Santander, no abuses de mi bondad

tarjeta crédito santander

Comenzaré diciendo soy una cliente satisfecha de Banco Santander. Hace casi una década entendí que de nada me servía ser cliente ORO de otro banco si mis circunstancias personales no me permitían sacar provecho de la membresía. ¿Para qué tener acceso a salas VIP en aeropuertos internacionales cuando no viajas y seguro de vida y de automóvil internacional cuando nunca manejas en el extranjero a cambio pagar una cuota anual mucho más elevada que con otros productos? Así que desde entonces me mudé a uno de los productos de crédito de Santander.

Pasado el tiempo y, dado que no había tenido quejas de sus servicios, fui mudando otros productos y después, dada la naturaleza de mi trabajo he tenido la posibilidad de crear relaciones de negocio en torno a sus productos y servicios. De hecho, no tengo ningún problema en recomendar a mis clientes los servicios del banco ya que considero que cuentan con algunos de los mejores productos del mercado. Hasta ahí, amor y rosas, hasta que he comenzado a recibir el acoso del banco para aceptar una nueva tarjeta de crédito que yo NO deseo.

De acuerdo. Es bastante halagador que te llamen y te digan que por tu buen manejo de cuenta te mereces el cielo, la luna y las estrellas, pero… ¿mi buen manejo de cuenta? Hay meses en que no firmo con mi tarjeta de crédito y hay otros en que he tenido que pagar intereses porque sobreestimé la solvencia de algunos clientes. Pero (¿les he dicho que amo mi trabajo?) sé que de acuerdo a mi perfil de usuario no requiero de ningún otro producto crediticio. Cada vez que acudo a una sucursal y cuando tomo la llamada de un número desconocido en mi identificador de llamadas, Santander me recuerda que tengo la fortuna de ser candidata para el uso de uno de sus nuevos productos de crédito. No gracias.

Ayer me encontraron de buen humor. Tomé la llamada. Escuché con paciencia a una operadora que listó las maravillas del nuevo producto y me urgía hacer una cita en la sucursal para pasar a recoger mi nuevo plástico. Los beneficios parecían atractivos y le indiqué que, en cuanto leyera el nuevo contrato y que, en caso de convenirme, lo aceptara, haría una cita en la sucursal para firmarlo a lo que ella me respondió que entonces me transferiría a “un compañero” que agendaría la cita en mi sucursal….

…-Silencio y música de operador de fondo- Cuando una voz masculina tomó la llamada y me indicó: “A partir de este momento estamos grabando su aceptación de XYZ” ¿Helloooooouuuu? YO NO HABÍA ACEPTADO NADA!!! Mi equilibrio zen se fue al traste y con la decencia que mi indignación permitió le hice saber al operador que ni se le ocurriera grabar nada y que, en caso de hacerlo, supiera que yo no acepto ningún producto de su banco si antes no he leído, entendido y aceptado las condiciones que me ofrecen. Se terminó la llamada.

Santander: Soy tu cliente y no tengo problema en recomendarte pero tus prácticas mañosas para colocar crédito me decepcionan terriblemente. El crédito no es malo, es una herramienta que nos permite financiar sueños y construir patrimonios pero las prácticas “mañosas” para colocarlo hacen que, en el largo plazo, a ti te resulte difícil recuperar cartera y a mí, una buena cliente, según tus estándares, me sea más caro obtener un crédito. Un negocio debe estar basado en relaciones de largo plazo y no en ganancias de corto plazo. Que nuestra relación sea como hasta ahora, alguien que te recomienda y que no ha considerado en cambiar de banco. A cambio te pido me otorgues el derecho de leer un contrato antes de aceptar hacer negocios contigo.

