Educar a los niños en el uso del dinero

enseñar a los hijos a ahorrarEn vacaciones de Semana Santa hice el experimento de asignar un presupuesto semanal para diversiones. Aunque parecía arriesgado dejar que dos niños de 9 y 5 años manejaran una cantidad de dinero mayor a la que están acostumbrados y que ellos decidieran como distribuirlo decidí correr el riesgo y dejar que ellos mismos fijaran sus prioridades y tomaran la responsabilidad de decidir a donde ir o que hacer.

Confieso que fue bastante agradable ver a mis hijos negociar y, aunque no pude evitar repetir el mismo show (para mí con una vez era suficiente) fue un alivio no salir cargada de recuerditos y parafernalia pues para ellos era claro que si gastaban en sombreritos y llaveros no podrían ir al cine al día siguiente ¿El resultado? Fueron una vacaciones dentro del presupuesto, sin pleitos ni “poooor faaaavor mamaaaa”

Dejar a los niños tomar el control de su dinero no solo trabaja a mi favor sino que les ayuda a ser responsables de las decisiones dentro del rango de su edad (No, ellos no pueden decidir aún qué vamos a comer, si cambiaremos de trabajo o faltar o no a la escuela. Esas decisiones nos las reservamos los padres).

Creo que ayudar a nuestros hijos a tomar decisiones estimula la inteligencia necesaria para aprender a comparar opciones, ayuda a su autoestima al saberse responsables y capaces y, lo más importante, les da una satisfacción de logro al alcanzar una meta (en este caso era estirar el dinero para no quedarse todo un día en casa).

Como madre considero importante preparar a mis hijos a vivir en un mundo donde el dinero es un medio de cambio y ayudarlos a tener autocontrol de sus impulsos lo que más adelante les evitará caer en las garras de las compras por impulso o la búsqueda de la gratificación inmediata. Enseñarlos a planear y posponer en miras a recompensas más importantes es para mí tan valioso (quizá más) que crear una prima ballerina o un campeón de ajedrez.

¿Qué podemos hacer como padres para ayudar a nuestros hijos a adentrarse en el mundo del dinero?

  • Cero dramas. No, no se trata de angustiar a nadie ni “cantarles” lo mucho que trabajamos para pagar su escuela o sus videojuegos. Se trata de involucrarlos en las decisiones donde ellos pueden aportar con sus ideas o mesurándose para lograr cosas que realidad importan como familia.
  • Walk the talk. Congruencia. Si yo les hablo de presupuesto y autocontrol es porque estoy dispuesta a dar ese ejemplo. Nada de compras por impulso ni obligarlos a pedir agua simple en un restaurant si yo ordeno un Martini.
  • Poner los medios. Nadie aprende a administrar lo que no tiene. Procura que tengan una asignación semanal o mensual. Yo no pago porque hagan su cama o se vistan solos, esa es su obligación. Pero si pago por algo que ellos intentan hacer si yo estoy dispuesta a pagárselo a alguien más (aunque no me agrade del todo el resultado del principiante)
  • Respeto. De nada sirve invitar a los niños a tomar decisiones si no permites que las ejecuten. Y POR FAVOR respeta el dinero de tus hijos. Por mucho que necesites $50 para pagar X, deja esa alcancía en paz. ¿Te gustaría que alguien dispusiera de lo que has ahorrado con mucho esfuerzo? A tus hijos tampoco!!

Finalmente (y esta confesión se la debía a Sofía Macías) he decidido claudicar con mi aberración a las cuentas de ahorro infantil que no dan rendimientos. Creo que aunque produzca lo mismo que una alcancía (o sea, nada) tener el dinero en el banco es parte de lo que deben aprender y una oportunidad de enseñarles a comparar productos, leer un estado de cuenta y darles la oportunidad de manejar una tarjeta de débito (veremos cuántos duplicados habrá que pagar) pero eso es parte de asignarles la responsabilidad de cuidar sus dinero.

¿Muy mala mamá? Tal vez. Pero aún no conozco a la mamá perfecta y, si en algo he de fallar, al menos sea en que mis hijos no se vuelvan víctimas de una pobre cultura financiera. El verano está a la vuelta de la esquina y el próximo ejercicio será con una cantidad mayor de dinero a repartir en más tiempo. Reportaremos resultados =)

Y tú ¿cómo educas a tus hijos en el uso del dinero?