Política y Finanzas Personales

 

por quien votar 2012El voto es libre y secreto pero, a decir verdad, aunque pudiera o quisiera compartir mi intención de voto lo cierto es que, al día de hoy, ninguno de los cuatro candidatos representa el México en el que quiero vivir.

Este blog no se trata de política sino de finanzas personales, pero cuando lo primero definitivamente impacta en lo segundo es necesario reflexionar al respecto. De lo que elijamos el 1ro. de julio dependerá en mucho la salud de nuestras finanzas personales, es necesario evaluar y elegir no en base a la pasión sino en lo que sea mejor para cada uno de nosotros.

Algo nefasto de las campañas políticas es la capacidad de prometer sin la obligación de instrumentar. Es tan fácil prometer lo que la gente quiere escuchar porque pocas veces nos tomamos el tiempo de reflexionar acerca de la posibilidad o capacidad de que las promesas se lleven a cabo. Y eso, estimados, es nuestra obligación. Nuestro derecho de ser bien gobernados viene de la mano con la obligación de pensar y cuestionar.

Comencemos leyendo y cuestionando las promesas de cada campaña. Recuerda que los pilares de unas finanzas sanas son: Ahorro, inversión, previsión y crédito. Pregunta qué es lo que cada candidato te ofrece en estos rubros: ¿Habrá un mejor sistema de pensiones? ¿Vas a jubilarte con más o con menos dinero de lo que hoy esperas? ¿Está protegido tu ahorro para el retiro? ¿Habrá mejores mecanismos para invertir? Si decides invertir en un negocio ¿habrá mejores esquemas que impulsen y protejan tu inversión? ¿Que coberturas de salud te garantizará su gobierno? ¿qué incentivos habrá para que tú decidas cuidar de tu salud por tu cuenta? ¿De qué forma se fortalecerá el crédito? ¿Existirán las condiciones económicas para que se mantenga la tendencia de disminución de tasas de interés cuando decidas comprar una casa? El mejor gobierno no es el que promete ipads, medicinas o bolillos para todos, sino el que nos ayuda a lograr nuestros proyectos personales.

A cada promesa debemos preguntar: ¿quién, cómo, dónde, con cuánto, para cuándo y cuál es el plan b (porque no todo sale siempre como lo imaginamos)? Si algo no nos cuadra, es derecho y obligación exigir una respuesta. Hay que merecer el gobierno que queremos.

Puede parecer banal votar pensando únicamente en nuestro bolsillo, pero son las condiciones económicas las que orillan a la inseguridad, a la falta de integración familiar, a la corrupción a que muchos niños no tengan la oportunidad de estudiar. Creo fervientemente en que el objetivo de un gobierno no es obsequiar limosnas sino el de proveer las condiciones para que todos podamos trabajar en satisfacer nuestras propias necesidades.

Es prácticamente imposible votar pensando en lo que será mejor para 112 millones de mexicanos pero si partimos de nuestras necesidades y deseos personales seguramente encontraremos muchos puntos de coincidencia con otras personas y es en base a proyectos comunes cuando se logran propósitos de nación

La ciudadanía va más allá de gritar consignas, burlarnos de los candidatos chafas o ejercer un voto de castigo. La ciudadanía requiere de un voto responsable que tenga la capacidad de argumentar ordenadamente a favor de un candidato (iba a poner ideología, pero sí de algo carecen los candidatos es precisamente de ella). Hagamos la tarea de revisar a cada candidato, su trayectoria, su propuesta, sus antecedentes y las personas con las cuales se asocia (como bien dice Marco Ayuso, somos el promedio de los que nos rodean y esto no deja fuera a los candidatos).

En política, al igual que con nuestro dinero, es necesario aprender a poner nuestras emociones en orden dándole al cerebro la oportunidad de comparar y elegir lo mejor para cada uno de nosotros. Después de todo, si el gobierno no nos ayuda a vivir sin deudas ¿qué nos las pague?

Karla Bayly

1 comment for “Política y Finanzas Personales

Comments are closed.