¿Están tus deudas por salirse de control?

Deudas fuera de controlEl crédito es un instrumento que nos permite hacer presentes nuestros ingresos del futuro. Gracias a este instrumento podemos satisfacer hoy necesidades que pagaremos con nuestro trabajo de mañana ¡pero cuidado! Existe un límite para todo, comprometer nuestro futuro tiene un límite que es muy fácil cruzar convirtiendo nuestro futuro en una pesadilla de sobreendeudamiento ¿sabes qué tan cerca estás tú de ése límite?

Contesta las siguiente preguntas:

1)   ¿Sabes exactamente a cuánto ascienden tus deudas totales, cuál es su vencimiento y qué tasa de interés estás pagando por cada una de ellas? Deber “aproximadamente” o, peor aún, no tener una idea clara de cuánto debes, es una de las primeras señales de alarma. No saber qué tanto futuro ha quedado comprometido por el consumo del ayer impide tomar decisiones objetivas acerca de tu capacidad de compra y, por lo tanto de endeudamiento.

2)   ¿Destinas más del 20% de tus ingresos al pago de préstamos? El crédito de consumo no debe mermar tu nivel de vida. Es generalizada en nuestro país la queja de que es imposible ahorrar el 10% del ingreso pero muchas familias aceptan vivir sólo con el 70% ó 50% de éste pues el resto lo destinan al pago de deudas gran parte de lo cual no fue consumo o “gusto” pues son intereses.

3)   ¿Has utilizado tus ahorros para el pago de deudas? En sincronía con el inciso anterior, es difícil pensar en alguien que ahorra pensando en que algún día tendrá que pagar deudas. Si recurres a tu ahorro (incluye aquí también prestaciones como aguinaldo o fondos de ahorro) para pagar deuda significa que tu consumo anticipado se está saliendo de control.

4)   ¿Pagas a crédito lo que acostumbrabas a pagar en efectivo? No se trata de dejar las tarjetas en casa pero sí de liquidarlas mes a mes. Cuando aceptas pagar intereses por los alimentos del día a día, gasolina y la escuela de tus hijos puedes adivinar una cosa: las deudas te controlan.

5)   ¿Pides nuevos préstamos para liquidar los existentes? Dice el dicho: “abrir un hoyo para tapar otro hoyo”, desafortunadamente los nuevos hoyos tienden a superar en tamaño a los anteriores. Sin un plan específico y realista para saldar nuevas deudas caer en este hábito es la bienvenida a la montaña rusa de las deudas sin control.

Si contestaste afirmativamente a cualquiera de las preguntas anteriores es tiempo de sentarte a revisar tus finanzas y establecer un plan de control de deudas antes de que estas decidan mandarse por sí solas. Recuerda, toma el control de tu dinero antes de que otros lo hagan por ti.

¿Deseas ayuda para establecer un plan de acción y saldar tus deudas? Isela Muñoz de El Peso Nuestro, terapista financiera y autora de “De Deudor a Millonario” es una gran opción para ti.