentos y habitación. Esto quiere decir que en caso de recibir una demanda por salarios caídos y prestaciones no se estimaría por, supongamos, un salario mensual de $4,000 sino de $6,000. Si no existe nada por escrito, tu empleada puede asegurar que su salario era mucho mayor del que realmente recibía.

Para una empleada de “quedada” la ley no señala la duración de la jornada de trabajo sino que se limita a apuntar que dichos trabajadores domésticos deberán disfrutar de reposos suficientes para tomar sus alimentos y de descanso durante la noche. Recuerda que los domingos y días festivos requieren el pago de un sobresueldo tres veces mayor al normal. En el caso de empleadas de “entrada por salida” es importante dejar claro en los recibos que la jornada laboral no excedió de ocho horas.

¿Qué hacer en caso de enfermedad?

La ley señala que el patrón debe pagar a su empleada el salario que le corresponda hasta por un mes y proporcionarle asistencia médica hasta lograr su curación o se haga cargo del trabajador algún servicio asistencial. En caso de fallecimiento es obligación del patrón cubrir los gastos del sepelio.

Aunque no existe la obligación legal para hacerlo, ante la posibilidad de tener que hacer frente a los gastos médicos de tu empleada doméstica, el Lic. Rodrigo Rivera (Issac Rivera y Cía, SC) recomienda inscribir al trabajador al IMSS bajo la modalidad de  afiliación voluntaria. Este esquema funciona como un seguro médico preventivo (con restricciones y tiempos de espera) y requiere un pago anual que se estima según la edad del asegurado. Para el rango de 20 a 39 años la cuota es de $1,340 pesos.

¿Y si tu empleada “no se halló”?

Ambas partes pueden dar por terminada la relación de trabajo en cualquier momento sin necesidad de comprobar las causas para ello. En contratos por tiempo indeterminado, como suele ser el común denominador en estos casos, el patrón debe cubrir el equivalente a 20 días de salario por año laborado. Si no cumples con este pago de forma inmediata también será exigible el monto de tres meses de salario más los salarios vencidos desde el término de la relación laboral hasta el pago de la indemnización. Cuando Doña Lupita dejó de presentarse a trabajar, Ana y Javier tendrían que haberle pedido la firma de una carta de renuncia donde declarase dar por terminada la relación laboral de forma voluntaria y haber recibido puntualmente y en forma el pago de los días trabajados.

Este tipo de relación va más allá de la adquisición de un servicio. Una empleada doméstica es alguien que colabora en hacer tu vida más sencilla. La convivencia prolongada con la familia establecerá vínculos personales y tú desearás que desempeñe su trabajo con gusto. Procurar su bienestar, tratarle con respeto y asegurarte de que conoce la forma en que debe llevar a cabo su trabajo son ingredientes para la verdadera felicidad en el hogar.

Karla Bayly

Requisitos para la afiliación voluntaria:

Se deberán de presentar los siguientes documentos:

• Identificación oficial (Credencial para votar, pasaporte vigente, cartilla militar). Original y copia, Acta de nacimiento, original y copia, 3 fotografías tamaño infantil, Comprobante de domicilio (recibos de luz, teléfono residencial, agua o predial).

• Llenar el cuestionario médico por persona a asegurar. Original y copia.

• Comprobante de pago de las cuotas del seguro a contratar, en cualquier banco.

 Costos anuales en moneda nacional

El costo es de acuerdo a la edad en años cumplidos.

• De 0 a 19 años la cuota total en moneda nacional es de $1,146.65.

• De 20 a 39 la cuota total en moneda nacional es de $1,340.10.

• De 40 a 59 la cuota total en moneda nacional es de $2,003.05.

• De 60 en adelante la cuota total en moneda nacional es de $3,014.20.

NOTA: Los costos se actualizan anualmente en el mes de Febrero dependiendo del incremento en el INPC.

