Apuestas de mujeres

Ludopatía en mujeresEn Monterrey, ciudad donde vivo, gran parte de la clientela de los casinos es del sexo femenino. Mujeres apostando a las probabilidades, desafortunadamente a las probabilidades equivocadas, ya que es mayor la probabilidad de desarrollar la adicción al juego que la de volverse millonaria, las mujeres en general, no solo las regias, están dejando de apostar por lo que es inminente: su futuro.

Las mujeres sabemos muchas cosas, tales como conducir un auto mientras hablamos por el celular y nos aplicamos rímel al mismo tiempo pero ignoramos que nuestra esperanza de vida es superior a la de los hombres, si tenemos la suerte de haber encontrado un buen compañero con el que pretendamos llegar a la edad dorada y somos de la misma edad las probabilidades (mucho mayores que las de cualquier sorteo) indican que nos esperan, al menos, cinco años de viudez. ¿Estás preparada para aceptar esta apuesta?

Nuestro maravilloso sexto sentido, la intuición, nos hace receptivas a muchas verdades, excepto que nuestro género es que el padece mayor número de enfermedades catastróficas cuyo tratamiento implica un alto costo y merma la calidad de vida y productividad de quien las padece.  ¿Estás preparada para aceptar esta apuesta?

Si alguien sabe de romance, ésas somos las mujeres. Sabemos y nos compartimos incontables trucos y técnicas para atraer a nuestro príncipe azul. Sabemos conquistarlo por la vista y hasta por el estómago, pero ignoramos que el número de divorcios de incrementa día a día y que las probabilidades de que nuestro matrimonio sobreviva se reducen exponencialmente lo que nos obligará a ser cabezas de familia. ¿Estás preparada para aceptar esta apuesta?

Nos hemos liberado del machismo y exigimos oportunidades equitativas en el mercado laboral y el de los negocios. Sabemos ser multitareas y criar hijos al mismo tiempo que levantamos negocios exitosos. Ignoramos, sin embargo, que existe la culpabilidad genética por superar el éxito profesional de nuestra pareja (nos enseñaron que, en la repartición de dones, al varón le tocó ser el proveedor de la familia ¿o no?), así que inconscientemente tendemos a sabotear nuestro éxito o ceder el control de las finanzas del mismo a quien sí sabe, nuestra pareja porque ¿quién mejor para tomar decisiones y saber más de nuestro negocio que nosotras mismas? ¿Estás preparada para aceptar esta apuesta?

Tenemos la fortuna de vivir en un mundo de oportunidades y cada día conquistamos mayores derechos, pero algo que todas las mujeres debemos saber es que, junto con los derechos, existen también las obligaciones y es obligación de cada una de nosotras tomar el control de el dinero, esa herramienta que nos permite ser dueñas de nuestra vida y de nuestro destino sin necesidad de tomar apuestas riesgosas. En México somos las mujeres quienes menos ahorramos, menos seguros de vida/enfermedad adquirimos y quienes tenemos mayores lapsos de tiempo sin recibir ingresos.

Dejemos de mirar novelas para escribir nuestra propia historia, una historia donde existan los capítulos de ahorro, previsión, inversión y buen manejo del crédito. Es hora de dejar de apostar a que nuestros mejores amigos son las bolsas y los zapatos y que siempre tendremos a nuestro lado a ese príncipe azul que sí sabe de matemáticas o a que nuestras nueras y yernos estarán encantadas de tenernos viviendo en su casa cuando seamos una hermosa “cabecita blanca”, empezando por asegurarnos que tendremos, al menos, suficientes ahorros para acudir mensualmente a la aplicación de tinte ¿o no?

Y tú ¿a qué futuro quieres apostar?

Karla Bayly