Presupuesto de vacaciones

Confieso que odio las anécdotas de niños perfectos. Mis hijos son bastante normales, con áreas en las que sobresalen y otras en las que hemos trabajado intensamente con dosis de cansancio y frustración. Sin embargo, hay una anécdota que quiero compartir y es sobre la forma en que mis hijos viven la visión que sus papás tienen con respecto a la administración del dinero:

Hace un par de semanas concluí un proyecto por el que recibí ingresos por encima de lo presupuestado. Cuando lo comentaba con mi esposo el Minigalán (de nueve años) intervino y comentó lo siguiente: “Yo creo que  deberías guardar “X” cantidad para las escuelas, “Y” para el súper y dejar “Z” para las diversiones” ¿Qué mejor recompensa a mi trabajo podría yo desear que un hijo que tenga nociones de armar un presupuesto?

Hoy inicia el periodo de vacaciones, dos semanas en el que el reto consiste en mantener a mi Diva y al Minigalán alejados de la televisión y los videojuegos. Aprovechando la grata experiencia de la semana pasada, les pedí a ambos que pensaran en todas las cosas divertidas que podemos hacer juntos, después buscamos en internet o de acuerdo a lo que ya sabemos que cuesta y llegamos a la siguiente lista:

Cuánto gastar en vacaciones, hablar de dinero a los niños

Con la lista de diversiones y lo que cuesta cada una de ellas, le estoy entregando al Minigalán la cantidad que sugirió destináramos a diversiones para que él la administre durante las próximas dos semanas. El propósito del ejercicio es enseñarle a administrar un ingreso y hacerlo responsable de que dure durante todas las vacaciones. Pretendo no opinar si quiere hacer todo lo caro los primeros dos días y vivir encerrado el resto de la vacación, lo importante es que sepa que las diversiones cuestan y que podemos disminuir el costo considerablemente si elegimos no consumir alimentos chatarra en cada lugar y en lugar de ello llevamos un refrigerio preparado en casa (más económico y, por supuesto, más nutritivo)

¿Necesitarán mis hijos psiquiatra dentro de algunos años? Honestamente no lo sé. Lo que puedo decir es que soy hija de un matrimonio que vivió y padeció varias devaluaciones y la angustia de pagar deudas contraídas en dólares. Mis padres dejaron de comprarse hasta zapatos con tal de dejar de recibir las llamadas de los despachos de cobranza y eso, definitivamente, no es un dulce recuerdo de mi infancia. Quiero enseñar a mis hijos que hablar de dinero no es ningún tabú en esta familia y que ellos pueden influir en las decisiones acerca de cómo se distribuye el ingreso de acuerdo a nuestras metas como familia. Hablar de dinero con mis hijos es, hasta ahora, una experiencia gratificante porque a pesar de su edad parecen comprender muy bien cuáles son nuestros objetivos.

Mi mantra es evitar a toda costa que mis hijos vean padecer a sus padres por administrar el dinero, pero tampoco quiero crearles una sensación de despreocupación y abundancia irreal donde crezcan convencidos de que pedir las cosas es el único esfuerzo que requieren realizar. Estoy convencida de que ayudarles a entender que los ingresos son finitos y que, a pesar de ello, la felicidad está más allá de lo que pueden poseer, es uno de los mejores regalos que puedo darles. Solo el tiempo dirá si estoy en lo correcto. Y tú ¿cómo les estás enseñando a tus hijos a relacionarse con el dinero?

Karla Bayly

6 comments for “Presupuesto de vacaciones

  1. abril 2, 2012 at 9:43 AM

    Me encantó la idea de hacer el presupuesto con ellos. Creo que debemos empezar por ahi para que se involucren y no siempre sientan solo la presion de que les vamos a decir y nosotros como papás nos sentimos culpables de no poder darles todo lo que quieren. Me gusta mucho la idea y lo voy a hacer con mis hijos.
    Gracias…
    Por cierto vives en Monterrey?
    Saludos!!!