Atentamente,

Karla Bayly

6 comments for “Santander, no abuses de mi bondad

  1. Tania Trejo
    marzo 23, 2012 at 8:54 PM

    Hace unos años, cuando manejaba tarjeta Santander, me llamaron para ofrecer una tarjeta adicional, le dije a la operadora que yo no la necesitaba y entoces ella me dijo que de cualquier manera me iban a mandar una tarjeta a mi casa sin nombre y que si se hacía mal uso de ella era mi responsabilidad, ¡¿que tal?!, así que entre la duda acepté pero afortunadamente me remitió la llamada en donde te graban y ahí pude aclarar que yo no necesitaba ni quería esa tarjeta adicional, que la operadora practicamente me había obligado y amenazado para aceptarla.

    Tania Trejo

  2. marzo 23, 2012 at 9:17 PM

    Ufff

    Hace no mucho fui a alguna sucursal, al finalizar lo que fui a hacer me dijeron;

    “no has dado de alta los beneficiarios de tu seguro, a quien dejamos como tus beneficiarios?”

    Con esto querían venderme un seguro!!!

    No estoy en contra de los seguros, a eso me dedico. De lo que estoy en contra es que te venden algo y no te dicen ni cuánto, ni cómo, ni cuándo… Y luego para cancelar es un show!

    César

  3. Fatima
    marzo 23, 2012 at 9:33 PM

    Hola Karla, buen día, estoy de acuerdo contigo, estoy muy satisfecha con el banco, la atención que tengo de mi ejecutivo de cuenta es excelente.
    Pero esta ultima semana he recibido llamadas insistentes del banco, es molesto, ya que si yo quisiera o lo necesitara iría con mi ejecutivo. Espero que recapaciten en su método de venta.

  4. Lupis
    marzo 23, 2012 at 9:40 PM

    Coincido ampliamente con Cesar, para poder cancelar es una tortura china: te dejan colgada en la linea, te pasan a chorromil áreas y al final cuando parece que al fin , una señorita risueña te pregunta que porque quieres cancelar (….) yo ya he perdido mi equilibrio zen desde hace mucho =)

    Mi caso es un poco diferente y casi igual al tuyo, me explico: hace ya tres años caí en insolvencia por ignorante y confiada, el asunto es que yo manejaba una tarjeta de santander como no pode negociar con el banco mi cuenta se la llevaron a un despacho de cobranza que me hizo desear que el banco acabara en bancarrota. Cuando al fin pude liquidarla (al final una negociación mala para mi) creí que las amenazas de la señorita que llevaba mi cuenta se tornarían en realidad es decir QUE JAMAS EL BANCO ME DARIA NADA; hace unos meses me han estado llamando de la santander para ofrecerme mil beneficios y tarjetas porque “SOY UN BUEN CLIENTE” (?????); y yo que creia que eran personas serias =$

  5. Yesenia
    marzo 27, 2012 at 10:29 AM

    es lo mismo con todos los bancos, a mi me llaman a cada rato de Bancomer pero para que contrate seguros…
    el año pasado dos veces me aparecieron cargos de seguros en mi Tarjeta de credito, una vez fue un seguro Bancomer y otra un Seguro Inbursa, no tuve problema para la cancelación y “devolucion” (porque era credito) del dinero pero aun asi es muy molesto tener que lidiar con estas situaciones.
    Ni hablar, paciencia 🙂

    saludos!

    PD. felicitaciones por tu blog Karla, es mi primer comentario pero trato de leerte siempre 😛

  6. Javier
    abril 14, 2012 at 2:51 PM

    Hola Karla. Yo también tengo cuenta en Santander y me ha sucedido varias veces lo mismo que a ti: me ofrecen beneficios por mi “buen manejo de cuenta”, me piden que confirme mi dirección para “blindar” mi cuenta (sin decirme, por supuesto, que este blindaje tiene un costo), y últimamente me llamaban cada 10 minutos para decirme de un crédito con intereses muy altos y que yo no necesito, pero que con gran emoción me dicen “¡está preaprobado!”

    Desafortunadamente no todas las personas son conscientes de que deben leer el contrato antes de aceptar un producto financiero para conocer las condiciones (no es decir “sí” y ya), y pienso que esa es precisamente la razón de estas prácticas, el lucro con la ignorancia.

    Saludos,

    Javier A.

Comments are closed.