¿Qué tipo de deudor eres?

Deudas, como pagar deudas, salir de deudasDeber dinero tiene una gran connotación negativa. Sin embargo debemos recordar que el buen manejo del crédito es uno de los pilares más importantes de las finanzas sanas (los otros tres son: Inversión, Ahorro y Previsión), es decir, pedir dinero prestado no es malo… si lo hacemos con la personalidad correcta.

Conocernos es uno de los mejores regalos que podemos dar a nosotros mismos, si sabemos “de que pie cojeamos” es más fácil corregir actitudes hacia el dinero que nos impiden concretar nuestras metas. Para conocer tu personalidad deudora piensa un momento y recuerda qué es lo que te dices a ti mismo cada vez que estás a punto de pedir dinero prestado o firmar ese voucher de la tarjeta de crédito:

 “Me lo merezco”, “Hace mucho que no me doy un gusto”, “¿Por qué no?”

Deudor Cíclico: Este deudor vive dentro de la ruleta Debo-Pago-Debo. Acumula deudas por encima de su capacidad de pago y sufre lo indecible para pagarlas. Curiosamente no asume responsabilidad por el pasado ya que todo es circunstancial o mala suerte y no ocasionado por sus malos hábitos de consumo y uso del crédito. Busca compensación por los tiempos de “vacas flacas” y no tiene planes concretos para el futuro, vive el hoy pero no es consciente de que las decisiones de hoy van a cimentar el futuro. Este deudor necesita tocar piso y aprender de su propia experiencia para poder establecer metas de vida y no de consumo. Aprender que la felicidad no está basada en el tener y utilizar su capacidad de generar cantidades que solventan su deuda para construir la base de sueños de vida. Para leer más de esta personalidad, da clic aquí.

 “Si no es así, no hay de otra”, “Soy pobre y solo así lo puedo conseguir”, “Así compramos los pobres”

Deudor Eterno: Bajo la premisa de “soy pobre” vende su vida a meses sin intereses. Aunque alega ser pobre y no tener capacidad de ahorro busca replicar patrones de consumo de un nivel socioeconómico mayor. Es decir, no puede ahorrar pero sí comprar gadgets, ropa y autos pagando por ellos una cantidad mayor a la que una persona con liquidez (rica) pagaría. Este deudor necesita un cambio de mentalidad, en realidad sí tiene la capacidad de ahorro pues paga “abonos” todos los meses. Si cambia el hábito de generar ganancias para los demás para generar ganancias para sí mismo podría dejar de considerarse “pobre”.

“Debo no niego, pago no tengo”, “Qué X o Y me preste, al fin que tiene con que”

Deudor Insolvente: Es el que pide prestado sin la intención de pagar. Como no está dispuesto a cumplir con su palabra o a lo mejor la empeño sin entender cuál era el compromiso de pago que estaba aceptando no se preocupa por cumplirla. Es común escucharle quejarse de la avaricia de los prestamistas desligándose de las consecuencias “a ver como le hacen”, “yo no puedo pagar”, “debo no niego”, etc. Este deudor poco a poco va quemando sus opciones crediticias. En el largo plazo quizá aprenda a ahorrar pero es poco probable que logre concretar metas de largo plazo.

 “¿Me conviene pagarlo así?”, “¿Cuánto es el costo total?”, “¿Existe otra mejor opción para comprarlo?”

Deudor Utilitario: Es quien utiliza el crédito para concretar proyectos. Analiza diferentes opciones y no firma nada hasta tener la seguridad de entender y aceptas las condiciones. Es consciente de que su historial crediticio es importante para poder aspirar a créditos mayores que, claro está, no solicitará sin tener la certeza de cumplir con el pago total. En caso de eventualidades está dispuesto a sacrificar algunos rubros de su presupuesto para continuar o acelerar el pago de sus deudas. Este tipo de personalidad tiene mayores posibilidades de construir un patrimonio pues sabe que el crédito bien utilizado es una herramienta para crecer negocios y sueños personales.

Los cambios internos son los procesos que dan la mayor satisfacción a quien los genera. Cambiar nuestra forma de relacionarnos con el dinero logrando estados de tranquilidad nos permite alcanzar objetivos para los cuales los pesos y centavos son una herramienta y no un fin en si mismos. Una nueva vida está en la frontera de nuestra zona de confort. Atrévete a sentirte un poco incómodo y contesta la pregunta: ¿Y tú, qué tipo de deudor eres?, ¿Conoces algún otro tipo de personalidad deudora?

Karla Bayly

4 comments for “¿Qué tipo de deudor eres?

  1. gaby
    marzo 29, 2012 at 1:40 PM

    Hola me quede realmente impresionada con tu blog soy un deudor cìcliclo.
    Estoy trabajando en esto 🙂 saludos.

  2. lejomasere
    agosto 1, 2012 at 5:25 PM

    Hola, soy deudor ciclico 🙁

  3. Defensa Del Deudor, S. C.
    agosto 1, 2012 at 5:28 PM

    ¡Que buen reportaje! Nos preguntamos si ¿es posible que nos permitas transcribirlo en nuestra web? (con referencia al origen por supuesto).

Comments are closed.