Para conocer sobre afiliación voluntaria al imss:

http://www.imss.gob.mx/derechohabientes/incor/regimenvoluntario.htm

4 comments for “La felicidad del hogar

  1. So
    febrero 3, 2012 at 1:18 PM

    Muy buen tema, oye, pero ¿qué pasa cuando tu muchacha solo va dos veces a la semana de entrada por salida? yo ando pensando pagarle el IMSS voluntario anyways, pero ¿contrato?

    Saludos!

  2. Zolin
    febrero 7, 2012 at 6:41 PM

    Excelente articulo,
    Pregunta,
    La señora que nos apoya en casa viene 1 dia a la semana y tiene 3 hijos (su esposo es trabajador que esta asegurado en el IMSS y tiene dada de alta a toda su familia), Aun así recomiendas que la asegure? en caso de que si, es valido que me ponga de acuerdo con los demas patrones para pagarle el IMSS?
    Gracias.

    Por cierto, el link del IMSS no funciona, creo que el link adecuado es:
    http://www.imss.gob.mx/derechohabientes/incor/Pages/regimenvoluntario.aspx

    Saludos

  3. Karla Bayly
    febrero 9, 2012 at 11:21 PM

    @So: Lo que me explicaron ambos abogados es que el contrato es un acuerdo de voluntades, no te libra de una eventual demanda pero sí te da elementos de descarga y se escribe bajo la premisa de prestación de servicios donde se detallan derechos y obligaciones de ambas partes. La jornada de trabajo se define como 1, 2 o 6 días, depende de lo que ustedes acuerden así como el horario.
    @Zolin, no, no tiene caso pagar doble seguro si la persona que te ayuda ya tiene esa necesidad cubierta. Por experiencia personal te puedo decir que es muy difícil ponerte de acuerdo con otros patrones, es más sencillo acordar con tu empleada pagar la parte proporcional que te corresponde y, para asegurarte de que sí se inscriba, darle un anticipo y así cubrir la cuota completa. Yo pago aguinaldo y vacaciones proporcionales a los días que se trabaja en mi casa.

  4. Juan Manuel
    marzo 22, 2012 at 3:48 PM

    Hola dos sugerencias

    Primero.- siempre es recomendable dar de alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social a cualquier empleado que se tenga ya que las obligaciones de cubrirle prestaciones (asistencia médica, quirúrgica, farmacéutica y hospitalaria) por riesgo de trabajo (accidente o enfermedad, enfermedades y maternidad, invalidez y vida retiro cesantia en edad avanzada y vejez, en caso de haberlos afiliado al IMSS este asume la responsabilidad de brindar esos servicios a los trabajadores, aclarando que si bien la actual Ley del Seguro Social no impone la obligación de asegurar a los trabajadores domésticos por tener leyes discriminatorias en nuestro país sobre todo hacia la mujer; es recomendable que por una cultura de justicia y legalidad deben ser afiliadas, ya que por ejemplo imaginen que ustedes como mujeres cuentan con un trabajo remunerado y por que su esposo que trabaja y esta afiliado al IMSS, a ustedes siendo trabajadoras les nieguen su derecho a contar con cotizaciones para su pensión por vejez, desde luego concluiriamos en que no es lo más correcto, siendo que los dos tendrian derecho a contar con sus propios ingresos cotizaciones al IMSS, acalarando que es mi muy particular punto de vista y que son algunas de las conclusiones a las que he llegado despues de investigar el tema del trabajo doméstico.
    Segundo.- con la intención de aportar a su artículo hay una confusión en cuanto al aporte que se debe entregar al IMSS para afiliar a un trabajador doméstico ya que el pago requerido es de aproximadamente seis mil pesos mexicanos por anualidad adelantada lo que se paga en caso de que sea empleada de entrada por salida o que gane el salario mínimo y aun siendo de planta, ya que si rebasa el salario mínimo el pago de la doméstica se cotizara conforme al salario real integrado, aporte que debera pagar el patrón que quiera afiliar a la trabajadora doméstica, lo que pueden corroborar en cualquier delegación del IMSS.
    saludos

Comments are closed.