  2. Karla Bayly
    abril 2, 2012 at 11:33 AM

    Thelma, qué bueno que te gustó la idea, compartamos después nuestra experiencia con este ejercicio. Efectivamente, vivo en Monterrey =) Saludos!

  3. Mateo
    abril 4, 2012 at 3:49 PM

    Hola Karla, me pareció muy bueno el artículo. Algo arriesgado permitir que tus hijos manejen el dinero de las dos siguientes semanas; sin embargo, es una iniciativa muy buena para que desde pequeños vayan aprendiendo sobre el “uso del dinero” e ir formando sus actitudes financieras desde chicos.

    Una recomendación, el título del artículo no va muy acorde con el post.

    Mateo.

  4. abril 7, 2012 at 12:18 PM

    Hola Karla.

    Me parece muy buena idea esta manera de ir iniciando a los hijos en el tema de la administración del dinero. El mío aún es pequeño pero seguramente veré la manera de aplicarlo más adelante.

    Y yo también me acabo de dar cuenta que vives en Monterrey ¡vecina! jeje. Nosotros ya fuimos ayer al Parque Fundidora que es fabuloso para pasar el día, la entrada a la Casa de los Loros no es tan cara ($60 adultos y $40 niños) y además en la entrada al Parque hay módulos de atención donde te dan folletos que traen cupones de descuento, entre ellos uno de 1 entrada gratis a la Casa de los Loros. En comparación con algunas de las otras opciones que mencionas en tu lista (Kidzania, parque de diversiones ó boliche) esta es un poco más accesible.

    Saludos.

    PD: También leo tus articulos en la revista Dinero Inteligente.

  5. Marco Antonio Castro
    abril 9, 2012 at 6:09 PM

    Hola Karla

    Yo no tengo hijos, lo que si tengo es el recuerdo de lo que mi madre hizo conmigo cuando era niño, resulta que a me gustan los videojuegos desde que salio el atari y había un lugar aquí en Culiacán que rentaban los juegos y todos los sabados le pedia a mi mamá dinero para rentar uno y regresarlo el lunes en la tarde.

    El chiste es que mi mamá en vez de darme dinero cada vez que se lo pidiera, me dijo: “mira hijo, no te voy a dar los 4 pesos que vale la renta, te voy a dar 10 y ese va a ser el dinero de toda tu semana”.

    Yo me quedé encantado, porque me dio más de lo que le pedí, lo que no me había dado cuenta, es que me dio la responsabilidad de manejar mi dinero y de no pedirle más en toda la semana, ni para gastar en la escuela porque yo decidia en que gastarlo.

    Tiempo despues salio el supernintendo y yo le dije a mi papá que queria uno, a lo que el me dijo: “claro hijo, junta la mitad y yo te junto la otra mitad” sacando cuentas me percaté que si guardaba lo que mi mamá me daba para gastar en la semana, iba a tardar 3 años en juntarlo, así que decidí entrar a trabajar de paquetero y así pude juntar para el supernintendo.

    Incluso cuando era cumpleaños de mi familia, no le quitaba el precio a los regalos para que se diaran cuenta lo que había costado y ese dinero salio de mi trabajo (tenía como 11 años).

    Me di cuenta de otra triste realidad, había un anuncio de banamex cuando promocionaban una tarjeta de ahorro que se llama “Mi cuenta” en donde el anuncio salia que con un deposito de 500, más los intereses tenías 750 y salia un oso de peluche que costaba eso y daban a entender que era tuyo gracias a los intereses ganados.

    Cual fue mi sorpresa que los intereses ganados en un banco eran bajisimos, así me di cuenta que que usaba el banco como alcancía para no tener toda la morralla en la casa.

    Muchas felicidades por la página, me gusta mucho y yo también leo tus columnas en dinero inteligente.

Comments are closed.